NAMASTÉ



"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."


Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.

Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.

Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.

Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.

Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.

Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.


*********


Por todo esto puedo y debo deciros:


Yo soy Drisana, la hija del Sol.


Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.


En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.


Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.


Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.


Es tiempo de regresar al Hogar.


¡Despertar!


Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.


Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:


YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.


YO SOY el/la que YO SOY



Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana

jueves, 31 de diciembre de 2015

¡¡¡FELIZ 2016!!!


¡¡¡FELIZ 2016!!!

Que vuestros días se llenen de Alegría, vuestras almas de profunda Paz y vuestros corazones de Infinito e Incondicional Amor.

Que la generosidad y la entrega hacia los demás, desde ese mismo Amor que somos y del cual provenimos, sea lo que sembréis a vuestro paso, para que sembrando las mejores semillas, la cosecha a recoger sea cada vez mejor.

Que la hermandad con tod@s siga creciendo y no olvidemos durante este Nuevo Año que tod@s somos UNO en Unidad.

Que sigamos enriqueciéndonos con nuestras experiencias de vida y sepamos en todo momento aprender de lo bueno y de lo malo.

Que el agradecimiento desde la humildad no nos abandone, pues el agradecimiento es el reconocimiento de nuestra propia Divinidad.

No olvideis ser felices, reir, amar y sobre todo... soñar. Aquel que olvida sus sueños, pierde la fe y deja morir su alma y en ese momento, una estrella allá arriba en el cielo, deja de brillar en la oscuridad.

Os deseo una Feliz Nochevieja en compañía de todos vuestros seres queridos y que el Padre-Madre-Dios, os siga colmando con sus bendiciones un año más.


¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

¡¡¡FELIZ 2016!!!


Carmen - Drisana

sábado, 12 de diciembre de 2015

EL ARTE DE BENDECIR, de Pierre Pradervand (Contiene pdf de su libro)


EL ARTE DE BENDECIR,
de Pierre Pradervand
(Contiene pdf de su libro)


El Simple Arte de Bendecir

Al despertar, bendice tu jornada, porque está ya desbordando una abundancia de bienes
que tus bendiciones harán aparecer.

Porque bendecir significa reconocer el bien infinito que forma parte integrante de la trama misma del universo.

Ese bien lo único que espera es una seña tuya para poder manifestarse.

Al cruzarte con la gente por la calle, el auto, en tu lugar de trabajo, bendice a todos.

La paz de tu bendición será la compañera de su camino, y el aura de su discreto perfume será una luz en su itinerario.

Bendice a los que te encuentres, derrama tu bendición sobre su salud, su trabajo, su alegría, su relación con Dios, con ellos mismos y con los demás.

Bendice a todos en todas las formas imaginables, porque esas bendiciones no sólo esparcen las semillas de la curación, sino que algún día brotarán como otras tantas flores de gozo en los espacios áridos de tu propia vida.

Bendice tu ciudad, tus gobernantes y a todos como los educadores, enfermeras, barrenderos, sacerdotes y prostitutas.

Cuando alguien te muestre la menor agresividad, cólera o falta de bondad, responde con una bendición silenciosa.

Bendice totalmente, sinceramente, gozosamente, porque esas bendiciones son un escudo
que los protege de la ignorancia de sus maldades, y cambia de rumbo la flecha que te han disparado.

Bendecir significa desear y querer incondicionalmente, totalmente y sin reserva alguna el bien ilimitado –para los demás y para los acontecimientos de la vida- haciéndolo aflorar de las fuentes mas profundas y más íntimas de tu ser.

Esto significa venerar y considerar con total admiración lo que es siempre un don del Creador, sean cuales fueren las apariencias.

Quien sea afectado por tu bendición es un ser privilegiado, consagrado, entero.

Bendecir, significa invocar la protección divina sobre alguien o sobre algo, pensar en él con profundo reconocimiento.

Significa también llamar a la felicidad para que venga a él.

Bendecir significa reconocer una belleza omnipresente, oculta a los ojos materiales.

Es activar la ley universal de la atracción que, desde el fondo del universo, traerá a vuestra vida exactamente lo que necesitas en el momento presente para crecer, avanzar y llenar tu vida de gozo.

Es imposible bendecir y juzgar al mismo tiempo.

Mantén en ti ese deseo de bendecir como una incesante resonancia interior y como una perpetua plegaria silenciosa, porque de este modo serás de esas personas que son artesanos de la paz, y un día descubrirás por todas partes el rostro mismo de Dios.

Y por encima de todo, no te olvides de bendecir a esa persona maravillosa, absolutamente bella en su verdadera naturaleza y tan digna de amor, que eres tú mismo.


Pierre Pradervand - 
“El arte de bendecir”



*** Podeis leer “El arte de bendecir”  o descargar el pdf del mismo en el siguiente enlace:

http://www.mercaba.org/mediafire/pradervand,%20pierre%20-%20el%20arte%20de%20bendecir.pdf

viernes, 11 de diciembre de 2015

¿TU CASA ES YIN O YANG?


¿TU CASA ES YIN O YANG?

Cómo detectar y corregir los desequilibrios energéticos que deterioran tu calidad de vida. Dosifica el Yin y el Yang para descansar mejor, optimizar tu rendimiento intelectual y facilitar las relaciones interpersonales.

