Photobucket


NAMASTÉ


"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."



Photobucket



Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.


Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.


Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.


Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.


Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.


Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.

*********

Por todo esto puedo y debo deciros:

Yo soy Drisana, la hija del Sol.

Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.

En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.

Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.

Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.

Es tiempo de regresar al Hogar.

¡Despertar!

Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.

Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:

YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.

YO SOY el/la que YO SOY


Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana


martes, 21 de marzo de 2017

"CONVERSACIONES CON MI GUIA", por Anand Dílvar


"CONVERSACIONES CON MI GUIA",
por Anand Dílvar


Deja ya de estar rezando y dándote golpes en el pecho! Lo que quiero que hagas es que salgas al mundo a disfrutar de tu vida.

Quiero que goces, que cantes, que te diviertas y que disfrutes de todo lo que he hecho para ti. ¡Deja ya de ir a  esos templos lúgubres, obscuros y fríos que tú mismo construiste y que dices que son mi casa.

Mi casa está en las montañas, en los bosques, los ríos, los lagos, las playas. Ahí es en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti.

Deja ya de culparme de tu vida miserable; yo nunca te dije que había nada mal en ti o que eras un pecador, o que tu sexualidad fuera .El sexo es un regalo que te he dado y con el que puedes expresar tu amor, tu éxtasis, tu alegría. Así que no me culpes a mí por todo lo que te han hecho creer.

Deja ya de estar leyendo supuestas escrituras sagradas que nada tienen que ver conmigo. Si no puedes leerme en un amanecer, en un paisaje, en la mirada de tus amigos, en los ojos de tu hijito... ¡No me encontrarás en ningún libro!

Confía en mí y deja de pedirme. ¿Me vas a decir a mí como hacer mi trabajo?

Deja de tenerme tanto miedo. Yo no te juzgo, ni te critico, ni me enojo, ni me molesto, ni castigo. Yo soy puro amor.

Deja de pedirme perdón, no hay nada que perdonar. Si yo te hice... yo te llené de pasiones, de limitaciones, de placeres, de sentimientos, de necesidades, de incoherencias... de libre albedrío

¿Cómo puedo culparte si respondes a algo que yo puse en ti?

¿Cómo puedo castigarte por ser como eres, si yo soy el que te hice? ¿Crees que podría yo crear un lugar para quemar a todos mis hijos que se porten mal, por el resto de la eternidad? ¿Qué clase de dios loco puede hacer eso?

Olvídate de cualquier tipo de mandamientos, de cualquier tipo de leyes; esas son artimañas para manipularte, para controlarte, que sólo crean culpa en ti. Respeta a tus semejantes y no hagas lo que no quieras para tí.

Lo único que te pido es que pongas atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía. Amado mío, esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso en el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el paraíso.

Esta vida es lo único que hay aquí y ahora y lo único que necesitas. Te he hecho absolutamente libre, no hay premios ni castigos, no hay pecados ni virtudes, nadie lleva un marcador, nadie lleva un registro.

Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno. No te podría decir si hay algo después de esta vida, pero te puedo dar un consejo. Vive como si no lo hubiera. Como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir. Así, si no hay nada, pues habrás disfrutado de la oportunidad que te di.

Y si lo hay, ten por seguro que no te voy a preguntar si te portaste bien o mal,te voy a preguntar ¿Te gustó?... ¿Te divertiste?... ¿Qué fue lo que más disfrutaste? ¿Que aprendiste?...

Deja de creer en mí; creer es suponer, adivinar, imaginar. Yo no quiero que creas en mí, quiero que me sientas en ti. Quiero que me sientas en ti cuando besas a tu amada, cuando arropas a tu hijita, cuando acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.

Deja de alabarme, ¿Qué clase de Dios ególatra crees que soy? Me aburre que me alaben, me harta que me agradezcan.

¿Te sientes agradecido? Demuéstralo cuidando de ti, de tu salud, de tus relaciones, del mundo.

¿Te sientes mirado, sobrecogido?... ¡Expresa tu alegría! Esa es la forma de alabarme.

Deja de complicarte las cosas y de repetir como perico lo que te han enseñado acerca de mí. Lo único seguro es que estás aquí, que estás vivo, que este mundo está lleno de maravillas. ¿Para qué necesitas más milagros? ¿Para qué tantas explicaciones? No me busques afuera, no me encontrarás. Búscame dentro... ahí estoy, latiendo en ti.


