NAMASTÉ



"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."


Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.

Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.

Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.

Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.

Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.

Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.


*********


Por todo esto puedo y debo deciros:


Yo soy Drisana, la hija del Sol.


Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.


En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.


Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.


Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.


Es tiempo de regresar al Hogar.


¡Despertar!


Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.


Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:


YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.


YO SOY el/la que YO SOY



Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana

lunes, 20 de noviembre de 2017

5 ACTITUDES QUE ALEJAN EL AMOR


5 ACTITUDES QUE ALEJAN EL AMOR

El amor, como tal, siempre será un ideal. Un tópico esencial de nuestra vida, que por darse en diferentes grados o niveles, nunca alcanzará su punto de perfección, como en las matemáticas o la física. No es una cifra; no son números. Es un sentir… Y los sentimientos no se miden: se expresan, se viven.

Lo anterior, que en principio sería un gran limitante para cualquier relación, puede volverse una gran ventaja: porque el amor siempre será susceptible de mejorar, en forma indefinida; es decir, nunca se agotará…

Conviene entonces que tú enumeres y analices, muchísimo más los defectos que las cualidades de tu pareja; porque las virtudes siempre serán bien recibidas, pero las fallas son las que tendrás que soportar, quizás, toda tu vida. Realizar esta reflexión y priorizarla, debería ser esencial en toda relación.

Es mejor hablarse de frente, con objetividad, antes de dar un paso que puede ser muy trascendental en tu existir. Difícilmente una persona adulta, cambiará algún día su forma de ser. Es mejor suponer que los defectos, con el tiempo, van a acentuarse más y más. Y que la vida no obrará ningún tipo de milagro…

Las personas, por lo general, buscan demasiado el amor, pero a la vez hacen muchísimas cosas para alejarlo. Más que una contradicción o paradoja de la vida, es una contradicción contigo mismo. A continuación analizaremos cinco de esas actitudes que nos alejan del amor.

1. Ser celoso y celar: en el amor, el otro no es una propiedad

Los celos casi siempre son un motivo de conflicto en las parejas. Usualmente revelan baja autoestima, un nivel elevado y negativo de intento de posesión sobre el otro y, en general, hablan de nuestros miedos…

Esta actitud nos aleja del amor, porque el amor no es una “compra” personal, sino un acuerdo mutuo: no una adquisición, sino un proceso que implica pérdidas y ganancias. Es algo, ante todo, recíproco. Y en cuya esencia, debería prevalecer la equidad.

Puede pensarse que los celos implican algo de interés en la otra persona (algo así como un “afecto irracional”), pero en realidad no constituyen una forma sana de abordar el amor. Estos “juegos” o “caprichos” nunca terminan bien, porque parten de una instrumentalización del otro. No en vano, hablamos de personas y no de productos ni trofeos.

Además, siempre habrá mejores, mucho mejores, maneras de expresar el afecto por otra persona; los celos o el celar, representan una forma primitiva de apego y dependencia: una edad infantil en el universo de la personalidad.

Más aún, difícilmente nuestra pareja nos va a aguantar actitudes así, por un período prolongado y, muchísimo menos, por toda la vida. Son problemas verdaderamente estructurales de sí mismos, que redundan de manera sustancial en nuestras relaciones afectivas.

2. La infidelidad: cuando el engaño se adueña de nuestro corazón

Sin niveles óptimos de sinceridad, materia prima de cualquier relación, no hay niveles óptimos de confianza ni de seguridad en la relación. Esto, desde luego, nos aleja del amor, ya que pocas personas le apuestan a la “nada”, por decirlo de alguna forma, y menos, por lo general, si esto conlleva la “nada” en el aspecto de la fidelidad.

La infidelidad es, por su parte, una manera de decir: “no llenas mi vida; necesito alguien más”… “diferente a ti”. Aunque también puede significar muchas cosas más, como una necesidad de llamar la atención, o una expresión de agresividad frente a la pareja, entre otras.

Obviamente no estamos hablando en términos absolutos, porque nadie llena la vida de nadie. Nos referimos a las grandes y complejas implicaciones, que conlleva el ser egoísta en cualquier relación; porque el egoísmo de aceptar solamente lo “bueno” de mi pareja, jamás dará buenos frutos: jamás será algo conveniente.

La anterior actitud, tan característica en la infidelidad, ciertamente nos aleja del amor, puesto que de lo “bueno” se enamora la mayoría, pero de lo “malo”, casi nadie. De ahí que se sienta la necesidad de alguien más o de alguien diferente a esa persona: a mi pareja.