El Feng Shui es el antiguo arte chino de armonizar las energías ambientales para dar bienestar a las personas y sincronía con la Naturaleza. En esta disciplina se considera que, si el Qi (energía) que nos rodea no fluye de manera equilibrada, afectará negativamente la psiquis, el espíritu y las condiciones físicas de quienes quedan expuestos largo tiempo a su influencia. Por eso, es importante habitar espacios saludables, es decir, con buen Feng Shui, para poder sentirnos a gusto en ellos, y también para tener una vida más próspera y pleno. Uno de los pilares en los que se fundamenta el Feng Shui es la teoría del Yin-Yang, una conceptualización filosófica que explica los dos principios opuestos observables en todas las cosas y seres vivientes. Si no existieran estos polos, la materia sería un infinito indiferenciable y el devenir de la vida sería imposible. Percibimos lo Yin y lo Yang por contrastes, así como definimos lo rígido en función de lo laxo, o lo frío en relación con lo caliente, y viceversa. Estas energías no son estancas sino mutables: lo Yin se transforma en Yang, y lo Yang contiene la capacidad intrínseca de ser Yin. No debemos dar connotaciones positivas o negativas a estos complementarios, es el desbalance entre ambos lo que resulta nocivo para la vida

EL BALANCE JUSTO PARA CADA HABITACIÓN

Cuando queremos aplicar Feng Shui a un espacio físico lo primero que necesitamos hacer es identificar de modo consiente la relación Yin-Yang predominante. Este balance se reconoce a través de los cincos sentidos, pero también a partir de las sensaciones que transmite el lugar. Cómo detectar y corregir los desequilibrios energéticos que deterioran tu calidad de vida. Dosifica el Yin y el Yang para descansar mejor, optimizar tu rendimiento intelectual y facilitar las relaciones interpersonales. El Feng Shui es el antiguo arte chino de armonizar las energías ambientales para dar bienestar a las personas y sincronía con la Naturaleza. En esta disciplina se considera que, si el Qi (energía) que nos rodea no fluye de manera equilibrada, afectará negativamente la psiquis, el espíritu y las condiciones físicas de quienes quedan expuestos largo tiempo a su influencia. Por eso, es importante habitar espacios saludables, es decir, con buen Feng Shui, para poder sentirnos a gusto en ellos, y también para tener una vida más próspera y pleno. Uno de los pilares en los que se fundamenta el Feng Shui es la teoría del Yin-Yang, una conceptualización filosófica que explica los dos principios opuestos observables en todas las cosas y seres vivientes. Si no existieran estos polos, la materia sería un infinito indiferenciable y el devenir de la vida sería imposible. Percibimos lo Yin y lo Yang por contrastes, así como definimos lo rígido en función de lo laxo, o lo frío en relación con lo caliente, y viceversa.

Estas energías no son estancas sino mutables: lo Yin se transforma en Yang, y lo Yang contiene la capacidad intrínseca de ser Yin. No debemos dar connotaciones positivas o negativas a estos complementarios, es el desbalance entre ambos lo que resulta nocivo para la vida.

De acuerdo con la actividad para la que esté destinado un ambiente será más adecuado que haya cierto predominio de un tipo de energía sobre otra, pero lo que siempre habrá que evitar son los excesos. Así, por ejemplo, los lugares donde se descansa o es necesario relajarse deben ser más Yin, y aquellos donde se hacen actividades más dinámicas (como comer, trabajar o jugar) requieren una energía más Yang.

Los cuartos de la casa que necesitan un leve predominio de ambientación Yin son los dormitorios, los baños, los sectores de meditación u oración y los lavaderos. El recibidor, la cocina, el play-room, deben nutrirse con una tendencia más Yang. Finalmente, hay sectores que necesitan un 50% de Yin y otro 50% de Yang, es el caso del living, el comedor, el escritorio u oficina, jardines y balcones.

El Feng Shui puede aplicarse a todas las circunstancias, es cuestión de creatividad e intuición. Si en la casa no hay un play-room, y los niños juegan en el dormitorio, el secreto del equilibrio estará en sectorizar la habitación. Colores fuertes en el rincón de los juegos, tonos suaves alrededor de la cama; luces focales y regulables permitirán modular la intensidad de acuerdo al momento.

CÓMO DIAGNOSTICAR EL YIN-YANG DE TU CASA

Para detectar si existe un exceso nocivo de alguna de las dos energías podés recorrer los ambientes de tu casa y prestar atención a algunos parámetros.

* Ambientes con exceso Yin

Estos espacios reúnen al menos tres de las siguientes condiciones:

- Deterioro de la pintura, predominio de colores pálidos y desgastados.
- Humedad en las paredes o pérdidas de agua en griferías.
- Ambientación en colores oscuros (gris, negro, marrón oscuro) o fríos (azul, blanco, metal).
- No hay plantas.
- Hay pocos habitantes o ninguno.
- Temperatura ambiental fría.
- Silencio absoluto.
- Olor a encierro o a humedad.
- Sensación de quietud.