Anand Dílvar "Conversaciones con Mi Guia"

viernes, 17 de marzo de 2017

ADORA Y CONFÍA, por Teilhard de Chardin


ADORA Y CONFÍA, 
por Teilhard de Chardin

Esta oración podría llamarse la oración para los momentos difíciles, depresivos, en que no se ve la salida y el horizonte se cierra. Entonces sólo te queda una cosa: la confianza en la Vida y en la Inteligencia que todo lo lleva con sabiduría:


No te inquietes por las dificultades de la vida,
por sus altibajos, por sus decepciones,
por su porvenir más o menos sombrío.
Quiere lo que Dios quiere.
Ofrécele en medio de inquietudes y dificultades
el sacrificio de tu alma sencilla que,
pese a todo,
acepta los designios de su providencia.
Poco importa que te consideres un frustrado
si Dios te considera plenamente realizado,
a su gusto.
Piérdete confiado ciegamente en ese Dios
que te quiere para sí.
Y que llegará hasta ti, aunque jamás lo veas.
Piensa que estás en sus manos,
tanto más fuertemente cogido,
cuanto más decaído y triste te encuentres.
Vive feliz. Te lo suplico. Vive en paz.
Que nada te altere.
Que nada sea capaz de quitarte tu paz.
Ni la fatiga psíquica. Ni tus fallos morales.
Haz que brote,
y conserva siempre sobre tu rostro,
una dulce sonrisa,
reflejo de la que el Señor
continuamente te dirige.
Y en el fondo de tu alma coloca,
antes que nada,
como fuente de energía y criterio de verdad,
todo aquello que te llene de la paz de Dios.
Recuerda:
cuanto te deprima e inquiete es falso.
Te lo aseguro en el nombre
de las leyes de la vida
y de las promesas de Dios.
Por eso,
cuando te sientas apesadumbrado, triste,
adora y confía.



Teilhard de Chardin

jueves, 16 de marzo de 2017

MENSAJE DEL MAESTRO SAINT GERMAIN - Los verdaderos fundamentos de existencia. - Por Fernanda Abundes.


MENSAJE DEL MAESTRO SAINT GERMAIN
Los verdaderos fundamentos de existencia. 
Por Fernanda Abundes.

“Con el entendimiento de la conciencia, saludo a todas aquellas mentes que viven en la lucha de entenderse asimismos…”


La palabra ha sido fundamento de los grandes discursos del hombre en donde impregna toda su sabiduría y también todos sus miedos; en donde ha resultado ser la base de las grandes sociedades; en donde también han generado la guerra; en donde han promulgado los grandes aprendizajes, las grandes hazañas, las grandes filosofías que han dejado huella en la conciencia y sabiduría de las generaciones que van a seguir hablando de aquellos grandes aprendizajes. Pero también aquella sabiduría perdida en el olvido de todo lo que no debe de hacer el hombre en la competencia innecesaria con su propio hombre; han generado la base de la guerra, han generado la base de la paz. Las palabras han sido fundamento de la gran hazaña del hombre; pero ¿cuál es la gran hazaña del hombre en la existencia genérica de este plano material? En la conciencia profunda de su existencia esencial pueden encontrar las fibras más sensibles de las palabras necesarias en el ahora, como aquellas que dice un niño cuando habla de la verdad, como aquellas que describen su realidad; sólo son puras sin necesidad de modificarlas con el tiempo ni con las verdades de la materia. Aquellas que van creciendo conforme forman el fundamento del hombre, cuando en la adultez llega la conciencia, son transformables a los tiempos y a las condiciones, más no muestran el espejo de su alma y tampoco la transparencia de sus actos.

Conforme van avanzando éstas y se van generando las condiciones de las palabras y de los fundamentos, se vuelven menos sólidas y al mismo tiempo menos sinceras; pareciera entonces que todo lo que se habla no es el reflejo del alma sino un reflejo de una sociedad carente de sí misma, carente de tantas realidades que han alejado a una verdad absoluta; entendiendo esto, como una realidad pacífica para todos aquellos que habitan en el mismo lugar, aquellos que cohabitan en una tierra que requiere de paz, de palabras necesarias y no de fundamentos irónicos de aquello que los aleja de lo que verdaderamente son. Pareciera que entonces la falacia del aprendizaje se precipita en sus mentes y de pronto invade sus corazones y que aquello que deben de evaporar para que llegue a todo mundo y entonces si, se precipite como grandes ideas, lo han dejado en el olvido.

La verdadera creencia de su esencia ha pertenecido a un recuerdo y no una realidad porque viven entonces del conocimiento que consideran verdadero, únicamente basado en el tiempo y en las condiciones, en las circunstancias, pero no en lo que ustedes anhelan. Han dejado los anhelos en una parte de los sueños, del olvido; han considerado que entonces son fantasías irónicas para lo que verdaderamente la mente requiere y ¿qué es lo que la mente requiere? únicamente lo tangible, lo que no ve entonces no existe; pero no quiere decir que porque no lo vea o porque sea limitante la parte de querer ver lo que verdaderamente existe, no exista. Se han limitado a ver lo que el mundo les dice que pueden ver, dejando los anhelos atrás, dejando los sueños y la expectativa de cambio en un punto olvidado que pareciera muerto. Entonces, ¿dónde queda la verdadera magia de los seres?, ¿donde queda el verdadero fundamento de la palabra?, ¿dónde queda aquello que construye?.