Y esto tiende a darse, no en vano, cuando surgen los problemas: algo inevitable en cualquier relación; inclusive, la mejor. Ciertamente, somos seres con cualidades y defectos, y a este conjunto es al que deberíamos apostarle. Es la base sobre la cual debemos decidir, para tener una relación con otra persona.

3. Discusión-agresión: cuando se “dialoga” a los gritos

El idioma del amor es el diálogo, no las discusiones y, muchísimo menos, la violencia o las agresiones de cualquier índole. Esta actitud nos aleja del amor, de manera significativa, porque cuando se pierde el respeto en una relación, se pierden muchísimas cosas más.

Expresar los sentimientos de una forma apropiada da origen a un vínculo sano de entendimiento. Y si dos personas hablan el mismo lenguaje, habrá mejores niveles de comprensión: se construye un idioma común o, al menos, un medio idóneo de comunicación.

El respeto, en todo sentido, a diferencia de la agresión, siempre será un arma muy fuerte en el amor. El respeto intelectual, el respeto sexual y el respeto por los sentimientos y la vida del otro. Porque no estamos con un robot ni con una mercancía u objeto, sino con un ser humano; con otra persona como nosotros.

La violencia, en este sentido, supondrá ignorancia y falta de creatividad, para aclarar cualquier tipo de problema: un grado de civilización muy incipiente y un comportamiento prácticamente “básico” y “elemental”. Quien recurre a la violencia, ya perdió de plano los papeles y el norte de su conciencia.

4. La falsedad: cuando la mentira es la única verdad

La sinceridad es otro elemento fundamental en una relación, porque del mismo modo que no deseo ser engañado, no debería engañar a nadie. La mentira normalmente se paga muy caro. Y uno no engaña a quien verdaderamente ama. Esta actitud obviamente nos aleja del amor.

Sinceridad no es cinismo o imprudencia. No es enrostrar* (*echar en cara a una persona algo que ha hecho o dicho que se considera malo) “verdades” incómodas para el otro. Aquí nos referimos a aquella sinceridad que te permite mostrarte tal y como eres, sin disfraces ni máscaras. Total, si tu pareja no se enamora de ti, realmente de ti, tal cual como eres, jamás existió amor.

Aparentar, desde muchos puntos de vista, supone un sofisma: ganar el amor de otro siendo quien no eres. Por esto, ser “un libro abierto”, sin necesidad de llegar hasta el extremo de contar todas y cada una de tus intimidades, configura un plus para tener mejores resultados en una relación.

5. No ser equitativo: cuando solo uno se hace responsable de la relación

La reciprocidad es primordial en una pareja, dado que se habla de dos y no de uno. En teoría, todo o casi todo, sobre la base de los deberes y las obligaciones, debería ser: “50 y 50” o “la mitad tú y la mitad yo”, por decirlo así.

Pero cuando se desequilibra esta balanza, los cimientos comienzan a agrietarse y la relación tiende a resquebrajarse. Comienza a predominar una persona sobre la otra, quizás en términos de poder, quizás en términos de decisión, y por ende, la relación puede deteriorarse.

“Entregas casi todo y no recibes prácticamente nada a cambio”, no es un buen fundamento para construir una relación. Esta nociva actitud, que nos aleja significativamente del amor, aplica tanto para el que no da, como para el que lo da todo, por decirlo de alguna forma.

No se trata de dar, esperando recibir algo a cambio. Pero tampoco se trata de solamente dar y no recibir. El equilibrio, a todo nivel, siempre será un buen aliado de cualquier relación.


*Encontrado en: https://namastereiki.wordpress.com

domingo, 19 de noviembre de 2017

ABRETE A LA TRISTEZA, por Osho


ABRETE A LA TRISTEZA,
por
Osho

"Siempre que te sientas triste, siéntate en silencio y deja que esa tristeza te invada; no trates de escapar de ella. Siéntete lo más triste que puedas. No la evites. Recuerda esto. Llora al máximo, tírate por el suelo, revuélcate... y deja que desaparezca por sí misma. No la expulses; se irá, porque nada permanece para siempre.

Cuando se vaya, te sentirás descargado, absolutamente aliviado, como si toda fuerza de gravedad hubiera desaparecido y pudieras volar, sin peso alguno. Es el momento de entrar en ti mismo. Primero, ábrete a la tristeza. Corrientemente, no te abres a ella; buscas sistemas para poder fijarte en otras cosas; vas al restaurante, te reúnes con amigos, lees un libro o vas al cine, o tocas la guitarra; haces algo para poder sumirte en ello y distraer tu atención.