* Ambientes con exceso de Yang

Una casa o ambiente con demasiado Yang reúnen al menos tres de las siguientes condiciones:

- Luz solar o artificial muy intensa.
- Calor excesivo.
- Los colores de la ambientación son brillantes e intensos (rojo, naranja, verde flúor, amarillo fuerte).
- Ruidos estridentes durante varias horas.
- Corrientes de aire entre puertas y ventanas.
- Plantas en excesos y muy tupidas.
- Formas triangulares, muebles de contornos agresivos.
- Olor intenso de desodorantes ambientales.
- Movimiento permanente de personas y objetos.

 CONSEJOS PARA RECUPERAR EL EQUILIBRIO

Cuando en la casa existe un exceso de energía Yang se genera estrés, agresión, competencia desmedida, desgaste mental. Los problemas Yang se refieren generalmente al exceso de algo. Para lograr disminuir la energía Yang de un ambiente se deben introducir Qi Yin con algunas de las estrategias:

- Añadir colores fríos en la decoración, como el azul, negro, plateado, blanco o gris.
- Reducir el ruido ambiente (volumen de música, TV, timbres, voz), e introducir sonidos relajantes (fuentes de agua, carillones que suenan con la brisa o música tranquila).
- Incorporar el elemento agua a la decoración (en bols, copas o peceras). El agua siempre debe estar limpia.
- Colgar cuadros con imágenes de ríos, lagos o que representen atardeceres, especialmente en la orientación sur del living.
- Controlar la cantidad y crecimiento de las plantas.
- Quitar objetos con figuras amenazantes, con puntas pronunciadas, procurar apaisar las formas.
- Utilizar telas de texturas livianas y suaves.
- Colgar cortinas claras en los ventanales para regular el ingreso de la luz y el calor.
- Usar aromas que aportan serenidad: lavanda, jazmín, geranio.


Si, en cambio, existe exceso de energía Yin estamos invitando a la escasez, a la soledad, la depresión, la falta de diálogo y de iniciativa. En general, los problemas que se refieren a la falta de algo son problemas Yin. Para contrarrestar estos efectos, hay que introducir Qi Yang en el ambiente, mediante alguna de las siguientes opciones:

- Usar colores cálidos, en tonos de rojo, naranja, beige, amarillo, verde, dorado, especialmente en detalles como almohadones, adornos, cuadros. Nunca en grandes superficies.
- Poner música alegre, como los ritmos latinos.
- Introducir la energía del fuego mediante cuadros con paisajes que representen el verano, bosques, flores, sol. Se deben ubicar en la orientación norte del living.
- Situar lámparas encendidas en lugares que estén muy sombríos.
- Colgar móviles o campanillas del techo.
- Airear diariamente las habitaciones, dejar que entre el sol.
- Incluir algún objeto piramidal en la decoración, así como piedras de cuarzo.
- No dejar rincones o espacios grandes vacíos, colocar en ellos una lámpara de sal, una planta o un cuadro con flores coloridas, velas u hornillos para aromas.
- Usar aromas a cítricos, pino, eucalipto, maderas.

El Feng Shui tiene mucho de sentido común, así que a la hora de bajar la energía Yang de un dormitorio, por ejemplo, no caigas en el error de generar un Yin tan intenso que sea nocivo. Hoy día algunas modas minimalistas se confunden con un pseudo estilo Feng Shui. ¡Cuidado! Una habitación moderna, dominada por el vacío, el blanco y el negro, o los muebles de metal, provocará falta de diálogo, desamor y melancolía.



Por Patricia Traversa, 

Directora del Centro Oficial de Feng Shui Profesional y autora del libro “Cambie su vida con Feng Shui”.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

LA NEUTRALIDAD DEL AMOR, por Fernando Malkun


LA NEUTRALIDAD DEL AMOR,
por Fernando Malkun


La característica esencial y central del amor es la neutralidad. Gracias a esa cualidad en el amor de Dios, existen la diversidad, la total libertad para manifestar la propia esencia sin temor a juicios ni castigos y la responsabilidad que esa libertad entrega…

Alcanzas la neutralidad cuando aprendes a vivir sin libreto, cuando entiendes que cualquier resultado que produzcan tus acciones siempre estará bien. Te indicará en que dirección te corresponde avanzar o cual camino no es para ti porque si persistes en utilizarlo solo encontrarás un sufrimiento innecesario y ninguna de las comprensiones que viniste a buscar en esta vida…

Alcanzas la neutralidad cuando te gozas todo lo que sucede, todo lo que la vida te trae, porque comprendes que lo que te produce sufrimiento y contrariedad es una oportunidad para trascender una falsa creencia, una conducta auto-destructiva o un prejuicio…

Eres neutro cuando aprendes a no interferir en las vidas de los demás, cuando no enjuicias ni castigas el camino de errores que escogieron. Lo respetas porque sabes que lo diseñaron para poder encontrar los resultados de sufrimiento que les permitirán localizar sus falsas creencias, iluminar su ignorancia, fortalecer su voluntad y su capacidad de discernimiento entre lo que es falso y lo que es verdadero…

Alcanzas la neutralidad cuando no limitas tu ser, cuando sigues tu corazón porque comprendes que toda vivencia es ganancia, que toda reflexión sobre lo vivido induce comprensión y sabiduría…

Eres neutro cuando escuchas con atención y valoras el punto de vista contrario al tuyo, permitiéndote incluso cambiar tu posición respecto a lo que creías. Eres neutro cuando tienes una mente abierta y flexible para revisar lo que crees saber, porque sabes que no sabes nada…

Eres neutro cuando valoras la diversidad, cuando entiendes que su existencia enriquece tu experiencia, cuando sabes que la intención creadora no fue producir homogeneidad. La diversidad es la que permite generar una infinidad de comprensiones únicas y originales sobre la potencia de ser, sobre lo que puede ser bello o caótico, armónico o desesperanzador. La Neutralidad sustenta la infinita diversidad y el libre albedrío que impulsa su eterno desarrollo….