Si se han construido grandes filosofías, si han sentado las bases de la religiones, de los grandes conocimientos que se comparten, aquello que va de voz en voz pero que genera un tanto de esperanza para todos aquellos que la han perdido, ¿por qué no ahora generar las nuevas ideas que verdaderamente van a solidificar a este mundo que pareciera que se encuentra perdido de esperanza?.

Viven solo de lo que pueden describir pero hay un mundo de situaciones que no pueden describir pero que existen y que al final son las fortalezas de su ahora. A pesar de que han olvidado la chispa de generar, la chispa de crear, pueden entender que hay ciertas cosas que aunque no reconocen, existen y eso son sus verdaderos fundamentos de existencia; la esperanza de ser mejor el día de mañana si necesidad de que ese mañana tenga que ser precisamente en su futuro, sino en lo que transcurre de su presente. Precipiten en ustedes las verdaderas ideas de la creación no las ideas que confunden, no aquello que lo ciega un punto que no quieren dar más, porque consideran que ya no hay nada más que dar, en donde no hay nada nuevo porque todo se ha descubierto y donde aquello que se ha descubierto es lo que menos necesitan en el último tiempo. Necesitan recordar más las verdaderas esencias de los seres humanos, encontrarse así mismos; quien busca para encontrar en el exterior, va a encontrar la nada, porque eso mismo del exterior mañana se transforma y lo que era en el ayer, resulta nada en el ahora; pero los seres van a seguir siendo el precedente de las grandes historias que se van a contar desde el ayer, en el ahora y para el mañana. Son aquellos a los que se debe fortalecer y descubrir; no descubrir las cosas, ni descubrir los lugares, descubrir entonces qué hay dentro de ustedes; aún faltan grandes lugares por descubrir en todo lo que ustedes consideran que ya no hay nada por explorar. Tienen grandes hazañas para poder transformar, tienen rutas nuevas para poder generar, con fundamentos sólidos de voluntad pero con palabras precisas para crear.

No dejen que el mundo los obnubile con cosas innecesarias, perdidas, en una situación que no los lleva a generar nada concreto. Se han preocupado más por aquello que no es necesario que por lo que es verdaderamente importante y eso, son ustedes. Así como el humano con palabras ha generado la guerra pero también ha generado la paz, es tiempo de generar todo aquello que han olvidado de ustedes mismos; en ustedes hay más conocimiento que el que puedan encontrar afuera, tan sólo si recuerdan que la experiencia no se hizo sólo del exterior, sino a través de probar con el mismo ser humano qué había respecto a ese exterior, pueden entender que el descubrimiento es a través del humano y no de las cosas.

Entenderse asimismo es la gran materia física que deben de generar en el día de hoy, una filosofía concreta, sólida pero sobre todo profunda de entenderse, de descubrirse. No hay palabras malas en el mundo de los seres humanos pero si hay palabras que confunden, hay palabras que los alejan de ustedes mismos; hay historias que han querido contar los demás que pareciera que son las verdaderas, alejándolos de la esperanza, del descubrimiento de algo grande. Alejando a las sociedades y a los humanos, clasificándolos, entendiendo que unos tienen intereses distintos.

Regresen a la hermandad, regresen al interés en común, sólo crecer, sin dañar, sin transformar necesariamente la vida del otro para ser feliz; nadie será feliz sino transforma primero la manera en que ve la vida de los otros. Nacieron para transformarse así mismos, no precisamente para transformar el mundo; si se transformaban ustedes el mundo se iba transformar con la magia necesaria para que eso fuera su fundamento en la verdadera vida, en la verdadera existencia.

Charlando con sus mentes hacia donde quieren, hacia a donde quieran ir… siempre ahí.
Saint Germain.


Mensaje canalizado por Fernanda Abundes (Puebla, México. 21 de Febrero de 2017) (madreymaestro@hotmail.com)

Publicado por Geny Castell, redactora de la gran familia de la hermandadblanca.org

