Photobucket


NAMASTÉ


"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."



Photobucket



Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.


Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.


Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.


Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.


Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.


Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.

*********

Por todo esto puedo y debo deciros:

Yo soy Drisana, la hija del Sol.

Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.

En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.

Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.

Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.

Es tiempo de regresar al Hogar.

¡Despertar!

Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.

Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:

YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.

YO SOY el/la que YO SOY


Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana


jueves, 20 de abril de 2017

EL HERMOSO COLOR DEL AMOR


EL HERMOSO COLOR DEL AMOR

¿De qué color es Dios?,
preguntó el niño de piel clara.
¿Es blanco como yo,
son sus cabellos dorados como el sol?

¿Es Dios moreno como yo?,
preguntó el niño de piel con matiz bronceado.
¿Tiene el cabello oscuro y rizado,
son sus ojos negros o azulados?

Pienso que Dios es piel roja como yo,
se escucha decir al niño indio.
Lleva una corona de plumas,
y transforma en día nuestras noches umbrías.

Todos sabemos que allí está Dios, en todos los colores
mencionados. Pero ten esto por seguro: el único color de
nuestro Creador, es el hermoso color del amor.

Así que cuando tu alma vaya al cielo, cuando
tu vida llegue a su final, El estará esperando y
hacia ti su mano extenderá.

No habrá colores en el cielo,
todos seremos iguales.
Sólo serás juzgado por tus actos terrenales,
allí ni tu raza ni tu nombre serán importantes.

Así que cuando llegue, tu hora
y admires a Dios arriba en su reino,
verás el único color que en realidad tiene valor,
y es el hermoso color del amor.


Arnold Sparky Watts

miércoles, 19 de abril de 2017

¿QUÉ SIGNIFICA REALMENTE ESTAR BENDECIDO O MALDITO?, por: Karen Berg


¿QUÉ SIGNIFICA REALMENTE ESTAR BENDECIDO O MALDITO?
por: Karen Berg

La lectura de la Biblia para esta semana discute las bendiciones y las maldiciones. Pero ¿de qué se trata esto? ¿Qué significa realmente estar bendecido o maldito?

El secreto que aprendemos esta semana es que el concepto de bendiciones y maldiciones realmente se refiere al impacto que tienen estas en la conciencia de la persona que es bendecida o maldita. En esencia, cuando somos bendecidos, tenemos la habilidad de ir más allá del momento presente y ver a dónde nos llevará el camino. Nos sentimos conectados a un propósito más elevado para nuestro ser y entendemos las dificultades que necesitamos atravesar y por qué necesitamos atravesarlas.

Sin embargo, la mayoría de las veces caemos en la ilusión de que ser bendecidos significa obtener lo que queremos o tener lo mejor de los frutos de este mundo. A pesar de esto, las personas pueden tener mucho dinero y cosas materiales y seguir siendo infelices. De hecho, algunas veces una abundancia de riqueza material puede ser una maldición para las personas. Ellos están siempre preocupados en cómo mantenerlo, quién puede estar detrás de ellos por tenerlo, y si será suficiente para ellos y sus futuras generaciones. Por otra parte, hay personas que no tienen muchas posesiones materiales, y parecen llevar una vida bendecida.

Estamos malditos cuando no nos damos cuenta que todo lo que ocurre en nuestras vidas es para llevarnos a un nivel espiritual más elevado, cuando no nos damos cuenta de que existe algo más allá de nosotros. Estar maldito significa que de alguna forma somos estrechos de mente, y nuestra visión limitada nos impide conectar y vivir dentro del contexto de una película mayor.

Vamos a observar cómo este concepto opera en nuestras vidas. Podríamos encontrarnos en situaciones en las que sintamos envidia o celos hacia otra persona. Pero de lo que no nos damos cuenta es que cada vez que vemos a alguien y preguntamos: “¿por qué ellos tienen y yo no?” perdemos porque cualquier tipo de envidia o celos que estemos escondiendo está de hecho robando nuestra energía, nuestra Luz. Es, en efecto, nuestra propia envidia o celos lo que causa que la carencia permanezca en nuestra conciencia.

El concepto es simple, pero profundo si realmente tomamos el tiempo para pensar en ello. El castigo por nuestra ira es ira. El castigo por nuestros celos son celos. El castigo por nuestra envidia es envidia. En otras palabras, la maldición es nuestra conciencia limitada que evita que veamos que la situación negativa en la que nos encontramos puede ayudarnos a crecer en un nivel espiritual.

Si realmente entendemos este concepto, recordémoslo, y traigámoslo a nuestras vidas, entonces empezaremos a tener otra forma de ver la vida. Cuando arrojamos una pelota contra una pared, sabemos con certeza que regresará por el rebote. Cuando “arrojamos una pelota” de cuidado hacia alguien más o de estar ahí para alguien más cuando no queremos, necesitamos saber que la pelota regresará a nosotros. La bendición es la habilidad de saber con absoluta certeza que todo lo positivo que coloquemos en la vida de alguien más traerá cosas positivas a la nuestra, mientras que cualquier cosa negativa que coloquemos en la vida de alguien más, traerá negatividad a la nuestra.

Esta semana, tenemos la oportunidad de conectar con la conciencia de las bendiciones. Tenemos la habilidad de recordar en la rapidez y en la rutina de nuestro diario vivir que todo a nuestro alrededor (las personas, las situaciones, los desafíos) están ahí para ayudarnos a crecer como individuos y para darnos cuenta de nuestro verdadero potencial.


Karen Berg

martes, 11 de abril de 2017

SOMOS CONCIENCIA, por Karsten Ramser


SOMOS CONCIENCIA
por Karsten Ramser

Somos Conciencia.
El mundo nace de la conciencia universal. 
El mundo refleja nuestra conciencia.
En todo lo que existe hay conciencia. 
Si cambiamos nuestra conciencia cambiará el mundo. 
Es nuestra responsabilidad y nuestro propósito de elevar la conciencia.
Si queremos paz en el mundo, primero debemos estar en paz con nosotros mismos.
Todo lo que hacemos, nace primero en nuestra conciencia.
Ser consciente es el regalo mas grande que podemos aportar al mundo.
Felicidad es nuestra naturaleza. 


-Karsten Ramser-

sábado, 8 de abril de 2017

¿CÓMO HALLAR LA LUZ?, por Osho


¿CÓMO HALLAR LA LUZ?
por Osho

"El estar constantemente centrado
en la Iluminación interior
y en el infinito néctar interno
es el baño preparatorio para la adoración."

Por lo tanto, ¿cuál es la manera de entrar en ella y cómo mantenerse centrado? ¿Cómo alcanzarla? ¿Cómo hallar esa luz?

Dos o tres cosas. Una, siempre que afirmas que existe la luz, ¿qué quieres decir? Yo digo, «La habitación está iluminada» ¿Qué quiero decir con ello? 
Quiero decir que puedo ver. Nunca se ve la luz, sólo se ve lo iluminado. Puedes ver las paredes, no la luz; puedes verme a mí, no la luz. Se ve lo que se ilumina, nunca a la luz en sí misma, porque la luz es tan sutil que no se puede ver. No es un fenómeno evidente. Por eso inferimos que la luz existe. Es una inferencia, no un conocimiento del hecho. ¡Es sólo una deducción! Debido a que soy capaz de verte, deduzco, asumo, que existe la luz. ¿Cómo voy a verte sin luz?

¡Nadie ha visto la luz ! ¡Nadie! Y nadie la verá nunca. Pero empleamos las palabras «Veo luz» y con ello significamos que «Veo cosas que no podrían ser vistas sin luz». Cuando dices que hay oscuridad, que no hay luz, ¿qué quieres decir? Tan sólo que «Ahora no puedo ver las cosas». Cuando no puedes ver los objetos, deduces que no hay luz. Cuando puedes ver los objetos deduces que hay luz. De modo que la luz es una inferencia incluso en el mundo exterior, externo. Por esto, cuando uno tiene que entrar, cuando uno está listo para ir hacia adentro, ¿qué queremos decir con luz?

Si puedes percibirte a ti mismo, si puedes verte a ti mismo, eso significa que ahí hay luz. Es extraño pero nunca pensamos en ello. Toda la habitación está a oscuras, no puedes afirmar que haya algo en ella, pero si puedes afirmar una cosa: «Yo existo». ¿Por qué? Tampoco te ves a ti mismo. La habitación está totalmente a oscuras, nada se puede ver, pero sobre una cosa estás seguro y es de tu propio ser. No hay necesidad de pruebas, no hay necesidad de luz. Sabes que existes, sientes que existes. Ahí debe de haber una sutil claridad. Puede que no seamos conscientes de ella, podemos ser inconscientes o muy escasamente conscientes, pero está ahí.

De modo que dirige tu mirada hacia adentro. Cierra todos tus sentidos de modo que no exista una percepción de ninguna luz exterior. Penetra en la oscuridad, cierra tus ojos e intenta ahora entrar, ver en ella. En primer lugar puede que percibas sencilla-mente oscuridad; es debido a que no estás acostumbrado a ella. Sigue penetrando. Intenta mirar en la oscuridad en que estás metido. Penétrala y poco a poco irás percibiendo muchas cosas dentro. 

Una iluminación interior comienza a funcionar. Puede ser tenue al comienzo. Comenzarás a ver tus pensamientos porque los pensamientos son objetos interiores. ¡Son cosas! Comenzarás a tropezar con los muebles de tu mente.

Allí hay muchos muebles, muchas memorias, muchos deseos, muchas pasiones insatisfechas, muchas frustraciones, muchos pensamientos, muchos pensamientos-simiente, muchas cosas . Cuando empiezas a percibirlas, intenta primero penetrar la oscuridad. Entonces una lucecita comenzará a manifestarse y te volverás consciente de muchas cosas. Es como cuando entras repentinamente en una habitación a oscuras: no eres capaz de distinguir nada. Pero quédate ahí. Acomódate a la oscuridad, deja que tus ojos se acomoden a la oscuridad. Los ojos han de adaptarse, y eso lleva tiempo. Cuando vienes del exterior, de un jardín iluminado por el sol a tu habitación, tus ojos han de reajustarse a sí mismos. A tus ojos les llevará un poco de tiempo, pero se adaptarán.

Si uno emplea constantemente sus ojos para ver las cosas que tiene cerca, por ejemplo si uno lee sin cesar, se vuelve corto de vista porque un exceso de visión de cerca fija el mecanismo de los ojos. Por eso cuando quiere ver una estrella lejana, no puede verla porque el mecanismo se ha encasquillado. No es flexible. Lo mismo ocurre en el interior: debido a que hemos estado mirando al exterior continuamente, durante vidas, el mecanismo se ha quedado fijo y no podemos mirar hacia adentro.