Ser neutro y amoroso es gozarse la infinita variedad y la abundancia de Ser anidado dentro de El Todo, es gozo por la Uni-Diversidad…


Fernando Malkún

lunes, 7 de diciembre de 2015

ESPERANZA PERDIDA, ¿DÓNDE ENCONTRARLA?


Porque en verdad, la esperanza nunca se pierde del todo. La esperanza es un sentimiento tímido, sensible, que se esconde cuando siente que le plantamos resistencia y solo hemos de volver a prestarle atención y darle confianza para volver a encontrarla. 

Drisana

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ESPERANZA PERDIDA, ¿DÓNDE ENCONTRARLA?

No está. Se fue la esperanza y te dejó a merced del desconsuelo. Quizás, esta criatura mágica regrese algún día deslizándose arco iris abajo.

Podemos considerar la esperanza como una cosa que está o no está; que se tiene o no se tiene y aguardar pacientemente a que, cuando encarte, aparezca de nuevo.

O podemos considerarla como un sentimiento que se alimenta, como cualquier otro. ¿Qué opción prefieres?

La primera opción te deja a merced de esa criatura veleidosa, aguardándola hasta que le dé por aparecer. La segunda es menos pasiva. Si ves la esperanza como un sentimiento, puedes actuar como haces con otras cuestiones.

Cuando te aprieta el nudo del zapato, te lo aflojas. Cuando estás estresado, das una vuelta para relajarte. Cuando te sientes solo, buscas a alguien con quien hablar…
Si a otras emociones/sentimientos/situaciones les encuentras remedio, ¿por qué no a la desesperanza? ¿En qué se diferencia la esperanza de cualquier otro sentimiento positivo?

La esperanza no viene de ningún lado. Está en ti. Tú la creas, la recreas y la alimentas. Busca entre lo que te la inspira.

La esperanza no es una lotería, cuestión de suerte o del destino, sino un sentimiento tuyo, que puedes redescubrir y hacer crecer, con ayuda de Dios, de la Naturaleza, del arte, de las personas que te rodean, de lo que haces cada día… o con lo que sea que a ti te la haga brotar.

No la has perdido. Sólo has de reavivarla.


TEXTO ENCONTRADO EN: http://tusbuenosmomentos.com/

viernes, 4 de diciembre de 2015

EL DOLOR Y LA ACEPTACIÓN, por Verónica Aros


EL DOLOR Y LA ACEPTACIÓN,
por Verónica Aros

Cuando alguien nos ha herido, particularmente alguien a quien le hemos brindado nuestra confianza y cariño,  duele mucho aceptar esa “traición”, nos llenamos de dolor, rabia y resentimiento. 

Es difícil olvidar  y menos aún perdonar, nuestros pensamientos están en el pasado, repasamos constantemente el suceso doloroso,  nos empezamos a enfermar,  a deprimir,  y nos quedamos espiritual y físicamente paralizados, intoxicados por la situación que estamos experimentando.

Nos encerramos en esa energía y nos ponemos desconfiados, temerosos de ser heridos nuevamente.   

Claramente, avanzar en cualquier aspecto de nuestra vida, con esa energía tan pesada a cuestas, es imposible.  Por esa razón,  si verdaderamente quieres salir de ese estado de amargura, es indispensable que empieces a incorporar la palabra “ACEPTACIÓN” a tu vida hoy.

Aceptar el suceso doloroso,  nuestra historia, tal y como fue,  eso nos libera del sufrimiento,  es un entrenamiento, que solo tú puedes verificar, mediante la practica constante,  uno sufre porque no quiere aceptar que esto tan difícil nos ocurrió.   Nos empecinamos en luchar contra el evento, maldecir, llorar, alegar y protestar, como si con ello lográramos solucionar el pasado.      

Al aceptar,  y mirar la situación desde una perspectiva más amplia,  empezamos a aprender la lección que la Inteligencia Divina, nos ha puesto por delante,  y si nos ha ocurrido más de una vez, es que somos alumnos muy cerrados,  creemos que esto nos pasa por “mala suerte”.   Todo lo que nos ocurre es para aprender.

Aprovechemos la pedagogía del Universo,  dejemos de resistirnos al proceso,  dolió, sí es cierto, me pasó a mí, sí también es cierto…. Que aprendí de todo esto ?

Que puedo hacer al respecto, renunciar a seguir sufriendo, dejar el suceso en manos de la Justicia 
Divina o “Ley de causa y efecto”  y seguir construyendo mi vida en paz,  con un propósito, el de ser feliz.    