LA EXPERIENCIA DE LA ESPIRITUALIDAD EN LO COTIDIANO, por Willigis Jäger


LA EXPERIENCIA DE LA ESPIRITUALIDAD EN LO COTIDIANO, 
por Willigis Jäger


El camino de la experiencia de la espiritualidad lleva a la vivencia de lo Uno. Ese Fondo originario se expresa en amor, como la vivencia existencial de lo Uno. Es la experiencia que lleva a los demás y es la base de una nueva ética del amor. Se reconoce a sí misma en los demás. El atento obrar, la clarificación de la propia mente y el “des-envenenamiento” del propio corazón son, por tanto, la meta de todos los caminos místicos. El que en una experiencia espiritual irrumpe a la vivencia de su ser auténtico, reconoce el Fondo Originario de todo ser, del que no puede salirse nada. El camino espiritual desemboca en unión universal. Allí apunta toda la mística de Oriente y Occidente. Ésta es la verdadera revolución que los humanos tenemos que aportar: la revolución del Amor. En esa experiencia está la salvación de nuestro desgarrado mundo. Ese Amor no puede excluir a nadie, de ese Amor no puede salirse nadie, ni siquiera el asesino, el terrorista o el criminal de guerra. La mística es afirmativa con el mundo y la persona, y sabe que no hay nada que no sea manifestación de esa Realidad primigenia.

El mundo que generalmente percibimos es un conjunto de fenómenos aislados. El verdadero mundo es Uno. Pero ese mundo de Unidad no es en realidad sino el mundo muy concreto con sus muchos y variados elementos aislados.

Lo fenomenológico y lo esencial son dos aspectos de una misma realidad. Son como los dos extremos de una vara. No hay ninguna vara con un sólo extremo. No existe nada que no sea una forma de la “no-forma”. El mundo fenomenológico es idéntico al mundo del Vacío total y de la Unidad, en el que no existe nada. Las incontables formas de manifestación son completamente vacías. El Vacío en todas las formas las encierra juntas en una unidad. “Uno es todo y todo es Uno”. Por tanto el Vacío tiene la función de reconocer lo Uno.

La experiencia del Vacío lleva a una nueva relación con todos los seres y cosas. Abre el camino a una unión enfática. El sufrimiento del otro será mi sufrimiento.

Cuanto más profunda sea la experiencia espiritual mayor será también nuestra compasión. Y de ahí viene la motivación para el comportamiento social. No crece de un mandamiento sino de la experiencia del Amor inalterable. Es la experiencia de la unidad y unión con todos los seres. Las religiones lo llaman lo “más hondo de Dios”. Sólo desde aquí la palabra amor recibe su verdadero significado. Este amor no viene del ego. No tiene nada que ver con declaraciones de amor simples como “te quiero”. En la experiencia espiritual surge una benevolencia universal.

Encierra todo, porque en lo Uno no hay división. Ese amor es como el sol que no diferencia entre bueno y malo, sino que brilla sobre todo por igual.

Sólo existe lo Uno y lo podemos reconocer como nuestra naturaleza auténtica. El que avanza a este peldaño, ha interiorizado la ética del Amor y entiende las palabras del maestro de la Iglesia Agustín: “¡Ama y haz lo que quieras!”. Es el mismo Amor el que en adelante determina el comportamiento ético de la persona.


Willigis Jäger



Fuente: texto incluido en el programa de las I Jornadas Nacionales de la Fundación Española Caminos de Sabiduría Oriente-Occidente
Madrid, 12-13 de Julio de 2013


FUENTE: http://grego.es/

miércoles, 15 de marzo de 2017

¿TÚ, DE QUÉ ERES ESCLAVO?, por Francisco J. Ángel Real de su libro: El Esclavo - (contiene link para lectura on-line de dicho libro en pdf)


¿TÚ, DE QUÉ ERES ESCLAVO?
por Francisco J. Ángel Real de su libro: El Esclavo
(contiene link para lectura on-line de dicho libro en pdf)

¿De las heridas que recibiste cuando eras chico?, ¿De tus traumas de la infancia?, ¿De lo que alguien más decidió que fueras?, ¿De una relación que no te satisface?, ¿De un trabajo que no disfrutas?, ¿De que los demás te llevan la oposición y no parecen reconocer lo que vales?, ¿De la rutina de tu vida?

¡Ya libérate! ¡Tira ya esa mochila que llevas en la espalda en la que guardas el resentimiento, el rencor y la culpa. Deja ya de culpar a otros y a tu pasado por lo que no marcha bien en tu vida. Cada día tienes la oportunidad de empezar otra vez. Cada mañana, al abrir los ojos, naces de nuevo, recibes otra oportunidad para cambiar lo que no te gusta y para mejorar tu vida. La responsabilidad es toda tuya. Tu felicidad no depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tus compañeros, de tus opositores, de tu pasado, depende solo de ti.

¿Qué es lo que te tiene paralizado?, ¿El miedo al rechazo?, ¿Al éxito?, ¿Al fracaso?, ¿Al que dirán?, ¿A la crítica?, ¿A cometer errores?, ¿A estar solo? ¿A qué no te sigan? ¿A que te traicionen?