Pero inténtalo, haz un esfuerzo, mira en la oscuridad. No tengas prisa, porque el mecanismo ha sido fijado durante muchas vidas. Los ojos han olvidado completamente el mirar hacia adentro. Nunca los has empleado para este propósito. Mira pues dentro de la oscuridad, observa la oscuridad y no te impacientes. Penetra la oscuridad, continúa penetrándola y al cabo de tres meses serás capaz de ver en su interior muchas cosas que nunca hubieras pensado que estuvieran allí. Y ahora, por primera vez, tomas consciencia de que los pensamientos son sólo objetos. Y cuando te vuelves consciente, puedes colocar un pensamiento donde tú quieras. Si quieres expulsarlo, puedes expulsarlo.

Pero ahora no eres capaz de expulsarlo. Ahora no eres capaz de eliminar ningún pensamiento porque no eres capaz de agarrarlo. Desconoces incluso que sea un objeto que puede ser cogido y puede ser expulsado. No sabes en dónde están localizados; no sabes de dónde vienen. Todo el mundo dice, «No quiero tener miedo; no quiero enojarme». Pero no pueden hacer nada por evitarlo porque desconocen de dónde proviene esa ira, cuál es su raíz, dónde tiene esa ira su reserva, dónde se acumula esa ira. Desconoces sus raíces.

Todo pensamiento es un objeto. Tiene una reserva acumulada. Por eso, cuando un pensamiento llega, es sólo como una hoja de un gran árbol. No puedes cortarla y tirarla pues otra hoja brotará. Las raíces están ahí; el árbol está ahí. Cuando te vuelvas consciente, incluso sólo un poquito, de que los pensamientos están ahí, de que los deseos están ahí – la ira, la pasión, la lujuria – de que todo está ahí, no empieces a combatirlo. Tan sólo obsérvalos, porque con el observar te volverás más consciente, y con el luchar nunca te volverás consciente. No luches, ¡observa! «Observar» es la palabra, el mantra. Observa sin descanso, y cuanto más observes, más empezarás a sentir que la luz está ahí. La luz está ahí, sólo que tus ojos han de adaptarse.

¡Observa! Con el observar, los ojos se acomodarán. Y cuando haya más luz y todo se vuelva claro, cuando no haya un rincón oscuro, te volverás el amo de tu mente. Podrás excluir lo que quieras, podrás reordenar como quieras. Y una vez te vuelvas el amo de tu mente, te volverás consciente de dónde es que proviene la luz, de dónde está su origen. El sol no está ahí, está afuera. No has ni tan siquiera encendido una vela, y todo se ha iluminado. ¿De dónde proviene esa luz? Primero te darás cuenta de las cosas que son iluminadas, luego te volverás el amo de los objetos de tu mente y luego empezarás a ser consciente de dónde proviene esa luz, de cuál es su fuente. Empezarás a ser consciente de una flor floreciendo. Luego empezarás a ser consciente de dónde proviene esa luz. Entonces podrás conocer el sol.

Tendrás que proceder únicamente de un modo indirecto, desde un objeto iluminado hacia la fuente de la luz. De nuevo la luz no es lo que se ve; de nuevo verás al sol. Empieza primero por percibir los contenidos de la mente. Luego, más y más, la mente se irá aclarando. Luego tomarás consciencia de dónde procede esa luz. Justo en el centro de la mente está su origen. ¡Entonces entra en el origen! Ahora podrás olvidarte de la mente, tú eres el amo. Podrás decir a la mente: «¡Detente!» y la mente se detendrá.

La consciencia es necesaria para ser el amo. Nunca intentes lo contrario: primero ser el amo y luego ser consciente. Nunca funciona, nunca puede funcionar así. Eso no es posible. Sé consciente, y el convertirte en el amo llegará. Te vuelves el amo. Entonces acude al origen, entra en el origen de dónde procede esa luz. ¡Ve! ¡Entra en la Iluminación! Esa entrada en la Iluminación es el «baño». Te has vuelto el amo de tu mente. Ahora puedes convertirte en el amo de la vida misma; ahora puedes convertirte en el amo de la consciencia misma. Y una vez bañado en esa Iluminación, en esa fuente de luz, serás capaz de contemplarte a ti mismo en tu eternidad. En este instante, todo el pasado y el futuro estarán ahí. Este instante es eterno. Eres tan puro que el tiempo en su totalidad se junta en ti. El pasado purificado crea un futuro purificado, y este momento se vuelve eterno.

Observa, sé consciente, observa en profundidad los contenidos de la mente. Entonces te harás consciente del origen; luego entra en el origen. Es pavoroso, porque todo lo que has conocido como ti mismo, morirá. Este baño es una muerte, una personalidad, todo morirá, porque la personalidad, la identidad, el ego, todos están en el polvo, en el polvo acumulado alrededor de tu ser. Sólo el ser permanecerá sin nombre ni forma. Y este sutra dice que este es el baño preparatorio. Sólo ahora eres capaz de entrar, y sólo hasta aquí tienes que esforzarte. En el instante en que eres purificado, en el instante en el que has atravesado este baño, en el instante en que los karmas se han disuelto, no necesitas ya hacer ningún esfuerzo.

Desde ese punto, Dios se convierte un campo gravitacional. Has entrado ahora en el Campo de la Gracia. Es lo mismo que la gravitación en la Tierra, pero has de entrar en el campo. Para las naves espaciales tenemos que hacer un arreglo fundamental: deben desprenderse de la atracción de la Tierra, salirse del campo de gravedad. Trescientos veinte kilómetros alrededor de la Tierra, envolviéndola, está el campo. Si estás bajo la acción del campo serás traído de regreso. Si traspasas los trescientos veinte kilómetros, la Tierra deja de poder influenciarte.

Lo Divino no puede tirar de ti al menos que estés totalmente puro, a menos que te vuelvas luz. Entonces, con igual velocidad, entras en lo Divino. De modo que esta entrada en la luz es el último esfuerzo. Una vez has sido purificado comienzas a gravitar. No necesitas moverte, eres atraído. Esta gravedad se conoce como Gracia: la fuerza de gravedad de lo Divino es la Gracia. La Gracia no es realmente una ayuda, ¡no! Es sólo una ley. Dios no otorga la Gracia solamente a algunos, no es así. No es parcial. La Tierra no es gravitacional únicamente para algunos. En el instante en que entras en el campo, la ley empieza a hacer su trabajo.

No digas pues que Dios otorga la Gracia, no digas que Dios es generoso, no digas que tiene compasión. No es cierto. Dios significa «La Ley de la Gracia». 

La ley comienza a operar. Una vez entras en su campo, la ley comienza a operar. Una vez te conviertes tú mismo en la luz, la ley comienza a trabajar y tú comienzas a gravitar.

Dije que la luz es la base de la vida. Incluso la ciencia coincide en esta frase. La ciencia acaba en este punto, no hay más allá para la ciencia. La religión tiene un más allá porque la religión dice que incluso más allá de la luz se halla la Existencia.

Otra cosa: la luz existe, por eso la luz posee dos cualidades: que es luz y que es existencia. Aun la luz no es lo supremo, pues posee dos cualidades: luz y existencia. La religión dice que la existencia puede darse sin luz, pero que la luz no puede darse sin existencia. Así que hay un paso más: la religión dice, «Dios es pura Existencia». Por eso, para la gente realmente religiosa, esta palabra o esta frase de «Dios es», es una falacia porque «Dios» y «es» significan lo mismo.

Una mesa «es», pero decir «Dios es» no es correcto. El hombre «es» porque puede «no ser», así que el hombre y «ser» son dos cosas concatenadas. Pero pueden ser separadas. Pero «Dios es» no es correcto porque Dios quiere decir «ser». O sea, es tautológico, repetitivo. Decir «Dios es» es tan absurdo como decir «Es es» o «Dios Dios». «Dios es» significa lo mismo que «Dios Dios» o «Es es». No tienen sentido, son absurdas. El «ser» es Dios. Por eso la religión lo reduce aún más y dice que cuando entras en la luz, entras en el «Ser», en la Existencia, en Eso. De modo que la luz es el aura de Eso. Cuando entras en la luz, entras en el aura. Pero en el instante en que entres en el aura serás succionado sin dilación. ¡Sin dilación!

Y ahora otra cosa. Dije que la luz se mueve a la más alta velocidad posible: 300.000 km por segundo. ¡Cuánto avanza la luz en un sólo segundo, en un minuto, en una hora, en un año! La unidad con la que los físicos miden su movimiento es el año luz. Un año luz significa la distancia que recorre la luz en un año a esta velocidad. Todavía esto es un movimiento en el tiempo. Es muy rápido, pero aún así a la luz le toma tiempo el desplazarse. Como dije, la luz no requiere de medio alguno, no necesita ningún vehículo, no necesita energía prestada, pero aún así la luz requiere de tiempo. Así para la religión, la luz necesita de algo sin lo cual es incapaz de desplazarse. Por eso la luz aún depende del tiempo.

La religión dice que debemos ahondar aún más para encontrar algo que no requiera ni siquiera de esa dependencia del tiempo. Para nosotros eso no tiene sentido. ¿Cómo se va a mover la luz sin medio alguno? Pero la ciencia afirma que se mueve. Y es así. La religión dice, «No te alteres. ¿Cómo puede existir Dios sin tiempo?» El «es», y Dios se mueve sin tiempo; la consciencia se mueve sin tiempo.

La luz posee la velocidad más elevada según las mediciones de la ciencia, pero en cierto modo es la más alta debido a que no puede decirse que la 

Existencia posea una mayor velocidad. En realidad la Existencia se mueve sin depender del tiempo. No es cuestión de velocidad. No podemos decir cuanto se mueve en un segundo. El movimiento es absolutamente absoluto. No hay intervalo. Por eso cuando uno penetra en esta Iluminación, es succionado. Incluso la palabra «succionado» requiere de cierto tiempo para ser pronunciada, pero el mismo fenómeno de ser succionado es intemporal.

Cuando digo «succionado», conlleva un tiempo, se pierde un tiempo. Pero, en realidad, cuando alguien entra en la Iluminación, no se requiere ni ese tiempo. No hay un intervalo. Eres succionado y más allá de esa luz está Dios, el templo. Esta luz únicamente te baña, te purifica, como un fuego. Te purificas. Y en el instante en que eres purificado: la entrada, la explosión.

Con la luz te vuelves inmortal, pero todavía percibes. Percibes que has penetrado en la inmortalidad. Pero al entrar en Eso, en el «ser», no percibes ni tan siquiera la inmortalidad. La vida y la muerte carecen ahora de sentido, sólo existe el «ser». Tú «eres», sin condiciones. Esa condición de «ser» es lo Supremo para la religión.