Dejar de condicionar nuestra felicidad y nuestra vida a personas o situaciones que consideramos “ideales” y que en la práctica no ocurren,  todos somos personas en continuo aprendizaje, expuestos a cometer errores.    La idealización es la que nos distancia de la felicidad y nos mantiene en el dolor.    

Enfocarnos en nuevas metas, en nuevas formas de enfrentar la vida, en elecciones distintas, crear un nuevo presente y dejar el dolor dónde ocurrió,  en ese pasado inmodificable,  perdonarnos por habernos expuesto a sufrir,  hay muchas técnicas que ayudan el proceso, como el hooponopono,  por ejemplo.    Es un trabajo evolutivo y de ampliación de consciencia.    

Vinimos al mundo a experimentar amor y felicidad, pero nos han dicho que eso no es posible, nos han dividido y condicionado en buenos y malos, en culpables y víctimas y la verdad es que no es trabajo de un “otro” hacernos felices a nosotros, es nuestra gran misión de vida y la segunda, aceptar a los que amamos tal y como son sin tratar de cambiarlos. 

Ser feliz por mí misma,  aprender a amarme y amar en paz, solo así puedo amar a otro porque sé lo que significa la palabra.

FELIZ EXISTENCIA PARA TODOS, con mucho amor y gratitud en mi corazón.

Verónica Aros

jueves, 3 de diciembre de 2015

AMAR A UN SER HUMANO, por Humberto Maturana


AMAR A UN SER HUMANO,
por 
Humberto Maturana

Amar a un ser humano es aceptar la oportunidad de conocerlo verdaderamente y disfrutar de la aventura de explorar y descubrir lo que guarda más allá de sus máscaras y sus defensas, contemplar con ternura sus más profundos sentimientos, sus temores, sus carencias, sus esperanzas y alegrías, su dolor y sus anhelos; es comprender que detrás de su careta y su coraza, se encuentra un corazón sensible y solitario, hambriento de una mano amiga, sediento de una sonrisa sincera en la que pueda sentirse en casa; es reconocer, con respetuosa compasión, que la desarmonía y el caos en los que a veces vive, son el producto de su ignorancia y su inconsciencia, y darte cuenta que si genera desdichas es porque aún no ha aprendido a sembrar alegrías, y en ocasiones se siente tan vacío y carente de sentido, que no puede confiar ni en si mismo; es descubrir y honrar, por encima de cualquier apariencia, su verdadera identidad, y apreciar honestamente su infinita grandeza como una expresión única e irrepetible de la Vida.

Amar a un ser humano es brindarle la oportunidad de ser escuchado con profunda atención, interés y respeto; aceptar su experiencia sin pretender modificarla sino comprenderla; ofrecerle un espacio en el que pueda descubrirse sin miedo a ser calificado, en el que sienta la confianza de abrirse sin ser forzado a revelar aquello que considera privado; es reconocer y mostrar que tiene el derecho inalienable de elegir su propio camino, aunque éste no coincida con el tuyo; es permitirle descubrir su verdad interior por si mismo, a su manera, apreciarlo sin condiciones, sin juzgarlo ni reprobarlo, sin pedirle que se amolde a tus ideales, sin exigirle que actúe de acuerdo con tus expectativas; es valorarlo por ser quien es, no por como tu desearías que fuera; es confiar en su capacidad de aprender de sus errores y de levantarse de sus caídas más fuerte y más maduro, y comunicarle tu fe y confianza en su poder como ser humano.

Amar a un ser humano es atreverte a mostrarte indefenso, sin poses ni caretas, revelando tu verdad desnuda, honesta y transparente; es descubrir frente al otro tus propios sentimientos, tus áreas vulnerables, permitirle que conozca al ser que verdaderamente eres, sin adoptar actitudes prefabricadas para causar una impresión favorable; es exponer tus deseos y necesidades, sin esperar que se haga responsable de saciarlas; es expresar tus ideas sin pretender convencerlo de que son correctas; es disfrutar del privilegio de ser tu mismo frente al otro, sin pedirle reconocimiento alguno, y en esta forma, irte encontrando a ti mismo en facetas siempre nuevas y distintas; es ser veraz, y sin miedo ni vergüenza, decirle con la mirada cristalina, “este soy, en este momento de mi vida, y esto que soy con gusto y libremente, contigo lo comparto…si tú quieres recibirlo”.

Amar a un ser humano es disfrutar de la fortuna de poder comprometerte voluntariamente y responder en forma activa a su necesidad de desarrollo personal; es creer en él cuando de si mismo duda, contagiarle tu vitalidad y tu entusiasmo cuando está por darse por vencido, apoyarlo cuando flaquea, animarlo cuando titubea, tomarlo de las manos con firmeza cuando se siente débil, confiar en él cuando algo lo agobia y acariciarlo con dulzura cuando algo lo entristece, sin dejarte arrastrar por su desdicha; es compartir en el presente por el simple gusto de estar juntos, sin ataduras ni obligaciones impuestas, por la espontánea decisión de responderle libremente.