¡Rompe ya las cadenas que tú mismo te has impuesto! A lo único que le debes tener miedo es a no ser tú mismo, a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, a desaprovechar esta oportunidad de mostrarte a otros, de decir lo que piensas, de compartir lo que tienes. Tú eres parte de la vida y como todos, puedes caminar con la frente en alto. Los errores del pasado ya han sido olvidados y los errores del futuro serán perdonados. Date cuenta de que nadie lleva un registro de tus faltas, solo tú mismo. Ese juez que te reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica, ese opositor que te persigue y no te deja en paz, ¡eres tú mismo! Ya déjate en paz, ya perdónate, sólo tú puedes lograrlo.

¿Cuándo vas a demostrar tu amor a tus seres queridos?, ¿Cuando te queden unos minutos de vida?, ¿Cuando les queden a ellos unos minutos de vida?

El amor que no demuestres hoy, se perderá para siempre. Recuerda que la vida es tan corta y tan frágil que no tenemos tiempo que perder en rencores y estúpidas discusiones. Hoy es el día de perdonar las ofensas del pasado y de arreglar las viejas rencillas. Entrégate a los que amas sin esperar cambiarlos, acéptalos tal como son y respeta el don más valioso que han recibido: Su libertad.

Disfruta de tus relaciones sin hacer dramas. Si pretendes que todos hagan lo que tú quieres o que sean como tú has decidido, si pretendes controlar a los que te rodean, llenarás tu vida de conflicto. Permite a otros que tomen sus propias decisiones como has de tomar las tuyas, tratando siempre de lograr lo que es mejor para todos. Así podrás llenar tu vida de armonía.

Y por último, ¿Qué estás esperando para empezar a disfrutar de tu vida? ¿Que se arreglen todos tus problemas?, ¿Que se te quiten todos tus traumas?, ¿Que por fin alguien reconozca tu valía?, ¿Que llegue el amor de tu vida?, ¿Que regrese el que se fue?, ¿Que todo te salga como tú quieres?, ¿Que se acabe la crisis económica?, ¿Que te suceda un milagro?, ¿Que por arte de magia todo sea hermoso y perfecto?

¡Despierta ya hermano!, ¡Esta es la vida! 

La vida no es lo que sucede cuando todos tus planes se cumplen, ni lo que pasará cuando tengas eso que tanto deseas. La vida es lo que está pasando en este preciso instante. Tu vida en este momento es leer este párrafo, donde quiera que lo estés haciendo y con las circunstancias que te rodean ahora. En este momento tu corazón lleva sangre a todas las células de tu cuerpo y tus pulmones llevan oxígeno a donde se necesita. En este momento algo que no podemos comprender, te mantiene vivo y te permite, ver, pensar, expresarte, moverte, reír, ¡hasta llorar si quieres!

No te acostumbres a la vida, no te acostumbres a despertar todos los días y estar aburrido, o malhumorado, o preocupado. Abre tus ojos y agradece todas las bendiciones que puedes ver, agradece tu capacidad de oír el canto de los pájaros, tu música preferida, la risa de tus hijitos. Pon tus manos en tu pecho y siente tu corazón latir con fuerza diciéndote: “Estás vivo, estás vivo, estás vivo”.

Yo sé que la vida no es perfecta, que está llena de situaciones difíciles. Tal vez, así es como se supone que sea. Tal vez por eso se te han brindado todas las herramientas que necesitas para enfrentarla: Una gran fortaleza que te permite soportar las pérdidas, la libertad de elegir cómo reaccionar ante lo que sucede, el amor y el apoyo de tus seres queridos.

Sé también que tú no eres perfecto, nadie lo es. Y sin embargo, millones de circunstancias se han reunido para que existas. Fuiste formado a partir de un diseño maravilloso y compartes con toda la humanidad sus virtudes y defectos. Así está escrito en tus genes, en los genes de todos los seres humanos que han existido y en todos los que existirán.

Tus pasiones, tus miedos, tus heridas, tus debilidades, tus secretos y tu agresión, los compartes con todos los demás. ¡Bienvenido a la raza humana! Esos supuestos defectos son parte de tu libertad, parte de tu humanidad.

Si te preguntas ¿Quién soy yo para decirte todo esto? Te contestaré que no soy nadie, soy simplemente una versión diferente de lo que tú eres. Otro ser humano más entre miles de millones, pero uno que ha decidido ser libre y recuperar todo el poder de su vida…
Espero que tú también decidas hacerlo.

    Tomado del libro: El Esclavo 
 Autor: Francisco J. Ángel Real

*Para la lectura de dicho libro en pdf podéis visitar el siguiente link: http://www.arevac.org/boletines/libro-el-esclavo-de-francisco-javier-c3a1ngel-real.pdf

viernes, 10 de marzo de 2017

El AHORA, por Eckhart Tolle de su libro “El Silencio Habla” (contiene link para lectura en pdf)


El AHORA
por Eckhart Tolle de su libro 
“El Silencio Habla”
(contiene link para lectura en pdf)

Cuando se mira superficialmente parece que el momento presente es uno entre muchos, muchos momentos.