La luz es el campo, la mente está alrededor del campo y nosotros estamos alrededor de la mente, vivimos fuera de la mente. Por eso uno ha de entrar en la mente, luego en la luz y luego en lo Divino. No obstante nos mantenemos vagando alrededor, fuera de la mente. Este estado de estar siempre fuera de casa se ha vuelto un hábito fijo. Nos hemos olvidado de que vivimos en la terraza. Es cómodo, la terraza es un sitio cómodo para estar afuera. Por eso es por lo que nos hemos quedado ahí: es cómodo. Podemos desplazarnos por el exterior siempre y, puesto que nuestros deseos y nuestra mente están siempre en el exterior, vivimos en la terraza. De modo que en cualquier momento, a cualquier oportunidad de irnos, nos vamos. Hemos olvidado el que hay un hogar y que este salir afuera es convertirse en un mendigo. Entrar en la casa significa que has de girar la vista ciento ochenta grados y que has de utilizar tus ojos de una nueva manera, y que tendrás que atravesar una noche oscura. Tan sólo debido a un hábito fijo.

Los místicos cristianos han hablado mucho sobre «la noche oscura del alma». Esta es la noche oscura, debido a que nuestros ojos están fijos. Como dije, uno se vuelve miope, otro se vuelve hipermétrope. Y si continúa mirando a lo lejos, se vuelve incapaz de ver de cerca. Y si continúa mirando cerca, se vuelve incapaz de ver a lo lejos. Los ojos se vuelven fijos. Se vuelven mecánicos, pierden flexibilidad. Así como unos se han vuelto mío-pes y otros hipermétropes, nos hemos vuelto «externo-pes». Hemos de desarrollar la «interiorización» (*).

Puede que conozcas la palabra «interiorizar», pero puede que nunca hayas oído la palabra «externo-pe». Sabes que es «interiorizar», pero carece de sentido a menos que entiendas que significa «externope». Nos hemos vuelto «externopes», fijos en lo externo; hemos de desarrollar el «internope», la interiorización. Siempre que tengas tiempo, cierra tus ojos, cierra tu mente al exterior y trata de penetrar en ella. Al comienzo te hallarás en una noche oscura. No habrá nada más que oscuridad. No seas impaciente. Espera y observa y poco a poco la oscuridad se irá disipando y serás capaz de percibir muchos fenómenos internos. Y únicamente cuando te vuelvas consciente del mundo interno, sólo entonces podrás darte cuenta dónde está el origen de donde procede esta luz. Entonces entra en el origen. A esto los Upanishads le llaman «el baño».

¡Cuán estúpida es la mente humana! Lo ritualizamos todo y se pierde el significado. Sólo permanecen entonces los estúpidos rituales. Así nos bañamos antes de acudir al templo. Y no hay ni templo ni baño. El templo está adentro y el baño también. Y este baño, dicen los Upanishads, es el baño en la Iluminación interna.

La luz es en realidad el puente entre lo Divino y el mundo. Lo Divino crea al mundo al crear la luz. La luz es la primera creación, y luego la luz se condensa y sobreviene la materia; luego la luz crece; digo que la luz crece, y luego aparece la vida; entonces la vida crece y aparece el amor.
Luz, vida, amor, esas son las tres capas. No te quedes en la segunda. O retrocede a las raíces o asciende hasta la semilla otra vez, a las flores. Desciende hasta la luz o asciende hasta las flores. Y hay dos caminos. Uno es el camino del conocimiento. «Conocimiento» significa descender hasta la luz. Con «Gyana Yoga» el verdadero secreto que se oculta es éste: descender hasta la luz. Y luego está el «Bakti Yoga», el camino de la devoción, que significa ascender hasta el amor.

* N. del T.- Juego de palabras en inglés entre: short sight= mirar de cerca =miope; far sight= mirar de lejos = hipermétrope; out sight = mirar hacia afuera, sin equivalente en castellano; e insight= mirar hacia adentro = interiorizar.

Un Buda desciende, una Meera asciende. Un Mahavira baja, un Chaitanya sube. Hablan lenguajes muy contradictorios. Ha de ser así porque uno habla de ir hacia las raíces, hasta la fuente, y el otro habla de ir hacia las flores, hacia el final, hacia el clímax, hasta la cima. Por una parte están Buda, Mahavira, Patanjali; su lenguaje es árido. Tiene que ser así porque están regresando al origen. No hay poesía, no puede haberla porque no se están dirigiendo hacia las flores. Hablan de un modo científico. Un Patanjali habla como un científico: de leyes. Un Buda siempre dice, «Haz esto, y esto sucederá. Al hacer esto, sucede esto otro. Esta es la causa y éste es el efecto».

Hablan en términos muy científicos, hablan en términos de matemáticas, muy áridos. Hablan en prosa, nunca hablan en poesía. No pueden, ¿cómo va ha hablar en poesía un científico? Está escarbando en la fuente. No se preocupa en absoluto de las flores. Está escarbando en profundidad en busca de las raíces. ¿Cómo va a hablar poéticamente? Chaitanya, Meera, hablan un lenguaje distinto. Bailan, cantan porque están ascendiendo hasta las flores. Y la floración no puede suceder sin bailar y cantar, sin celebrar la vida misma. Por eso es por lo que Buda y Mahavira aparecen como anti-vida, porque van hacia las raíces. Y Chaitanya y Meera aparecen como muy afirmativos. Aman la vida porque ascienden.

Ambos caminos alcanzan la misma meta. El tomar uno u otro depende de ti. Si tienes una mente muy científica, matemática, sin poesía es mejor que sigas el que desciende hasta la luz. Si posees una mente orientada a la prosa, entonces baja. Pero si tienes una actitud estética, poética, si eres capaz de bailar y cantar y celebrar, no te dirijas entonces hacia las raíces. Dirígete hacia las flores. Llegarás a lo mismo, porque una vez llegues a las flores alcanzarás la semilla. La flor es de nuevo la futura semilla.

Si bajas a las raíces, te desplazas. Desde la vida, te desplazas. La vida es sólo un puente. Es una fonda, no una meta. Ve a una u otra orilla, pero la vida no ha de ser estática. Debe ser un movimiento más allá de sí misma. A una orilla o a otra, esto o eso.

Básicamente éstas son las dos dimensiones del movimiento. ¡Escoge una! El quid no es cuál es la mejor. Depende de ti, de la que sea mejor para ti. Las dos son iguales. Pero para ti no pueden ser equivalentes. Para ti, una debe de ser preferencial. Depende de ti. Explora cuál es la tuya.

La que denomino poética es ilógica, sensitiva, de la clase emocional que es capaz de amar totalmente, profundamente. La del conocimiento no es emocional, no es del tipo sensitivo. Es lógica hasta la médula. Así algunas personas son lógicas, intelec-tuales, orientadas hacia el conocimiento. Siente la diferencia. Si eres del tipo cognitivo, tu elección es el conocimiento. Si eres del tipo emocional, orientado al corazón, tu búsqueda no es en pos del saber, tu búsqueda es en pos del sentir, del ser. Y ambos son distintos en su comienzo. Al final son lo mismo, pero al comienzo son diferentes. Si acudes a Meera y le dices que éste es el camino para conocer la Verdad, Meera te dirá. «¿Y qué voy a conseguir con conocer la Verdad? ¿Qué ganaré con ello? Quiero amar la Verdad».

Pero, ¿cómo amar la Verdad? Por eso es porque los baktas nunca hablan de la Verdad. Hablan del Amado, hablan del Amigo. ¡Hablan en términos del sentimiento! El decir «Dios es la Verdad» les parece algo matemático. Vinoba dice que Dios debe de ser un matemático. No es que Dios lo sea, sino que la mente de Vinoba es matemática. Su propio amor hacia las matemáticas convierte Dios en un matemático. Para un Pitágoras, Dios es un matemático. Depende de ti. Si sientes a Dios como a un amado, como un amigo, como un amante, si no puedes imaginarte a Dios como la Verdad, entonces asciende, sube en vertical hacia el florecimiento. Así tu meditación será más creativa. Crea poesía, crea pintura, crea danza, crea cantos, y mediante todos ellos alcanzarás la Iluminación.

Pero si tu inclinación es hacia el conocimiento, el llamar a Dios el Amado es un absurdo. ¡Que quieres decir con ello? ¿Cómo va a ser la Verdad un amante? Llamar a Dios, padre, es un sinsentido. ¡Cómo va a ser Dios un padre? Debe ser la Verdad. Por eso si tu clase pertenece a la cognoscitiva, muévete en vertical: desciende. Sumérgete en las profundidades, no en las alturas. Ve hacia las raíces, hacia la fuente. Cuando alcances tu conocimiento y cuando un bakta alcance lo que siente, llegaréis al mismo centro. Pero unbakta asciende y un gyani desciende.

Este sutra es para aquellos cuya búsqueda es en pos del conocimiento porque los Upanishads pertenecen a la clase que busca el conocimiento. No son para devotos. Pero menciono esto únicamente para que te des cuenta pues, de que a veces, algo puede que te atraiga en gran medida pero puede que no pertenezca a tu tipo. No te dejes engañar. La atracción no significa nada. La atracción no significa nada a menos que se de una sintonía interior. Puede que te sientas atraído, pero no funcionará. Debes de empezar a percibir que «Esta es mi inclinación; así es como soy». Entonces no escuches a nadie. Nos creamos mucha confusión unos a otros porque nadie sabe de lo que está hablando.

Si eres una persona inclinada hacia el corazón, no escuches al intelecto, no escuches los argumentos, no discutas. Di tan sólo, «Soy una persona que se inclina hacia el corazón. No me importan para nada las explicaciones». No escuches los razonamientos porque te confundirán. Y puede que a veces te sientas atraído porque el opuesto tiene una atracción sexual. Sucede que una persona emocional puede ser influenciada en gran medida por una intelectual, pues carece de esa dimensión, y uno comienza a percibir que aquello de lo que carece es importante. Y tú no podrás convencer a un intelectual, pero él si te convencerá a ti. No puedes argumentar por ti mismo, pero el sí puede por él mismo. Por eso tu ego se siente herido y empiezas a imitar. Dejas de lado tu tipo y puede que, durante muchas vidas, no seas capaz de reencontrarlo porque cuando un proceso comienza es muy difícil el volver atrás.
Y nunca confundas a nadie. Si percibes que alguien es del tipo emocional, no discutas con él aunque esto no te satisfaga. No discutas, no argumentes, no digas nada. Déjalo que se sumerja en sí mismo.