Amar a un ser humano es ser suficientemente humilde como para recibir su ternura y su cariño sin representar el papel del que nada necesita; es aceptar con gusto lo que te brinda sin exigir que te dé lo que no puede o no desea; es agradecerle a la Vida el prodigio de su existencia y sentir en su presencia una auténtica bendición en tu sendero; es disfrutar de la experiencia sabiendo que cada día es una aventura incierta y el mañana, una incógnita perenne; es vivir cada instante como si fuese el último que puedes compartir con el otro, de tal manera que cada reencuentro sea tan intenso y tan profundo como si fuese la primera vez que lo tomas de la mano, haciendo que lo cotidiano sea siempre una creación distinta y milagrosa.

Amar a un ser humano es atreverte a expresar el cariño espontáneamente a través de tu mirada, de tus gestos y sonrisas; de la caricia firme y delicada, de tu abrazo vigoroso, de tus besos, con palabras francas y sencillas; es hacerle saber y sentir cuánto lo valoras por ser quien es, cuánto aprecias sus riquezas interiores, aún aquellas que él mismo desconoce; es ver su potencial latente y colaborar para que florezca la semilla que se encuentra dormida en su interior; es hacerle sentir que su desarrollo personal te importa honestamente, que cuenta contigo; es permitirle descubrir sus capacidades creativas y alentar su posibilidad de dar todo el fruto que podría; es develar ante sus ojos el tesoro que lleva dentro y cooperar de mutuo acuerdo para hacer de esta vida una experiencia más rica y más llena de sentido.

Amar a un ser humano es también atreverte a establecer tus propios límites y mantenerlos firmemente; es respetarte a ti mismo y no permitir que el otro transgreda aquello que consideras tus derechos personales; es tener tanta confianza en ti mismo y en el otro, que sin temor a que la relación se perjudique, te sientas en libertad de expresar tu enojo sin ofender al ser querido, y puedas manifestar lo que te molesta e incómoda sin intentar herirlo o lastimarlo.

Es reconocer y respetar sus limitaciones y verlo con aprecio sin idealizarlo; es compartir y disfrutar de los acuerdos y aceptar los desacuerdos, y si llegase un día en el que evidentemente los caminos divergieran sin remedio, amar es ser capaz de despedirte en paz y en armonía, de tal manera que ambos se recuerden con gratitud por los tesoros compartidos.

Amar a un ser humano es ir más allá de su individualidad como persona; es percibirlo y valorarlo como una muestra de la humanidad entera, como una expresión del Hombre, como una manifestación palpable de esa esencia trascendente e intangible llamada “ser humano”, de la cual tu formas parte; es reconocer, a través de él, el milagro indescriptible de la naturaleza humana, que es tu propia naturaleza, con toda su grandeza y sus limitaciones; apreciar tanto las facetas luminosas y radiantes de la humanidad, como sus lados oscuros y sombríos; amar a un ser humano, en realidad, es amar al ser humano en su totalidad; es amar la auténtica naturaleza humana, tal como es, y por tanto, amar a un ser humano es amarte a ti mismo y sentirte orgulloso de ser una nota en la sinfonía de este mundo.


Humberto Maturana

miércoles, 2 de diciembre de 2015

"PERDONES VERDADEROS”, por Williams Lillo


"PERDONES VERDADEROS”
por 
Williams Lillo

El objetivo de el artículo es comprender los beneficios del perdón y entender cuál es la diferencia entre el perdón básico, el más común en la sociedad, que bien podríamos llamarlo “falso perdón”; y el perdón verdadero que es el más difícil de incorporar en nuestra cotidianidad.

Para poder analizar una situación en la cual hemos sido agredidos (si es que realmente hemos sido agredidos) necesitamos en primera instancia ser capaces de perdonar. Ninguna situación es susceptible de análisis y comprensión si antes no la hemos pasamos por el filtro del perdón verdadero.

Cuando una situación no es perdonada, se perpetúa en nuestra mente, se mantiene consumiendo energía. Si no perdonamos algo, significa que estamos dando poder a la situación sobre nosotros, reconocemos que la situación nos afecta, que es determinante. No perdonar implica sentir que nos han quitado algo, que no estamos completos. No perdonar saca a la superficie nuestro sentimiento de dependencia de otras personas o situaciones y de esta manera, quedamos conectados eternamente de forma negativa.

¿Cuál es la diferencia entre el perdón falso y el perdón verdadero?

El perdón falso es el que está instalado en el común de la gente. Es aquel que lleva implícito un alto componente de soberbia. Por ejemplo, nos sentimos agredidos, perdonamos, no devolvemos la agresión, pero en el fondo consideramos al agresor como culpable. No devolvemos la agresión porque nos consideramos “mejores”, pero nuestra visión de la situación es imperfecta, ya que consideramos al otro culpable. Este es el denominado falso perdón, porque superficialmente no se observa que la agresión sea devuelta al ofensor, sin embargo, el ofendido cree y siente profundamente que el agresor es culpable.

Por el contrario, el perdón verdadero parte de la premisa de que “no hay culpables, sino inocentes” y que por lo tanto, no hay necesidad de perdonar. Las personas capaces de perdonar verdaderamente son las personas más elevadas. Son las personas que ven en el mundo dos tipos de actos: 1) buenos actos (expresiones de amor) y 2) malos actos (pedidos de amor). Es decir, el perdón verdadero parte de una comprensión profunda del origen de los actos. En esencia, nadie quiere hacer un daño, los daños se originan en la mente inconsciente de las personas.