Has de recordar esto: cuando te sientas triste, no te pierdas la oportunidad. Cierra las puertas, siéntate y siéntete tan triste como puedas, como si el mundo entero fuera un infierno. Sumérgete en ella, profundiza en ella. Deja que cualquier pensamiento de tristeza te invada, deja que la emoción te agite. Y llora, gime, exprésate... en voz alta... no tienes por qué preocuparte.

En primer lugar, vive esa tristeza durante unos días, y cuando la tristeza desaparezca te sentirás muy calmado, tranquilo, como tras una tormenta. En ese momento siéntate en silencio y disfruta del silencio que está apareciendo en ti. No lo has provocado; te abriste a la tristeza. Cuando la tristeza desaparece, en ese espacio, surge el silencio. Escúchalo. Cierra tus ojos. Siéntelo... percibe su textura... su fragancia. Y si te sientes feliz, canta y baila".

Osho

sábado, 18 de noviembre de 2017

DESPEDIDA, por Rene Trosero


DESPEDIDA
por
Rene Trosero


(Sobre no aferrarse al pasado y desapegarse de lo logrado)


¡Lo más triste no es despedirse, sino no saber a dónde ir…!

¡Y lo más triste no es despedir al que parte, sino no saber dónde y para qué te quedas!

Si toda la vida es un camino, y toda la vida es una búsqueda, acéptalo, aunque te duela, toda la vida es una despedida.

¡Y sólo aprendiste a vivir, cuando aprendiste a despedirte!

Y no habrás aprendido a caminar en libertad, buscando lo no alcanzado, mientras no te hayas despedido de lo andado y lo logrado.

La libertad y la valentía que no tienes para despedirte de todo lo dejado y lo perdido, son la libertad y la fuerza que te faltan para seguir andando.

Despídete, de los padres que ya no necesitas y cuida de ti mismo haciéndote responsable de tu vida.

Despídete de los hijos que ya no te necesitan y déjalos ser libres.

Despídete de lo bueno que viviste, sin apegarte a lo que ya pasó, por el temor del presente y el futuro.

Despídete del mal que cometiste, sin atarte con culpas y reproches; perdónate a ti mismo.

Despídete de las ofensas que te hicieron, sin esclavizarte en la prisión del rencor y la amargura.

Despídete, de los que muriéndose, partieron, para que dejes de esperar su regreso, y camines tu camino en la esperanza, de encontrarte tú con ellos…

Despídete, deja correr el río de la vida, llevándose las aguas que estás viendo, para que tenga lugar ante tus ojos las aguas que no has visto todavía, y ya están viniendo…

Rene Trosero

viernes, 17 de noviembre de 2017

LOS 11 PASOS DEL CAMINO DEL AMOR, por M. Scott Peck


LOS 11 PASOS DEL CAMINO DEL AMOR,
por M. Scott Peck


1. Primero, contigo mismo

Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás

2. Manejar la soledad

Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una relación.

3. Sólo se da lo que se tiene

Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer, respetarte para respetar, y aceptarte para aceptar, porque nadie puede dar lo que no tiene.

4. Paz interior

Ninguna relación te dará la paz que tú mismo no crees en tu interior.

5. Fantasía que genera frustración

Pretender que otra persona nos haga felices y llene todas nuestras expectativas es una fantasía que sólo trae frustraciones.

6. Autonomía

Ninguna relación te brindará felicidad que tú mismo no construyas.

7. Autosuficiencia

Sólo podrás ser feliz con otra persona cuando, bien convencido, seas capaz de decirle: "No te necesito para ser feliz".

8. Independencia

Sólo podrás amar siendo independiente hasta el punto de no tener que manipular ni manejar a los que dices querer.

9. Requerimientos

Para amar necesitas una humilde autosuficiencia, autoestima, y la práctica de una libertad responsable.

10. Autoestima y madurez

Ámate a ti mismo, madura, y el día que puedas decirle a esa otra persona "Sin ti me la paso bien", ese día estarás preparado para vivir en pareja.

11. Compartir

Dos personas que vivan en pareja podrán ser felices sólo cuando se hayan unido para compartir su felicidad, no para hacerse felices la una a la otra.



M. Scott Peck

jueves, 16 de noviembre de 2017

LAS PERSONAS MÁS BELLAS


TÚ ERES AMOR UNIVERSAL


TÚ ERES AMOR UNIVERSAL


Tu eres el Universo. La brújula maestra de tu vida es tu Corazón.

Vas camino a casa. No tengas miedo de tocar la Felicidad y la tristeza

Estas aquí para aprender, trascender, experimentar, SER Feliz y recordar que eres una divinidad en Potencia.

Tus peticiones siempre han sido recibidas, el universo siempre te envía señales para SER Feliz, si estás atento las escucharás en tu corazón.