Somos tan violentos que nadie permite a nadie que perma-nezca consigo mismo. Todo el mundo anda en busca del otro, todo el mundo trata de convertir al otro a su propio modo de ser sin saber que puede estar destruyendo una gran posibilidad. Insiste en ser tú mismo. No hay ninguna arrogancia en ello. Es una sencilla ley el decir, «déjame que sea yo mismo». Pero cuando empiezas a hablar utilizando los términos del otro, antes o des-pués terminarás por ser succionado por ellos. Por eso si eres del tipo emocional di directamente, «No me importan para nada la lógica u otro tipo de argumentaciones». No discutas, no emplees los mismos términos o el mismo lenguaje. Tan sólo di, «Soy irracional. Tengo fe sin tener una sola prueba, pero la fe me funciona y no necesito más».

Algo fatal le ha sucedido a la mente humana y es que los intelectuales se han declarado a sí mismos como la única clase posible. Han obligado a todo el mundo a aceptar el punto de vista de que son el único tipo correcto y que todos los demás están errados. La educación les pertenece, las escuelas les pertenecen, las universidades les pertenecen. Crean literatura, crean razonamientos, crean pruebas, contra-pruebas, crean filosofías. Se han vuelto excesivamente dominantes y el tipo emocional se está sintiendo inferior: siente que está de más. En realidad, no hay educación emocional, sólo educación intelectual. Esta no conoce el lenguaje de la emoción, no conoce los argumentos de la emoción, no conoce la lógica del corazón. No conoce nada y por tanto se siente culpable. Si tiene fe, si se desarrolla en amor hacia lo Divino, se siente culpable, siente que está equivocada. Nunca te sientas así. 

Percibe siempre tu propio pulso, lo que eres, lo que es tu naturaleza; y luego decide. O más bien, deja que tu naturaleza decida.

Esos son pues los dos caminos: o bien ser bañado en la luz interior o ser bañado en el amor interno. Y entonces estarás en el umbral, en los límites dónde la gracia empieza a ejercer su acción. Entra, y halla la fuente, o sal, y descubre al amado.

Recuerda esto también: si has de encontrar la fuente, entra. Si has de encontrar al amado, sal. Para buscar las cosas, has de salir; para buscar al amado, también has de salir. La actitud es distinta, pero el movimiento es el mismo. Encontrar al amado quiere decir descubrir Eso en todo lo que te encuentras. Sal y sigue indagando y llegará un momento en que nada queda excepto tu amado. Entonces eres bañado en amor, y éste será el resultado.

O, entra. Si te desplazas hacia adentro puedes descartar hasta la palabra Dios. En los viejos textos de yoga, no se menciona a Dios en absoluto. E incluso en los textos más modernos, se menciona a Dios sólo como medio. Para alcanzar Eso, Dios es mencionado como medio. Y puedes descartarlo; es prescindible.

Por eso un Buda puede culminar sin ningún concepto de Dios, un Mahavira puede llegar sin ningún concepto de Dios, pero una Meera no puede llegar sin concepto de Dios. Un Chaitanya no puede llegar, porque Dios no es algo prescindible si tu camino es el del amor, porque entonces ¿dónde encontrarás al amado?

Pero, ¡muévete! No permanezcas estático en la vida. ¡Ve hacia la luz o hacia el amor!


La Alquimia suprema (vol. 1)


Osho: ¿Cómo hallar la Luz? 

viernes, 7 de abril de 2017

DEJAR DE QUERER PARA EMPEZAR A AMAR (SABER GESTIONAR NUESTRA VIDA EMOCIONAL)


DEJAR DE QUERER PARA EMPEZAR A AMAR 
(SABER GESTIONAR NUESTRA VIDA EMOCIONAL)

Todos los seres humanos desean ser queridos. Pero ¿cuántos aman realmente?

El verdadero amor actúa como un alquimista: convierte la ambición en altruismo y transforma el sufrimiento en felicidad.

Un nuevo propósito está emergiendo en el corazón de más seres humanos. Se trata de una promesa bastante menos concreta y mucho más intangible. A diferencia de otras, no suele pronunciarse, pues consiste en una práctica pacífica y silenciosa. Es el mayor de los compromisos que podemos hacer con nosotros mismos, y cumplirlo no requiere consejos ni estudios. Está por encima de cualquier otra meta. Ahora mismo, al menos una persona acaba de proponerse aprender a amar.



EL AMOR ES EL CAMINO

“Cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo” (Proverbio chino)

Que hemos venido a este mundo a aprender a amar es una verdad ancestral. Se descubrió antes de que comenzara la historia de la filosofía. Zoroastro (630-550 antes de Cristo), Mahavira (599-527 antes de Cristo), Lao Tsé (570-490 antes de Cristo), Buda (560-480 antes de Cristo), Confucio (551-479 antes de Cristo), Sócrates (470-399 antes de Cristo), Jesucristo (1-33)… Todos los grandes sabios de la humanidad, cuyas enseñanzas dieron origen a las instituciones religiosas que conocemos hoy en día, dijeron esencialmente lo mismo: “Amar a los demás es el camino que lleva a los seres humanos a la felicidad”.

Aunque muchos otros han seguido predicando con su ejemplo sobre el poder transformador del amor, pasan los años, las décadas y los siglos, y la gran mayoría de seres humanos seguimos sin saber amar. Aprender eso no entra en los planes de nuestro proceso de condicionamiento familiar, social, cultural, religioso, laboral, político y económico.

Como estudiantes nos hacen memorizar lo inimaginable. Luego nos preparan para ser profesionales productivos. Pero se olvidan de lo más básico. Así es como entramos en el mundo: sin saber gestionar nuestra vida emocional.

Y si bien el éxito no es la base de la felicidad, ésta sí es la base de cualquier éxito.

Por el contrario, desde pequeños nos hacen creer que el mundo está lleno de gente malvada. Que no hay que confiar en los desconocidos. Que lo importante es ocuparse de uno mismo e ir tirando. Así, el miedo, la frustración y el resentimiento van pasándose de generación en generación, creando una cultura basada en la desconfianza, la resignación y la insatisfacción.



MÁS ALLÁ DEL CONDICIONAMIENTO

“No es signo de salud el estar bien adaptado a una sociedad enferma” (Jiddu Krishnamurti)

La perversión de la naturaleza humana ha llegado hasta tal punto que a lo largo de este proceso de condicionamiento también escuchamos que la bondad es sinónimo de estupidez y que la sensibilidad es sinónimo de debilidad, pues uno siempre termina por arrepentirse de sus buenas acciones. Y que amarse a uno mismo es una conducta egoísta, propia de un narcisista. De ahí que hablar acerca del amor al prójimo suene ridículo.

Sean ciertas o no, todas estas creencias moldean nuestra percepción del mundo e influyen en nuestra forma de relacionarnos con los demás y con nosotros mismos. Y no se trata de culpar a nadie, sino de responsabilizarnos de nuestro proceso de cambio y crecimiento. Lo que está en juego es nuestra libertad para decidir quiénes podemos ser. Y aquí no hay maestros, sólo espejos donde vernos reflejados. En última instancia, dejar de existir como orugas y empezar a vivir como mariposas es una transformación que sólo depende de cada uno.

El reto consiste en cuestionar nuestras creencias, por más que atenten contra el núcleo de nuestra identidad. De ahí que este aprendizaje surja como una iniciativa personal, un compromiso a largo plazo en el que la conquista del verdadero amor se convierte en el camino y la meta.

Y no se trata de una moda pasajera. El autoconocimiento y el desarrollo personal son procesos cada vez más aceptados por la sociedad. Al haber tanta oferta y tratándose de un asunto tan íntimo y delicado, su utilidad dependerá de lo bien que sepamos elegir.

LOS ENEMIGOS DEL AMOR

“El amor es la ausencia de egoísmo” (Erich Fromm)

Según las leyes de la evolución, todo empieza con el conocimiento (información veraz). Luego viene la comprensión (experiencia personal). Sólo así es posible aceptar (dejar de reaccionar negativamente frente a lo que sucede) para poder finalmente amar (dar lo mejor de nosotros en cada momento). Por el camino hemos de vencer a nuestro mayor enemigo: nosotros mismos (nuestro mecanismo de supervivencia emocional, más conocido como ego). PARA LOGRARLO ES NECESARIO SER SINCEROS (no autoengañarnos), HUMILDES (reconocer nuestros errores), VALIENTES (atrevernos a enmendarlos) Y PERSEVERANTES (comprometernos con nuestro proceso de aprendizaje).

EL MIEDO (a que nos hagan daño), el apego (de perder lo que tenemos) Y LA IRA (de no conseguir lo que deseamos) nos esperan a la vuelta de la esquina. Un poco más lejos se esconde NUESTRA IGNORANCIA (el desconocimiento de nuestra verdadera naturaleza), la causa última de nuestro egoísmo (tendencia antinatural que corrompe la actitud de los seres humanos), que es precisamente el que nos impide amar, que es nuestra esencia.

Igual que no tenemos que hacer nada para ver, no tenemos que hacer nada para amar. Tanto la vista como el amor son atributos naturales e inherentes a la condición humana. Nuestro esfuerzo consciente debe centrarse en eliminar todas las obstrucciones que nublan y distorsionan nuestra manera de pensar, sentir y ser, como el estrés, la negatividad, el victimismo, el odio, la desconfianza, la vanidad, la envidia, la arrogancia, la preocupación, la intolerancia, la cobardía, la avaricia, la indolencia, el orgullo, la impaciencia, la culpa, la tristeza…



DIFERENCIA ENTRE QUERER Y AMAR

“El amor es lo único que crece cuando se reparte” (Antoine de Saint-Exupèry)

Todos los vicios de la mente son fruto de interpretar de forma egocéntrica la realidad, una actitud impulsiva e inconsciente que nos impide aceptar lo que sucede tal como viene y a los demás tal como son. Ésta es la causa real de todo nuestro sufrimiento, que además nos encierra en un círculo vicioso muy peligroso. Para poder amar, primero hemos de albergar amor en nuestro corazón.

En este caso, el problema es en sí mismo la solución. Y lo primero que debemos saber es qué es el amor. No al que estamos tan acostumbrados, sino al de verdad. Porque una cosa es querer, y otra muy distinta, amar. Querer es un acto egoísta; es desear algo que nos interesa, un medio para lograr un fin. Amar, en cambio, es un acto altruista, pues consiste en dar, siendo un fin en sí mismo.  Queremos cuando sentimos una carencia. Amamos cuando experimentamos plenitud. Mientras querer es una actitud inconsciente, relacionada con lo que está fuera de nuestro alcance, amar surge como consecuencia de un esfuerzo consciente, que nos hace centrarnos en lo que sí depende de nosotros.

Cuando uno ama no culpa, ni juzga, ni critica, ni se lamenta. Los que aman intentan dejar un poso de alegría, paz y buen humor en cada interacción con los demás, por muy breve que sea. Amar también es aceptar y apoyar a las personas más conflictivas, porque son precisamente las que más lo necesitan. 