¿Qué es el perdón total?

El perdón total no solo abarca perdonar a personas, sino también a situaciones u objetos. Por ejemplo, implica no culpar a nadie porque pisé mal una baldosa y me torcí el tobillo, implica no culpar a nadie porque me duele la cabeza, implica no culpar a nadie porque no me funciona “x” cosa. Cuando procedemos a culpar a los demás porque las cosas no nos funcionan, proyectamos en otros nuestra culpa, consumimos energía innecesaria y nos estancamos en el análisis de la situación sin poder evolucionar.

Tenemos dos opciones. O nos volvemos perdonadores totales a voluntad. O nos preparamos para enfrentar una y mil veces la misma situación que la vida nos pondrá en el camino. En otras palabras... o desarrollamos la voluntad (buen camino) o nos tropezaremos mil veces con la misma piedra (mal camino). Tenemos la posibilidad de elegir como queremos avanzar con poco sufrimiento o con mucho sufrimiento…libre albedrío.


Williams Lillo

martes, 1 de diciembre de 2015

LAS REGLAS PARA SER HUMANO, por Cherie Carter-Scott


LAS REGLAS PARA SER HUMANO,
por
Cherie Carter-Scott

1.- Recibirás un cuerpo. Puede gustarte o no, pero será tuyo durante todo el tiempo que estés aquí. 

2.-Aprenderás lecciones. Estás inscrito en una escuela informal de tiempo completo llamada vida. En esta escuela cada día tendrás la oportunidad de aprender clases. Es posible que las lecciones te gusten o que te parezcan irrelevantes y estúpidas. 

3.-No hay errores, sólo lecciones. El crecimiento es un proceso de prueba y error: es una experimentación. Los experimentos fallidos forman parte del proceso en igual medida que el experimento que funciona bien. 

4.-Una lección se repite hasta aprenderla. Una lección se presentará de varias maneras hasta que la aprendas. Una vez que la hayas aprendido, puedes pasar a la siguiente. 

5.-Las lecciones no tienen fin. No hay nada en la vida que no contenga lecciones. Si estás vivo, siempre tendrás algo que aprender. 

6.-"Allí" no es mejor que "aquí". Cuando tu "allí" se convierte en un "aquí", simplemente tendrás otro allí que de nuevo parecerá mejor. 

7.-Los otros no son más que tus espejos. No puedes amar u odiar algo en otra persona a menos que refleje algo que amas u odias en tí mismo. 

8.-Lo que haces de tu vida depende de ti. Tienes todas las herramientas y los recursos que necesitas. Lo que hagas con ellos depende de ti. La decisión es tuya. 

9.- Tus respuestas están dentro de ti. Las respuestas a los interrogantes de la Vida están en tu interior. Todo lo que debes hacer es mirar, escuchar y confiar. 

10.-Olvidarás todo esto y Siempre que quieras, puedes recordarlo.



Cherie Carter-Scott

lunes, 30 de noviembre de 2015

EL DON SUPREMO, por Paulo Coelho


EL DON SUPREMO
por 
Paulo Coelho


El Amor es la regla que resume a todas las demás reglas.
El Amor es el mandamiento que justifica todos los demás mandamientos.
El Amor es el secreto de la vida.

La Fe no es más que un medio que nos conduce hasta el Amor.

La Caridad tan sólo es uno de los aspectos del Amor.

Es muy fácil darle una limosna a un pobre en la calle.  Incluso a menudo, es mucho más fácil hacerlo que dejar de hacerlo.
Dejamos de sentirnos culpables ante el cruel espectáculo de la miseria.
¡ Que alivio nos proporciona el habernos desprendido tan sólo de una pequeña moneda!  A nosotros nos cuesta muy poco y al mendigo le resuelve el problema.

   Sin embargo, si realmente amásemos a ese pobre, haríamos mucho más por él.  O bien, simplemente, no haríamos nada.  No le daríamos ninguna limosna y, quién sabe, quizás el sentirnos culpables ante aquella miseria podría despertar en nosotros el verdadero Amor.

   Después, Pablo compara el Amor con el sacrificio y el martirio.  Sin embargo, yo suplico a todos aquellos que algún día deseen trabajar para el bien de la Humanidad que nunca se olviden de que, aún cuando dejen quemar sus cuerpos en nombre de Dios, si no están motivados por un verdadero Amor, no adelantarán nada. ¡Nada!

Fragmento de:  El Don Supremo de Henry Drummond                        
Por PAULO COELHO 

sábado, 28 de noviembre de 2015

HARE KRISHNA HARE RAMA - MAHA MANTRA


HARE KRISHNA HARE RAMA

MAHA MANTRA

Hare Krishna Hare Krishna, Krishna Krishna Hare Hare
Hare Rama Hare Rama, Rama Rama Hare Hare

Traído a occidente en 1966 por Srila Prabhupada, el mantra “Hare Krishna” se ha vuelto una frase familiar. Pero, ¿qué significa? En este corto ensayo tomado del LP “Conciencia de Krishna”, que fue con el que John Lennon y George Harrison conocieron el canto, Srila Prabhupada explica el significado del mantra Hare Krishna.