Cada día de tu vida parece estar compuesto por miles de momentos en los que ocurren distintas cosas.

Pero si miras más a fondo ¿no hay siempre un único momento? ¿No es la vida siempre «este momento»?

Este momento -el Ahora- es la única cosa de la que nunca puedes escapar el único factor constante en tu vida.

Pase lo que pase por más que cambie tu vida hay una cosa segura: siempre es Ahora.

Y ya que no es posible escapar del Ahora ¡¿por qué no darle la bienvenida y hacerse amigo suyo?!!

Cuando te haces amigo del momento presente te sientes como en casa dondequiera que estés.

Si no te sientes cómodo en el Ahora te sentirás incómodo dondequiera que vayas.

El momento presente es como es. Siempre. ¿Puedes dejarlo ser?

La división de la vida en pasado, presente y futuro es obra de la mente y, en definitiva es ilusoria.

Mantener la atención en el Ahora no implica negar las necesidades de tu vida. Se trata de reconocer qué es lo fundamental.

Eso te permite gestionar lo secundario con gran facilidad.

No se trata de decir: «Ya no me ocupo de las cosas porque sólo existe el Ahora.» No.

Empieza por encontrar lo que es más importante y haz del Ahora tu amigo no tu enemigo.

Reconócelo, hónralo.

Cuando el Ahora es el fundamento y el núcleo principal de tu vida ésta se despliega con facilidad.

Recoger la vajilla, diseñar una estrategia empresarial, planear un viaje...
¿Qué es más importante, el acto en sí o el resultado que quieres conseguir con ese acto?

¿Este momento o algún momento futuro?

¿Tratas este momento como si fuera un obstáculo por superar?

¿Sientes que lo más importante es llegar a algún momento futuro?

Casi todas las personas viven así la mayor parte del tiempo.

Como el futuro nunca llega excepto como presente, es un estilo de vida disfuncional.

Genera una continua corriente subterránea de tensión alteración y descontento. No hace honor a la vida que es Ahora y nunca deja de ser Ahora.

Siente la vida dentro de tu cuerpo: eso te ancla en el Ahora.

No te responsabilizas definitivamente de la vida hasta que te responsabilizas de este momento del Ahora.

Esto se debe a que en el Ahora es en el único lugar donde se halla la vida.

El Ahora es como es porque no puede ser de otra manera.

Ahora los físicos confirman lo que los budistas han sabido siempre: no hay cosas ni sucesos aislados.

Por debajo de las apariencias superficiales todas las cosas están interconectadas son parte de la totalidad del cosmos que ha producido la forma que toma este momento.

Cuando dices «sí» a lo que te alinea con el poder y la inteligencia de la Vida misma. Sólo entonces puedes convertirte en un agente del cambio positivo en el mundo. 
Una práctica espiritual simple pero radical es aceptar lo que surja en el Ahora dentro y fuera.

Cuando tu atención te traslada al Ahora estás alerta. Es como si despertases de un sueño: el sueño del pensamiento, el sueño del pasado y del futuro.

Hay claridad, simplicidad.

No queda sitio para fabricarse problemas.

Simplemente este momento es como es.

En cuanto entras con tu atención en el Ahora te das cuenta de que la vida es sagrada. Cuando estás presente hay una sacralidad en todo lo que percibes.

Cuanto más vivas en el Ahora más sentirás la simple pero profunda alegría de Ser y la santidad de toda vida.

El Ahora es más profundo que cualquier contenido que surja en él.

Cuando entras en el Ahora sales del contenido de tu mente.

La corriente incesante de pensamientos se apacigua. Los pensamientos dejan de absorber toda tu atención ya no te ocupan completamente.

Surgen pausas entre pensamientos, espacio, quietud. Empiezas a darte cuenta de que eres mucho más profundo y vasto que tus pensamientos.

Pensamientos, emociones, percepciones sensoriales y experiencias constituyen el contenido de tu vida.
«Mí Vida» es de lo que derivas tu sentido del yo, «mi vida» son los contenidos o al menos eso crees.

Pasas por alto continuamente el hecho más evidente: tu sentido más interno Yo Soy no tiene nada que ver con lo que ocurre en tu vida nada que ver con los contenidos.

Este sentido del Yo Soy es uno con el Ahora. Siempre permanece igual. En la infancia, en la vejez, en la salud o en la enfermedad, en el éxito y el fracaso, el Yo Soy -el espacio del Ahora- permanece inmutable al nivel más profundo.