Imagínate que estás Observando a la tierra desde fuera! 

Tu País, tu gente,Tu trabajo, tu familia, Toda tu vida se encuentra alla dentro con todos tus Problemas.

Enfócate desde esta perspectiva Y te darás cuenta lo sencillo que es Existir…

Observa esta inmensidad pero… míralo desde fuera.

Dios está en ti y en todos, ya no permitas mas tu Existir desde la limitación y desde el “YO NO PUEDO”

Eres Un Ser infinito y maravilloso, eres un creador Innato de realidades.

Tu verdadera esencia es “SER” un Dios y una Diosa de luz y amor.

Créelo, siéntelo, vívelo y hazlo realidad!!!

El águila en un momento de su vida tiene que tomar una gran decisión…. aceptar la muerte o enfrentar el doloroso proceso de renovación.

¡¡Que ejemplo tan hermoso nos regala este SER !!

¿Te atreves a renovarte?Para renovarte necesitas despojarte de tu pasado! Y vivir el Instante!!

Cada uno de tus pensamientos crea el destino que yace ante ti y cada uno de tus sentimientos crea tu camino al que llamas vida. Cada cosa que pienses y luego sientas, así será en tu vida, pues el Padre dice: “Cada emoción, que así sea… “

Fluye y déjate llevar por la energía de Dios que reside en ti.

Observa, Siente, Escucha, 

Cada uno de nosotros tenemos la voluntad libre para aceptar y abrazar cualquier pensamiento que elija.

Contempla cuán grande es el amor de Dios, que te permite ser y crear por ti mismo cualquier cosa que desees. Si supieras cuánto se te ama, no podrías más que sonreír y bailar eternamente. No creas que nadie te escucha cuando hablas en soledad. 

Proyectas en tu mundo solo lo que ves dentro de ti. Si eres incapaz de ver en ti amor, comprensión, tolerancia, respeto, seguridad, abundancia y demás virtudes, jamás las verás en tu Realidad . Si reconocieras que eres parte del Creador, tu existencia se elevaría y se expandiría. 

El faro de tu conciencia debe resplandecer sin importar la magnitud de la tormenta. 

En cada átomo de tu cuerpo vibra la Esencia Divina del Creador.¿Acaso no lo sabías? 

Te amo por Ser. Te amo por estar, Te amo por hacerme sentir acompañada(o). Te amo por ayudarme a despertar. Te amo por incentivar mis pasos. Te amo por mostrarme la enseñanza, mientras recordamos nuestra esencia divina. Te amo por tener la valentía de iluminar. Te amo al reconocer que me amo, porque somos Uno.

Nadie puede vivir por nosotros. Eso implica que ningún otro podrá mover nuestros pies. Si estás parado en un lugar ajeno a ti, sal de ahí y comienza a dar tus propios pasos, comienza el regreso a tu hogar..

Guíate por el corazón, es una brújula maestra. No temas equivocarte, es una manera de aprender. Qué importa si te das algunos golpes, vas camino a tu casa. Recuerda… recuerda, busca en tu memoria antigua y revive el calor del hogar… RECUERDA QUIEN ERES!!!


**Desconozco el autor. Encontré varios textos parecidos en la esencia con distintas palabras y de distintas fuentes, pero ninguno igual a este.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

“SOSIEGO”, por Ramiro Calle


“SOSIEGO”
por Ramiro Calle


El maestro le insistía a su discípulo, una y otra vez, sobre el sosiego.

– Deja que tú mente se remanse, se tranquilice, se sosiegue. Silencia el griterío de tus pensamientos.

– Pero, ¿qué más? Preguntaba impaciente el discípulo.

– De momento, sólo eso.

   Y cada día exhortaba al discípulo a que se sosegase, superando toda agitación, y encontrase un estado interno de quietud.

   Un día, el discípulo, harto de recibir siempre la misma instrucción, preguntó:

– Pero, ¿por qué consideras tan importante el sosiego?

– Acompáñame, le pidió el maestro.

   Lo condujo hasta un estanque y con un palo comenzó a agitar sus aguas. Entonces, preguntó:

– ¿Puedes ver tú rostro en el agua?

– ¿Cómo lo voy a lograr si el agua está agitada? Así no es posible -protestó el discípulo pensando que el maestro se burlaba de él.

– De igual manera, mientras estés agitado no podrás ver el rostro de tu yo interior.



En la reconfortante quietud de la mente, cuando el griterío de los pensamientos es silenciado, brota la voz del ser interior.


Fuente: “Cuentos espirituales del Himalaya” de Ramiro Calle.