Amar de verdad es sinónimo de profunda sabiduría, pues implica comprender que no existe la maldad, tan sólo ignorancia e inconsciencia. La paradoja es que el amor beneficia primeramente al que ama, no al amado. Así, el amor sana y revitaliza la mente y el corazón de quien lo genera. Por eso recibimos tanto cuando damos.

Todos somos uno

“Creo que la verdad desarmada y el amor incondicional tendrán la última palabra” (Martin Luther King)
Para saber si hemos aprendido a amar, tan sólo hemos de echar un vistazo a nuestra forma de comportarnos con los demás. No en vano, la relación que mantenemos con todas las personas que forman parte de nuestra vida es un reflejo de la relación que estamos cultivando con nosotros mismos.  Como lo expresa el filósofo Darío Lostado: “si no te amas tú, ¿quién te amará? si no te amas a ti, ¿a quién amarás?”.

Al darnos cuenta de que lo que les hacemos a los demás nos lo hacemos a nosotros mismos primero, tomamos conciencia de lo estrechamente unidos que estamos todos los seres humanos. No en vano, las etiquetas con las que subjetivamente describimos y dividimos la realidad son sólo eso, etiquetas. Y por muy útiles y necesarias que sean para manejarnos en el día a día, no deben separarnos de nuestra verdadera naturaleza: EL AMOR INCONDICIONAL.
Igual que los árboles ofrecen sus frutos cuando crecen en condiciones óptimas, los seres humanos emanamos amor cuando nos liberamos de todas nuestras limitaciones mentales. De ahí que si queremos saber cuál es la mejor actitud que podemos tomar en cada momento, tan sólo hemos de responder con nuestras palabras y acciones a la siguiente pregunta:

¿Qué haría el amor frente a esta situación?


Fuente: La ciencia del Espíritu
Tomado de: http://www.shurya.com/





LAS 104 LEYES DE LA METAFÍSICA


LAS 104 LEYES DE LA METAFÍSICA

1. LEY DE LA ABUNDANCIA: (también llamada Ley de Opulencia o Ley del Éxito). El Universo es abundancia, podemos traerla a nuestra vida a través de la visualización. El éxito y la prosperidad no se refieren solo al dinero, también se refiere a la comunicación, a la espiritualidad, a las relaciones.

2. LEY DE ACCIÓN: No importa lo que pensamos o sentimos, cuales son nuestros dones o potencialidades, solo la acción (el aplicarlos) los trae a la vida. Aquellos que creemos saber que es por ejemplo, el compromiso en algún momento comprendemos que solo ejerciéndolo se lo entiende.

3. LEY DE AKASHA : Es la gran Ley Cósmica que afirma que en la sustancia hay inteligencia.

“En el principio … el espíritu de Dios se movía sobre las aguas y Dios dijo, que se haga la luz y hubo luz” Génesis 1: 1.3. Existe una fuente vida que eternamente emana la energía requerida para toda la existencia. Si esa fuente de luz se detuviera por un segundo, toda la existencia se desvanecería.

Akasha es el principio de la vida, o el fluido dar de vida por parte de Dios.

Akasha: luz invisible: el aura de Dios, la luz de Cristo, la divina presencia manifestándose como Dios dice ” estoy más cerca de ti que tus manos y tu respiración”, “No existe esfera de existencia, incluyendo lo orgánico e inorgánico que no esté llena de chispa de divinidad”.

“Sopló en sus narices el soplo de la vida y el hombre se convirtió en alma viviente” Génesis 2:7 de ahí principio de la respiración pránica.

4. LEY DE LA ANALOGÍA: Condición de la tercera dimensión: si bien podemos usar la analogía para crear (por ejemplo con la visualización) nunca serán exactos los detalles.

Podemos usar la analogía en cuanto a características y correspondencias básicas.

La analogía sirve para intentar entender lo inexplicable.

5. LEY DE ASCENCIÓN: Vibración elevada que el alma encarnada puede alcanzar. Cuando una personalidad pierde la ilusión de la separación con Dios, la vibración de esa persona alcanza el punto de la ascención. Esto no significa que el alma abandone el plano terrestre, se convierte en un modelo a emular. Podemos estimar la frecuencia vibratoria de otra persona de acuerdo a como atrae a otros.

6. LEY DE ATRACCIÓN: (Una de las tres Leyes básicas) Ley básica de toda la manifestación. Explica porqué los planetas se mantienen girando alrededor del Sol y porqué el sistema solar se mantiene unido al sistema . Así mismo mantiene las partículas subatómicas girando alrededor de un núcleo central.

La Ley dice: “atraemos a nuestra vida aquello en lo que ponemos la atención, sea deseado o no”.

Existen tres pasos para atraer lo que uno desea a su vida:

Tener muy claro que es lo que se desea.

Elevar las vibraciones hasta que se ajustan a ese deseo.

Permitir que lo deseado llegue.

7. LEY DEL BALANCE O DEL INTERCAMBIO JUSTO: Supera todas las Leyes humanas creando estabilidad en la manifestación tridimensional. Cada pensamiento deberá ser compensado por aquel que lo creó. Esto es sabiduría divina: permite que existan todos los puntos de vista sin que nadie deba ponerse a defenderlo. Nadie puede decirte lo que significan las circunstancias de tu vida para ti.

8. LEY DEL DESAFIO O RETO: Tenemos derecho a preguntarle a cualquier entidad incorpórea cual es su intención, su identidad y cualquier información pertinente. Aquellos que vienen a traernos mensajes no se molestan por estas preguntas. Pregunta a las entidades lo que desees saber tres veces (usando las mismas palabras) y recibirás la información correcta.

9. LEY DE AFINIDAD QUÍMICA: Gobierna el alma del reino mineral. Se refiere a la unión de átomos y elementos. Sirve para perpetuar la vida en el reino mineral y preservar su integridad.

10. LEY DE COHESIÓN: Una de las siete Leyes del sistema solar. E s una rama de la Ley de Atracción. Trabaja en el reino de las mónadas. En un plano material, rige la reunión de las moléculas en el nivel subatómico.

En el plano de la evolución , interviene en la construcción de formas nuevas

11. LEY DEL COLOR: Todos los colores son centros de atracción y son complementarios o antagonistas unos de otros. El color sana y tiene impacto físico, emocional y mental. El hombre está en parte compuesto de color (en el aura). Somos color, tono, símbolos y velocidad de vibración o luz.

12. LEY DEL TERRENO COMÚN: Permite resolver problemas y puede visualizarse cuando dos o más se reúnen para zanjar diferencias. El área es limpiada de energías previas enviando energía de amor a esa área. Se cubre con una red de luz dorada.

13. LEY DE LA CONCIENCIA: Afirma que a medida que la conciencia se expande, así se expande el tiempo y el espacio. Así aumenta el conocimiento de ese hombre y sus oportunidades y posibilidades.

14. LEY DE LA CONTINUIDAD DE LA CONCIENCIA: El Universo está en un proceso de creación continuo. La conciencia cósmica es una realidad y todo está conectado. Para ordenar esto existe la conciencia. La fusión de la conciencia individual con la conciencia universal (construcción del Puente Antahkarana) resulta en el desarrollo de conocimiento universal (omniciencia = todo el conocimiento). La continuidad de la conciencia se logra una vez que el alma ha reconocido, despertado y se ha liberado e identificado con el todo. Una forma de avanzar en esto es estar atentos y observarnos.

15. LEY DE LOS CICLOS: El mundo de la naturaleza el regido por ciclos, día, noche, estaciones, fases lunares. Los ciclos no se empujan unos a otros. Todo sucede en su momento justo. Todo tiene un tiempo de ascenso y otro de caída. Lo que se eleva caerá y lo que cae se volverá a levantar. Es la Ley de los Ciclos.

16. LEY DEL RETORNO CÍCLICO: También llamada Ley de Reencarnación, una vez que el alma califica como para encarnar en la tercera dimensión, existe un aprendizaje que lleva a cabo. La reencarnación es el proceso por el cual, “la conciencia del átomo permanente” se manifiesta en otro cuerpo a través del nacimiento humano. (Esto explica la genialidad de algunos niños). Todo Karma deberá ser limpiado o perdonado y ciertos aspectos del crecimiento del alma deberá ser limpiado o perdonado y ciertos aspectos del crecimiento del alma deben ser alcanzados antes de que el episodio reencarnacional se considere terminado.

17. LEY O DERECHO A DECRETO (INNVOCACIÓN DIVINA): Esta Ley particular existe para aquellos que trabajan en servicio de otros. Los seres que están sólo a su propio servicio no la encontrarán efectiva. Esta Ley le permite al reino ascendido a moverse desde los confines de la Ley de No-Intervención para actuar en nuestro beneficio. Al decretar, debemos agregar la frase “Bajo la Ley de la Gracia”, lo que garantiza que no se manifestará nada que resulte perjudicial para nuestra existencia o el interés superior de todos y convierte a nuestra manifestación en algo libre de Karma. Para que los decretos funcionen deben ser emitidos tres veces. Por ejemplo “Por Decreto Divino, en el nombre de (Jahvé, Dios, Jesús, Maestros Ascendidos, Angeles sanadores, Madre María, Mi Ser Superior, etc…) y bajo la Ley de la Gracia, pido……… Está hecho. Gracias.” Realiza el pedido tres veces, luego déjalo ir. Está en buenas manos, confía.

18. LEY DE LA DISCIPLINA: Practicando la disciplina, uno expande la entidad a un nivel mucho mayor que cualquier otra acción. La disciplina es el medio más seguro de ganar independencia y libertad. Provee la concentración necesaria para desarrollar las habilidades y el conocimiento que se traduce en mayores opciones en la vida. El compromiso incluye disciplina durante cierto período de tiempo. La disciplina y el compromiso proveen un puente entre el aquí y nuestros objetivos.

19. LEY DE DESINTEGRACIÓN: Una de las siete Leyes del sistema solar. Solo funciona en la tercera dimensión y afirma que todo lo existente materialmente llega a un punto de destrucción que permitirá la construcción de materia nueva, esto incluye a nuestro sistema solar. Cuando se trasciende la tercera dimensión, se supera esta Ley. Rige tanto la desintegración mineral como la disolución de formas mentales caducas. Las grandes catástrofes terrestres como la disolución del vehículo astral cuando se lo deja atrás. Es la Ley más difícil de entender por los humanos.

20. LEY DEL FLUJO DIVINO: Viviendo el presente, centrándonos en el amor y estando al servicio de otros (opuesto al servicio a uno mismo) vivimos la Ley del Flujo Divino, el flujo de nuestro Ser Superior, creando acciones que reflejan amor y receptividad. Cuando somos capaces de hacer esto, aprendemos a saber exactamente que decir, que hacer para el bien de todos y evitar aquello que no nos gusta -en nosotros y en los otros-. Mantenemos una fuerte conexión con Dios. Cuanto más lo hacemos, más capaces somos de hacerlo.