Habitualmente se confunde con el contenido, y por eso sólo experimentas el Yo Soy o el Ahora levemente, indirectamente a través de los contenidos de tu vida.

En otras palabras: tu sentido de Ser queda oscurecido por las circunstancias por la corriente de pensamientos y por todas las cosas de este mundo.

El Ahora queda oscurecido por el tiempo.

Y así olvidas que estás enraizado en el Ser en tu realidad divina y te pierdes en el mundo. Confusión, ira, depresión, violencia y conflicto afloran cuando los seres humanos olvidan quiénes son.

Sin embargo qué fácil es recordar la verdad y volver a casa:

Yo no soy mis pensamientos emociones percepciones sensorias y experiencias. Yo no soy el contenido de mí vida.

Yo soy Vida.

Yo soy el espacio en el que ocurren todas las cosas.

Yo soy conciencia.

Yo soy el Ahora.

Yo Soy. 


Eckhart Tolle


Del Libro: "El Silencio Habla"
Título Original: "Stillnes Speaks"
2003, Eckhart Tolle
Traducción 2004 Miguel Iribarren

Para lectura on-line de dicho libro, visitar el siguiente link: http://www.psicoterapiagestalt.net/libros/el_silencio_habla.pdf

jueves, 9 de marzo de 2017

CONCIENCIA, LA CLAVE PARA VIVIR EN EQUILIBRIO, por Osho


CONCIENCIA, LA CLAVE PARA VIVIR EN EQUILIBRIO,
por Osho

Cuando la mente no tiene pensamientos, eso es meditación. La mente se queda sin pensamientos en dos estados: El sueño profundo y la meditación. Si te haces consciente; y tus pensamientos desaparecen, es meditación. Si los pensamientos desaparecen y quedas inconsciente, es sueño profundo. El sueño profundo y la meditación tienen algo en común y algo diferente.

Una cosa es similar: En los dos estados, el pensamiento desaparece. Una cosa es diferente: En el sueño profundo, también desaparece la conciencia; mientras que en la meditación, permanece. Así pues, la meditación es igual que el sueño profundo, pero con conciencia. Estás relajado, como en el sueño profundo; pero estás consciente, completamente despierto… y eso, te lleva hasta la puerta de los misterios. En el sueño profundo pasas a un estado de no-mente, pero sin conciencia. No sabes dónde te están llevando; aunque por la mañana, sentirás el impacto y el efecto. Si de verdad ha sido un sueño profundo y hermoso; sin ensoñaciones que te perturben, por la mañana te sentirás fresco, renovado, vivo, rejuvenecido y otra vez lleno de entusiasmo y energía. Pero no sabes cómo ha ocurrido, adónde has ido. Entraste en una especie de coma profundo; como si te hubieran administrado un anestésico, y fuiste transportado a otro plano, del que regresas fresco, joven, rejuvenecido.

En la meditación, eso sucede sin anestesia. Así pues, meditación significa permanecer tan relajado como cuando estás profundamente dormido, pero manteniéndote alerta. Mantén la conciencia… deja que desaparezcan los pensamientos, pero la conciencia debe mantenerse. Y esto no resulta difícil; lo que pasa es que nunca lo has intentado, eso es todo. Es como nadar; si no lo has intentado, parece muy difícil. Incluso parece peligroso; y te parece increíble que la gente pueda nadar, porque tú te ahogarías.

Pero cuando lo intentas un poquito, se te hace fácil, es muy natural. Hace poco, un científico japonés ha demostrado experimentalmente que un bebé de seis meses, es capaz de nadar, sólo hay que darle la oportunidad. Ha enseñado a nadar a muchos niños de seis meses de edad. ¡Ha hecho un milagro! Y dice que lo va a intentar con niños aún más pequeños. Es como si el arte de nadar fuera innato; no hay más que darle una oportunidad, y empieza a funcionar. Por eso, cuando has aprendido a nadar, no lo olvidas nunca. Puedes pasarte cuarenta o cincuenta años sin nadar, pero no lo olvidas. No es una cosa accidental, es algo natural; por eso, no puedes olvidarlo.

La meditación es algo similar: es algo innato. Sólo tienes que crear un espacio para que funcione: sólo tienes que darle una oportunidad. ¿QUÉ ES LA MENTE? La mente no es una cosa, sino un suceso. Una cosa tiene sustancia, un suceso es sólo un proceso.

Una cosa es como una roca, un suceso es como una ola. Existe, pero no tiene sustancia. Es sólo algo que ocurre entre el viento y el mar, un proceso, un fenómeno. Esto es lo primero que hay que entender, que la mente es un proceso como una ola o como un río, pero que no tiene sustancia. Si tuviera sustancia, no se podría disolver. Como no tiene sustancia, puede desaparecer sin dejar la menor huella. Cuando una ola desaparece en el océano, ¿qué queda? Nada, ni siquiera una huella. Por eso, los que saben dicen que la mente es como un pájaro que vuela hacia el cielo: No deja pisadas y no deja ninguna huella, el pájaro vuela, pero no deja rastro ni huellas. La mente es sólo un proceso. De hecho, la mente no existe: Sólo existen pensamientos, pensamientos que se mueven tan deprisa que a ti te parece y sientes que allí existe algo con continuidad. Viene un pensamiento; y después otro, y otro, y muchos más… hay tan poca separación entre ellos, que no puedes percibir el intervalo entre un pensamiento y otro. Y así, dos pensamientos se unen; forman una continuidad y debido a esa continuidad, tú crees que hay una mente.

Existen pensamientos… pero no “mente”. Igual que existen electrones, pero no «materia». El pensamiento es el electrón de la mente. Es como una muchedumbre. Una muchedumbre existe en cierto sentido, pero no existe en otro. Sólo existen individuos; pero muchos individuos juntos, dan la impresión de ser una sola cosa.

Una nación existe, pero no existe… allí sólo existen individuos. Los individuos, son los electrones de una nación, de una comunidad o de una muchedumbre. Los pensamientos existen; la mente, no existe. Lamente es sólo apariencia. Y cuando miras hacia las profundidades de la mente, esta desaparece. Quedan pensamientos, pero cuando la «mente» ha desaparecido y sólo existen pensamientos individuales, muchas cosas se resuelven al instante. Lo primero de lo que te das cuenta, es de que los pensamientos son como nubes: Van y vienen; y tú, eres el cielo.

Cuando no hay mente, te llega inmediatamente la percepción de que ya no participas en los pensamientos. Los pensamientos están ahí, pasando a través de ti como pasan las nubes a través del cielo, o el viento a través de los árboles. Los pensamientos pasan a través de ti; y pueden pasar, porque tú eres un inmenso vacío. No hay impedimento, no hay obstáculos. No existe ningún muro que les limite el paso, no eres un fenómeno amurallado. Tu cielo está abierto hasta el infinito; los pensamientos, van y vienen. Y cuando empiezas a sentir que los pensamientos van y vienen; y que tú eres un observador o un testigo, se adquiere dominio sobre la mente.

La mente no se puede controlar en el sentido ordinario. En primer lugar, dado que no existe, ¿cómo vas a poder controlarla? En segundo lugar, ¿quién va a controlar la mente? Porque más allá de la mente no existe nadie… y cuando digo que no existe nadie, quiero decir que más allá de la mente no existe nadie, sólo está la nada. ¿Quién va a controlar lamente? Si alguien estuviera controlando la mente; sería sólo una parte, un fragmento de lamente controlando otro fragmento de la mente. Eso es el ego. La mente no se puede controlar de ese modo. No existe, y no hay nadie para controlarla. El vacío interior puede ver, pero no puede controlar. Puede mirar, pero no puede controlar… pero la simple mirada es el control; el fenómeno mismo de la observación o de ser testigo, se convierte en maestría, porque la mente desaparece. Es como cuando vas andando en una noche oscura; y echas a correr, porque tienes miedo de alguien que te sigue. Y ese alguien no es más que tu propia sombra; y cuanto más corras, más cerca estará tu sombra. No importa la velocidad a la que corras; la sombra, seguirá ahí. Cada vez que te vuelves a mirar, la sombra sigue detrás de ti.

Esa no es manera de escapar de ella, ni es la manera de controlarla. Tendrás que pararte a mirar bien la sombra. Quédate quieto y mira al fondo de la sombra; y la sombra desaparece, porque la sombra no existe, es sólo una ausencia de luz. La mente no es nada más que la ausencia de tu presencia. 

Cuando te sientas en silencio, cuando miras a las profundidades de la mente; la mente, simplemente desaparece. Quedan pensamientos, que son existenciales; pero la mente no se ve por ninguna parte. Pero cuando la mente desaparece, se hace posible una segunda percepción: Puedes ver que los pensamientos no son tuyos. Claro que te llegan; y a veces se quedan algún tiempo en ti, y después se marchan. Eres una parada en su camino, pero no se originan en ti.

¿Te has fijado alguna vez en que de ti no ha surgido ni un sólo pensamiento? Ni un sólo pensamiento se ha formado por medio de tu ser, siempre vienen del exterior. No te pertenecen: Planean sobre ti sin raíces y sin hogar. A veces se posan ti; eso es todo, como una nube que se posa en lo alto de una montaña. Y después, siguen moviéndose por sí solos; y tú, no tienes que hacer nada. Si te limitas a observar, adquieres control.
*
*
OSHO