21. LEY DEL AMOR DIVINO Y LA UNIDAD: Esta Ley afirma que cuando el alma completa su ciclo de reencarnación habiendo aprendido a vibrar a una velocidad que lo iguala a Dios, se le permite fundirse con Dios. Se convierte en una extensión de Dios y puede vivir en la Luz líquida que surge de Dios o reencarnar como avatar (guía) en la tercera dimensión para ayudar a la humanidad.

22. LEY DE LA ECONOMÍA: Causa que la materia siempre siga la línea de menor resistencia, es la base de la acción separativa de la materia gobierna la materia. Los iniciados deben perfeccionarse en esta Ley antes de lograr la iluminación. (entre dos opciones siempre se prefiere la más económica, la que ahorra más recursos, siempre que dé resultados comparables).

23. LEY DE ECONOMÍA DE LA FUERZA: Una de las tres Leyes principales. También llamada Ley del menor esfuerzo. Concierne tanto al mundo material como al físico. Responde al hecho de lograr el mejor resultado posible con el menor gasto posible de energía. Existe un significado escondido en esta Ley: aquellos que desean trabajar constructivamente deben aprender a usar esta Ley de sentido común. Cuando está presente, se economiza tiempo, la energía de distribuye sabiamente, se elimina el celo excesivo y los Maestros pueden confiar en la sagacidad del aspirante.

24. LEY DE CONGRUENCIA: (Principio de correspondencia en Kybalión) “como es arriba es abajo”. El propósito de esta Ley es conducir la mente hacia la idea de la Unidad del Todo – iluminación. Los pensamientos de nuestra mente se reflejarán en las circunstancias exteriores. Nuestro mundo externo es el reflejo de nuestro mundo externo. La Tierra es una escuela donde se aprenden estas Leyes de control mental. Existe una correspondencia entre los fenómenos del mundo físico y el no físico, esto explica intuición, visión remota y viaje astral. También explica el conocimiento espontáneo. Debe usarse continuamente. Establece la conectividad entre todo lo existente. Los maestros de Egipto la conocían como la sustancia de lo etéreo, como medio de transmisión de luz, calor, electricidad. Conocida también como sustancia universal, aquella en la que todo (soles, planetas) está suspendido. Investigaciones con el Hubble descubrieron la manifestación física de esa sustancia, “materia oscura”, no refleja ni absorbe la luz por eso no se ve.
Planos de correspondencia: Plano Físico, Plano Mental, Plano Espiritual = Gran Trinidad.

25. LEY DE EXPANSIÓN: La conciencia se expande gradualmente, por ello todo en la naturaleza habita dentro de una esfera. La esfera requiere de dos fuerzas: rotativa y cíclica – espiral para producir su actividad interna.

26. LEY DE LA EXPECTATIVA: La energía sigue al pensamiento. Vamos hacia lo que imaginamos. Lo que asumimos , esperamos o creemos, crea nuestra experiencia. Cambiando la expectativa cambiamos cada aspecto de la vida.

27. LEY DE LA FE: Reconoce que existe más de lo que sabemos. Lo reconocemos porque somos parte del Todo. Tenemos un vínculo directo con la Fuente Universal. Solo tenemos que mirar dentro, escuchar, discernir y confiar. Debemos confiar en nuestra intuición y sabiduría interior como árbitro final y fuente de nuestras decisiones.

28. LEY DE FIJACIÓN: Una de las siete Leyes del sistema solar. Gobierna el tiempo del nacimiento de un individuo. De acuerdo al pensamiento de un hombre así será su realidad. El “fija” para sí mismo el karma correspondiente. La palabra se elige por dos propósitos: da la idea de que el hombre puede dar forma a su propio destino y en segundo lugar implica estabilidad (a medida que la evolución progresa el Ego tiene la facultad de formar formas de pensamiento concretas). Esta Ley gobierna el plano mental.

29. LEY DE FLEXIBILIDAD: Implica la aceptación del momento presente, de los demás y de nosotros mismos. Requiere un estado de conciencia alerta y en expansión. Los bloqueos se convierten en escalones y los problemas son oportunidades. Todo sirve al propósito superior. “Dios me concede la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje de cambiar las cosas que puedo y la sabiduría de reconocer la diferencia”.

30. LEY DEL PERDÓN: Trabaja con la energía del permitir. Supera la antigua tradición del “ojo por ojo” . Intercede la Ley de la Gracia (34). La continuación de la especie humana depende de esta Ley. El perdón y la amabilidad son las cualidades de los que se dominan a sí mismos

31. LEY DEL LIBRE ALBEDRÍO: Los que estamos en la tercera dimensión tenemos libertad de elegir si queremos usar nuestra creatividad de forma negativa o positiva. Es nuestra decisión. No todos los planetas se manejan dentro de esta Ley. No importan las circunstancias, podemos elegir nuestro camino.

32. LEY DE GÉNERO: Masculino y Femenino se manifiestan en toda la creación. Todas las formas de vida los contienen a ambos. En el plano físico hay individuos masculinos y otros femeninos. De eso se trata la reproducción de las especies. En el plano mental hay energías masculinas y femeninas, aunque cada una contiene parte de las otras. En el plano espiritual, masculino y femenino se funden en Dios Padre-Madre.

33. LEY DE BUENA VOLUNTAD: Nuestro Ser Superior + nuestra mente-pensamientos + nuestra acción – energía: solidifica la materia. Ímpetu creativo positivo, crea una realidad mejor. Algunos están “a cargo” de este proceso, son los individuos que crean, que elaboran ideas, que solucionan problemas. Los demás acompañan con su ” buena voluntad”. De a poco se irán viendo los resultados.

34. LEY DE LA GRACIA: Cuando uno utiliza esta Ley puede recibir más de lo que merece. Puede enviar sanación a otros sin interferir con el plan de su alma.

35. LEY DEL ENTENDIMIENTO GRUPAL: Cuando los esfuerzos de varios individuos se suman, el resultado se multiplica, ya sea para un trabajo de luz o de magia negra. Cuanto más puro el pensamiento (es decir sin mezcla de otros pensamientos) más poderoso el resultado. También es importante mantenerlo en la mente por tiempos prolongados.

36. LEY DE VIDA GRUPAL: El hombre debe pensar si sus acciones afectarán su grupo de pertenencia, el hombre vive en familia pero las familias se agrupan. Siempre se debe pensar en función del grupo, que en última instancia es la GRAN HERMANDAD HUMANA.

37. LEY DEL PROGRESO GRUPAL: También conocida como Ley de la Elevación. Se simboliza con una montaña en cuya cima hay una cabra. El carnero simboliza esfuerzo grupal. Energía del séptimo rayo. Todos los lugares difíciles pueden alcanzarte.

38. LEY DE LA CURACIÓN: Habilidad de canalizar energía (chi, prana, Espíritu Santo) desde la Fuente Divina que llamamos Dios. El propósito de esta canalización es proveer energía divina o remover bloqueos. Los sanadores efectivos tienen ondas cerebrales a 7.8 Hz., la misma pulsación que la Tierra.

39. LEY DE LA VOLUNTAD SUPERIOR: cuando abandonamos el deseo de servir a nuestros propósitos egoístas (exclusivamente) y dejamos que la Voluntad Superior nos guíe, sentimos una incandescencia inspirada en nuestro centro y nuestras acciones se encaminan en el sentido de la acción correcta.

40. LEY DE LA HONESTIDAD: Implica expresar aquella realidad interior que es más auténtica. Ser nosotros mismos. En el sentido de la integridad: actuar en línea con las Leyes Universales en lugar de reaccionar negativamente. No hay castigo para el que no cumple estas Leyes. Las mismas consecuencias de sus actos son el castigo. Cuando dejamos que el miedo nos detenga de expresar lo que sentimos estamos siendo deshonestos con nosotros mismos.

41. LEY DE LA IDENTIDAD: Cada individuo tiene derecho a su propia singularidad. Esta Ley tiene que ver con el tiempo en que el alma permanece entre encarnaciones. Durante ese lapso, los rasgos de su identidad individual sobreviven, de esa manera puede continuar realizando su misión.

42. LEY DE INTENCIÓN: Cuando una persona mantiene una intención en su mente pero no toma las acciones en ese sentido, da una falsa imagen de sí mismo. Piensa mejor de sí mismo que lo que sus acciones demuestran. La energía (acción) debe ir después de la intención. Si uno actúa con amabilidad solo para que los demás lo reconozcan, entonces no recibirá beneficios. Para una recompensa espiritual, la intención y la acción deben estar unidas. Cuando uno promete algo y no lo cumple, constituye una mentira y esto crea Karma.

43. LEY DE INTUICIÓN: Solo podemos contar con nuestra fuente de información interior o intuición cuando dejemos de depender de las opiniones de otros para reforzar nuestro sentido de identidad o valor.

44. LEY DE PROPORCIONES INVERSAS: (longevidad) Uno puede prolongar su vida aprovechando mejor la energía pránica. El lapso de vida es de 120 años si la persona respira 21.600 veces por día, esto es 15 respiraciones por minuto. Si la frecuencia de respiraciones es de 18 veces por minuto, la vida será de 96 años. Si los hábitos de vida y el gasto innecesario de energía lleva a nuestras respiraciones a unas 30 por minuto, el promedio de vida bajará a 60 años. Si la frecuencia desciende por prácticas de yoga y autocontrol, a un promedio de 5 respiraciones por minuto, el promedio de vida puede llevarse a 360 años. Si se lleva a 1 por minuto, la vida alcanzaría los 1800 años. Si la frecuencia de respiraciones se reduce a cero, la vida sería infinita. El secreto de la longevidad consiste en desviar la respiración a los canales y centro sutiles.

45. LEY DE LA JUSTICIA: Esta Ley afirma que cuando uno ejerce una acción sobre otro, recibirá una acción equivalente. A su tiempo, todas las cosas se equilibran. El funcionamiento de esta Ley es instantáneo para las personas que se dan cuenta de que son Dios. Se esfuman para siempre las contracorrientes del ego y la retribución no se hace esperar.

46. LEY DEL KARMA: Principio natural de la causa y el efecto. Cada causa tiene su efecto, todo efecto tiene una causa. Todo sucede de acuerdo a la Ley. Cuando se usa esta Ley con esfuerzo consciente, se producen resultados deseables en la vida de esa persona. Cuando se usa inconscientemente los resultados son desastrosos. Se los llama accidentes. Una de las causas mentales más comunes de estos resultados es el miedo. La causa del miedo es una falta de conocimiento acerca de Dios. Puede ser eliminado a través del conocimiento, la sabiduría y la comprensión de la Ley Universal. Dado que exixten 7 dimensiones de realidad en las cuales pueden ocurrir las causaciones, no nos damos cuenta de la mayoría de las causas de ciertos efectos. Comprendiendo las Leyes Universales podemos operar en la gracia en lugar de acumular Karma.

Artículo Relacionado: Ley del Karma o Káram

47. LEY DEL CONOCIMIENTO: Todo conocimiento es energía. El conocimiento es menos necesario que la habilidad para utilizar el potencial de la mente y el pensamiento. El conocimiento es la comprensión total de las Leyes de energía, conservación de la fuerza, fuentes, cualidades, tipos, vibraciones.

48. LEY DEL LOTO: El florecimiento del ser incluye conocimiento, amor y sacrificio.

49. LEY DEL AMOR: Una de las siete Leyes del sistema solar. Ley del plano astral. Transmutación del deseo natural en amor incondicional.

50. LEY DE LA UNIÓN ETÉRICA: Su símbolo son dos figuras, una masculina, otra femenina, unidas por la espalda. El hombre lleva sobre su cabeza un escudo o bandeja de plata o reflector. La mujer lleva una urna con aceite. Debajo figura un jeroglífico que contiene el secreto del plano astral. Funciona bajo el quinto rayo, el vitalizante.

51. LEY DEL CONTROL MAGNÉTICO: Una de las siete Leyes del sistema solar. En el control de esta Ley reside el control del espíritu sobre el cuerpo. Cada pensamiento trae su resultado que vuelve a nosotros como un boomerang. A la manera de un imán, atraemos aquello que pensamos.

52. LEY DEL IMPULSO MAGNÉTICO: Ley de unión polar. Resulta en la unión entre un hombre y un grupo con el que vibra armónicamente. Su símbolo es el de dos esferas unidas por un triángulo de fuego. Representa así la unión atómica. El rayo energético que le corresponde es el segundo. Es factor de manifestación.

53. LEY DE MAGNETISMO: Produce la unificación de la personalidad, es de un orden más elevado que la unión sexual y es expresión de la fuerza lunar.

54. LEY DE MANIFESTACIÓN: Existen acciones, sonidos, técnicas, energía mental y símbolos que cuando se comprenden permiten manifestar amor, alegría y paz en el aura. Con más práctica y amor es posible crear objetos físicos. Es una fuerza, equivalente a la electricidad y la gravedad. La mente humana es una chispa de la mente de Dios. Cualquier cosa que la mente humana crea con fuerza, ocurrirá (siempre que se mantenga un pensamiento puro, esto es, que no interfiera otro pensamiento).

55. LEY DE MANTRAS: Cada mantra es un vínculo con cierto aspecto del absoluto, cierta manifestación de la divinidad. En la práctica auténtica de mantras, uno se olvida que es uno mismo el que está cantando, se vuelve el mantra mismo y llega a un estado en que solo existe el mantra. Uno se conecta entonces con el Ser que el mantra representa – si se trata del nombre de un Maestro – o conecta con el rayo de luz emanado de Dios si es un sonido (aum, om, hu, etc.), la práctica de cantar mantras es muy beneficiosa en la elevación de la vibración.

56. LEY DE LA MEDITACIÓN: Corriente de pensamiento unificado. Esfuerzo mental continuado para asimilar el objeto de la meditación, liberado del esfuerzo por asimilar otros objetos. Lo menos que ocurre es la calma. Al meditar acerca de Dios se produce una fusión con él o iluminación.

57. LEY DE MENTALISMO: “Todo es mente”. Todo: realidad sustancial subyacente a todas las manifestaciones empíricas. El universo material aparente con todas sus galaxias es espíritu mental indefinible, incognoscible, universal, infinito y viviente. Esta Ley explica la verdadera naturaleza de la energía, el poder y la materia. La naturaleza del universo es mental. La transmutación mental es el arte de cambiar las condiciones del universo. El átomo de materia, la unidad de fuerza, la mente del hombre y el ser del arcángel son solo grados en una escala, pero son fundamentalmente lo mismo. La diferencia reside en el grado y velocidad de la vibración. Todas son creaciones del Todo y solo existen en la Infinita mente del Todo.

58. LEY DE LOS MILAGROS: Esta Ley puede ser operada por cualquier persona que se haya dado cuenta de que la esencia de la creación es luz. Un maestro puede usar su conocimiento divino para proyectar instantáneamente en manifestación física los átomos de luz. La forma de la proyección (agua en vino, medicinas, cuerpo humano) está determinada por los poderes, visualización y voluntad del maestro. Todos lo eventos en nuestro universo son explicables por estas Leyes, los llamados milagros son logros naturales cuando uno comprende el funcionamiento de las Leyes. Nada es un milagro excepto en el sentido sutil que todo es un milagro. Existe algo más milagroso que el hecho de que nos encontremos encajados en cuerpos intrincadamente organizados sobre un planeta que gira en medio de las estrellas?.

59. LEY DEL REGRESO MONÁDICO: Tiene que ver con la fuerza de evolución y es en la suma total de tres influencias. La fuerza de las vibraciones de las siete estrellas de la Osa Mayor depende de la cercanía y alineación entre cualquier hombre celestial y su prototipo (¿?). En segundo lugar están las siete hermanas, o Pléyades. En tercer lugar está Sirio. La aparición y desaparición de estas olas de fuerza de vida producen la encarnación de peregrinos divinos y manifiesta grandes vidas como el “Observador Silencioso” o el “Gran Sacrificio”. Dentro de ciertos límites, el hombre controla su destino, manipulando niveles de energía inferiores y a medida que el tiempo pasa su control se vuelve más extensivo.

60. LEY DEL NO JUICIO: El Espíritu Universal no nos juzga, los juicios son inventos humanos, un medio para comparar, contrastar y controlarnos a nosotros mismos. Bajo la Ley de la equivalencia (24) nuestras críticas atraerán críticas en igual medida. La revisión kármica que cada uno de nosoreos realiza después de cada vida es una condición de esta vida en tercera dimensión.

61. LEY DEL DESAPEGO: El apego a uno mismo crea Karma. El desapego es posible cuando uno se da cuenta que el ser es vacío. El ser no existe como entidad separada. La comprensión conceptual de esta verdad no alcanza para lograr la liberación. Hay métodos para lograr desapego pero en general caen en dos categorías: conducta de desapego y práctica espiritual. A través de ellos es posible liberarse de los confines de una vida determinada karmicamente.

62. LEY DE LA NO INTERVENCIÓN: Los individuos y las sociedades tienen el derecho de servirse a sí mismos y no a otros. Esto evita que seres físicos o no físicos intervengan o corrijan aquello que ven que está mal. Si se viola esta Ley ocurre mucho karma. Al espíritu no se le permite canalizar material hacia una persona que lo fuerce a modificar su evolución. La única excepción es cuando el canalizador está de acuerdo con el ingreso de otra conciencia para impartir conocimiento.

63. LEY DEL ORDEN DE LA CREACIÓN: Todo lo que comienza es concebido por el espíritu, crece en la mente y se manifiesta en lo material. Primero es la fuente o el medio o la manera por la cual los poderes hacen posible la creación. Luego los hombres usan esto para fines destructivos. Sin embargo, el hombre se está desarrollando hacia la luz. Estamos alcanzando un punto crítico a partir del cual habrá más luz que oscuridad.

64. LEY DE LA PACIENCIA: La paciencia involucra acción y pensamiento, espiritual, mental y físico. A través de ella aprendemos a conocernos, a medir y poner a prueba nuestros ideales, a usar la Fe y buscar la comprensión sobre toda otra virtud. La paciencia le permite a las otras virtudes manifestarse profundamente, A través de la paciencia sabemos que la iluminación llegará a su debido tiempo.

65. LEY DE LOS HÁBITOS: Todo hábito o patrón, sea que lo llamemos bueno o malo, tiende a reproducirse a sí mismo hasta que lo quebremos haciendo algo diferente. Aprendimos a encontrarle sentido al mundo a través de la observación de patrones y esto es una habilidad de valor para la supervivencia. Pero podemos corregir los hábitos disfuncionales, negativos o destructivos haciendo algo diferente.

66. LEY DE LA PERFECCIÓN: Esta Ley afirma la absoluta perfección del proceso de nuestro desarrollo. Desde una perspectiva trascendental todos tienen el potencial para ser incondicionalmente perfectos. Cuando entendemos el cuadro total, entendemos nuestro rol y responsabilidad para ayudar al mundo a vivir de una manera más amorosa, generosa, amable y gentil. Cuando vivimos de acuerdo a esta responsabilidad expandimos nuestro ser hacia la perfección.

67. LEY DE LA PERIODICIDAD: El entrenamiento es cíclico, tiene su marea baja y su marea alta, como todo en la naturaleza. Tiempos de actividad dan paso a tiempos de descanso y períodos de contacto alternan con períodos de silencio aparente. Si el estudiante se desarrolla según lo deseado, cada período en calma es seguido por una actividad mayor y por logros más potentes. Aprender a sincronizarse con el ritmo.

68. LEY DE AFINIDAD PLANETARIA: Ley que rige la interacción entre los planetas.

69. LEY DE POLARIDAD: Todo es dual. Todo tiene polos. Todo tiene su par de opuestos. Parecido y diferente son lo mismo. Los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado. Todas las paradojas se pueden reconciliar. Sin polaridad, la luz, la gravedad y la electricidad no serían posibles. En la persona esto se da en su polaridad luz – oscuridad. A partir de esta Ley tomamos decisiones (generosidad – avaricia, amor – odio, verdad – mentira). Esta Ley tiene que ver también con la Ley de causa y efecto, porque es como un péndulo que hace regresar lo que uno envió.

70. LEY DE LA PLEGARIA Y LA MEDITACIÓN: La plegaria es el esfuerzo consciente de comulgar con la Conciencia de Vida y su Creador y así hablar con Dios. La plegaria es un alineamiento, un proceso de limpieza que abre nuestro ser interior a la Fuente de toda la vida para aquellos que están ansiosos por iluminarse. Hablamos con Dios, pero a menudo no esperamos la respuesta. En meditación las Fuerzas Creativas de Dios pueden canalizarse a través de vías espirituales y físicas y diseminarse por nuestro cuerpo a través de nuestros chakras. La plegaria es precursora de la meditación. Medita regularmente.

71. LEY DEL MOMENTO PRESENTE: El tiempo no existe. El pasado y el futuro solo tienen realidad en nuestra construcción mental. La idea del tiempo es una convención de pensamiento y lenguaje, en acuerdo social. En realidad sólo tenemos este momento. Cuando tenemos algún remordimiento por el pasado, es nuestro pensamiento el que lo mantiene vivo. Lo mismo pasa con la ansiedad por el futuro. Cuando trabajamos conscientemente en vivir el momento, el presente mejora.

72. LEY DEL PROCESO: Representa la conciencia de que tenemos objetivos que lograr en nuestra vida. Si queremos lograr cierto objetivo debemos establecer una dirección (crear orden), prepararnos bien y proceder por pasos pequeños pero seguros. Cualquier logro debe alcanzarse mediante incrementos. Saltear un paso o tomar un atajo a menudo resulta en fallas. Hay que saber apreciar el logro del pequeño paso.

73. LEY DEL PROGRESO: En la Tierra, el cambio es un fenómeno constante. La vida nunca se queda estática, siempre está llevando a cabo un movimiento. Cuando hablamos del progreso espiritual, hablamos del progreso del alma. El alma está siempre en progreso, activando la vitalidad del cuerpo del hombre que la contiene. Sin embargo, algunas almas hacen un cambio que involuciona, el movimiento puede ser negativo. Trabajando con esta Ley el movimiento tiende a ser positivo.

74. LEY DE LA PROFECÍA: El único futuro verdadero que existe es el deseo o voluntad de la Fuente de toda creación de que ninguno se pierda. El futuro es el desarrollo de la Divina Presencia Yo Soy. La geometría sagrada es un aspecto, una manifestación del amor de Dios. Las personas que acceden a los registros akashicos están utilizando la geometría sagrada para trazar una línea desde un supuesto pasado, a través del presente y hacia el futuro. La habilidad de usar la geometría sagrada se alcanza cuando uno eleva su vibración al punto de pode acceder a Akasha para ayudar a otro ser. Cuando uno lee la energía de las personas moviéndose al futuro debe tener en cuenta que esa energía cambia todo el tiempo. Muchas profecías antiguas han perdido relevancia, a pesar de que los profetas estaban en lo correcto. Solo de escuchar la predicción ya estamos cambiando el futuro.

75. LEY DE LA RADIACIÓN: Esta expresión de la actividad divina tiene mucha utilidad práctica. Entender la cualidad radiatoria de toda sustancia es un punto importante de la evolución. Es el efecto producido por todas las formas en todos los reinos cuando se alcanza tal nivel vibratorio que las vibraciones sobrepasan los límites del cuerpo y permiten la emanación de la esencia subjetiva. La liberación implica la habilidad del átomo consciente para pasar a una vibración más alta con una mayor realización de la conciencia.

76. LEY DEL RENACIMIENTO: Cada vida es un asumir antiguas obligaciones, una oportunidad para pagar antiguas deudas, recuperar antiguas relaciones, compensar y progresar, despertar cualidades dormidas, reconocer antiguos amigos o enemigos y explicar las condiciones por las cuales el hombre es como es. Esta Ley, cuando se la comprende, puede resolver muchos problemas sexuales y matrimoniales. Crea una persona que pisa con más cuidado en su camino de vida.

77. LEY DEL REBOTE: Todo ser tiene derecho a salir de una situación negativa, mas fuerte y atrevido y con mayor crecimiento que antes. Esto ha sido utilizado en historias desde los comienzos de la humanidad. Las situaciones traumáticas crean la necesidad del rebote y el alma a veces busca estas situaciones negativas para dar un salto en la fe (que le sirva a ella y a los observadores de la situación).

78. LEY DE LA REPULSION: Representa los ángeles destructores, aquellos con espadas llameantes. El ángel que guarda el tesoro empujará al hombre en distintas direcciones hasta que encuentre el Portal de iniciación. El rayo correspondiente es la energía de rechazo del primer rayo, el factor de dispersión.

79. LEY DE RESPONSABILIDAD: Fue idea de Dios separar, darle existencia al alma. Fue nuestra idea separarnos de Dios hacia la materialidad porque el propósito inicial era el crecimiento rápido. Algunas almas han perdido su alma en cierta forma. Dios es responsable por nosotros a través del amor, nosotros somos responsables de reclamar ese amor. Una vez establecidos los límites de nuestra responsabilidad podemos hacernos cargo de nuestro deber y dejar ir lo que no lo es. Encontraremos mayor alegría en apoyar a otros y crearemos relaciones armoniosas. Esta Ley nos ayuda a entender que existe una línea muy delgada entre la cooperación excesiva y la codependencia. La Ley nos enseña a respetar nuestros valores internos y encontrar nuestro punto de equilibrio.

80. LEY DEL RITMO: Todo fluye, todo tiene sus mareas, todo sube y baja, el péndulo se manifiesta en todo. Este principio, en el plano físico, es el más visible de los principios y su poder puede observarse en la naturaleza. En el plano mental se manifiesta en los cambios de humor. Es la Ley de compensación y mantiene en equilibrio todas las cosas. Perpetúa el fenómeno del tiempo. Contrarrestar este movimiento puede lograrse polarizando las cualidades internas y es un arte conocido por hierofantes, adeptos y maestros de todas las épocas.

81. LEY DE LAS RELACIONES HUMANAS CORRECTAS: Nos ayuda a poner límites a nuestras conductas en relación con otros. Nadie debe forzar la enseñanza, el consejo o la guía. Lograremos más éxito con nuestro ejemplo y escuchando al otro. Las personas, si se les da la oportunidad, encuentran sus propias respuestas.

82. LEY DEL DERECHO AL PROPIO ESPACIO: Todos tenemos derecho a elegir nuestra carrera, nuestro sistema de creencias y la vida que vamos a crear. En el niño, está permitida la guía paterna, pero el adulto tiene derecho a elegir su visión. Amigos sobreprotectores y gobernantes dictatoriales han impedido la plena aplicación de esta Ley.

83. LEY DEL SACRIFICIO (Y MUERTE): Una de la siete Leyes del sistema solar. Factor de control en el plano físico. Destrucción de la forma como requisito de la evolución. “Ley de aquellos que eligen morir”. Símbolo: crucificción, rosacruz con pájaro arriba (dorado). Energía del cuarto rayo.

84. LEY DE ESCUELAS (AMOR Y LUZ): Cubre la expansión de conciencia de las personas que evolucionan y la habilidad de atraer: su ser superior, su gurú, aquello que busca saber, aquello que necesita para ejercer su servicio, otras almas con las cuales trabajar.

85. LEY DEL SERVICIO: Surge de la aplicación exitosa de la Ley de Antahkarana (14) y la meditación (56). Ley que dominará el futuro. Ocurre cuando alma y personalidad se entregan. Requiere sacrificio de tiempo e intereses personales, esfuerzo deliberado, sabiduría continua y desapego. Es la Ley de la Era de Acuario. Trabaja bajo el sexto rayo. Eludirla concientemente trae penalidades kármicas.

86. LEY DEL SEXO: Fuerza que une las polaridades en el nivel animal. Deber de perpetuar la forma. Solo será poderosa mientras dure la diferencia de los sexos: tendencia futura: androginia.

87. LEY DE LA EVOLUCION SOLAR: Suma todas las actividades menores de la evolución del sistema.

88. LEY DE LA UNION SOLAR: Ley del uso oculto (interjuego solar entre el aspecto material y el de conciencia). No se puede hablar más de ella.

89. LEY DEL SONIDO: Todo ser viviente tiene un sonido. La ciencia del sonido traerá cambios y formas nuevas. Sanación con sonido: muy efectiva, restaura los patrones de armonía en las personas. Eleva vibración ” Om manipadme hum”. El mantra más poderoso.

90. LEY DEL ACERCAMIENTO ESPIRITUAL: Derecho de cada persona a crear cada pensamiento, palabra e intención en reflejo de su Ser Divino. Cuando esto se realiza con éxito, la persona refleja a Dios y es espejo para la emulación de otros.

91. LEY DEL DESPERTAR ESPIRITUAL: Para despertar espiritualmente es necesario un nivel básico de autocontrol y estabilidad. El egoísmo trae peores consecuencias kármicas cuando uno entra en contacto con los reinos superiores. Con el despertar espiritual se requiere mayor impecabilidad.

92. LEY DE LA CONVOCATORIA: Uno puede aprender a convocar un alma, elevar la propia y tener una conversación con ella. De alma a alma. El mensaje es recibido de manera profunda.

93. LEY DE LA RENDICION: Rendirse asusta mucho. Solo puede hacerse cuando hay fe completa en Dios. Cuando se abandona el yo, se da un fundirse con un estadío superior de existencia. Al rendirse, inmediatamente se manifiesta una realidad que es exactamente lo que necesita esa alma para su evolución.

94. LEY DE SINTESIS: Una de las tres Leyes principales. Todas las cosas: abstractas o concretas existen como UNA. Unidad del pensamiento de Dios. Ley principal del Hombre Celestial: La Ley de Atracción ha oscilado, la Ley de Economía ha sido trascendida.

95. LEY DE ENSEÑANZA: Responsabilidad de pasar a otros lo que uno aprende, siempre que ellos quieran aprender.

96. LEY DE TELEPATIA: Posibilidad de recibir mensajes de otros a través de vibraciones de pensamiento.

97. LEY DE LOS TRES PEDIDOS: Cada vez que elevamos un pedido a Dios, repetirlo 3 veces, aumenta su efectividad.

98. LEY DEL TIEMPO: El momento presente es el momento de la creación. El futuro es creado por los pensamientos, emociones y acciones del hoy. La existencia en tercera dimensión tiene una estructura de tiempo mucho más rígida que en cuarta dimensión. Elevando la vibración es posible entrar en el “no tiempo” (demostraron muchas virtudes, aniquilaron su ego, eximieron mucho karma). El tiempo lineal de la tercera dimensión fue creado para que se perciba un orden y no se recuerden las vidas pasadas.

99. LEY DEL AMOR INCONDICIONAL: Amarnos y honrarnos a nosotros mismos y a los demás. Conciencia de que todos formamos parte de Dios. Todo es más fácil cuando amamos así.

100. LEY DE LA UNIDAD: Todos estamos unidos y contenemos la semilla de la divinidad. Cuando uno de nosotros crece, todos crecemos. Es el miedo lo que nos mantiene separados de la fuente.

101. LEY DE SIMPATIA UNIVERSAL: Permite a los yogui transferir información a otras mentes.

102. LEY DE VIBRACION: Una de las siete Leyes del sistema solar. Nada está quieto, todo vibra. Las diferencias entre materia, pensamiento y espíritu es una diferencia de frecuencia vibratoria. Los átomos vibran tan rápido que parecen quietos. En el otro extremo, hay átomos que vibran tan lento que parecen inexistentes.

103. LEY DE LA VOLUNTAD DE DIOS: Es la voluntad divina que lo humano sea divino. Dios es todo el bien y es a causa de Dios que todo existe.

104. LEY DEL PODER DE VOLUNTAD: Cada individuo tiene derecho a desarrollar su propio nivel de fuerza de voluntad, independientemente de su grupo de almas.