La atmósfera material que es en la que actualmente estamos actuando se denomina maya, o ilusión. 

Maya significa “lo que no es”. Y ¿en qué consiste esa ilusión? En que todos estamos tratando de ser amos de la naturaleza material, cuando en realidad nos hallamos en las garras de sus severas leyes. Si un sirviente trata artificialmente de imitar al amo todo poderoso, ello se denomina ilusión. Estamos tratando de explotar los recursos de la naturaleza material, pero, de hecho, nos estamos enredando cada vez más en sus complejidades. Por lo tanto, aunque estamos dedicados a una ardua lucha por conquistar la naturaleza, nos hemos vuelto, no obstante, más dependiente de ella. Esta lucha ilusoria en contra de la naturaleza material puede ser detenida de inmediato, si revivimos nuestra conciencia de Krishna eterna. Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare, es el proceso trascendental para revivir esa conciencia original y pura. Mediante el canto de esta vibración trascendental, podemos limpiar de recelos nuestros corazones. El principio básico de todos esos recelos lo constituye la falsa conciencia de que “Yo soy el señor de todo lo que veo”. El cultivo de conciencia de Krishna no es una imposición que se le hace a la mente. Esa conciencia es la energía natural y original de la entidad viviente. Cuando oímos la vibración trascendental, dicha conciencia se revive.

Ese sencillísimo método de meditación se recomienda para esta época. Además mediante la experiencia práctica, se puede percibir que en virtud del canto de este maha-mantra, o el Gran canto para la liberación, uno puede sentir de inmediato un éxtasis trascendental que proviene del estrato espiritual. Cuando nos encontramos inmersos en el concepto material de la vida, nos ocupamos afanosamente de la cuestión de la complacencia de los sentidos, como si nos halláramos en la etapa animal inferior. Un poco más arriba de esa posición de complacencia de los sentidos, uno se dedica a la especulación mental con miras a zafarse de las garras materiales. Por encima de esa posición especulativa, cuando uno es lo suficientemente inteligente, trata de averiguar cual es la causa suprema de todas las causas, dentro y fuera. Y cuando uno está de hecho en el plano de entendimiento espiritual, habiendo superado las etapas de los sentidos, la mente y la inteligencia, se encuentra entonces en el plano trascendental. Este canto del mantra Hare Krishna emana del plano espiritual, y, en consecuencia, esta vibración sonora supera todos los estratos inferiores de la conciencia – es decir, el sensual, el mental y el intelectual-.

Por consiguiente, no es necesario entender el lenguaje del mantra, ni se necesita de ningún malabarismo mental ni de ningún ajuste intelectual para cantar este maha-manta. Es automático, pues proviene del plano espiritual, y por ello cualquiera puede participar del canto sin requerir ninguna cualidad previa. Claro que en una etapa más avanzada, se espera que no se cometan ofensas, en virtud del entendimiento espiritual. Al principio puede que no se presenten todos los éxtasis trascendentales, pero no hay duda alguna de que cantar por un rato lo lleva a uno de inmediato al plano espiritual, y uno exhibe el primer síntoma de ello en el vivo deseo de bailar al compás del canto del mantra. 

Hemos visto esto en la práctica. Hasta un niño puede participar en el canto y baile. Por supuesto que, a alguien que está muy enredado en la vida material, le toma un poco más de tiempo, pero incluso así de inmerso en lo material, es elevado al plano espiritual muy rápidamente. Cuando un devoto puro del Señor canta el mantra con amor, tiene la máxima eficacia en los oyentes, y por ello este canto debe ser oído de labios de un devoto puro del Señor, de manera que se puedan obtener efectos inmediatos. En tanto como sea posible, debe evitarse oír el canto de labios de los no devotos. La leche que ha sido tocada por los labios de una serpiente, tienen efectos venenosos. La palabra hara es la forma de dirigirse a la energía del Señor, y las palabras krishna y rama son formas de dirigirse al propio Señor. Tanto krishna como rama significan “El placer supremo”, y hara es la suprema energía de placer del Señor, que se convierte en hare en el vocativo. La suprema energía de placer del Señor nos ayuda a alcanzar al Señor. La energía material, llamada maya, es también una de las múltiples energías del Señor. Y nosotros, las entidades vivientes, somos la energía marginal del Señor. Se sabe que las entidades vivientes son superiores a la energía material. Cuando la energía material se pone en contacto con la energía inferior, surge una situación incompatible, pero cuando la energía marginal superior se pone en contacto con la energía superior, denominada hara, se sitúa en su condición normal y feliz. Estas tres palabras, es decir, hara, krishna y rama, son las semillas trascendentales del maha-mantra.

El canto es un llamado espiritual al Señor y a su energía, para que brinden protección al alma condicionada. Este canto es exactamente igual al llanto genuino de un niño que llama a su madre. 

Madre Hara ayuda al devoto a obtener la gracia del supremo padre, y el Señor se le revela al devoto que canta este mantra con sinceridad. En esta época de riña e hipocresía, ningún medio de iluminación espiritual es tan eficaz como el maha-mantra: Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare, Hare Rama , Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare.”


Información encontrada en:

viernes, 27 de noviembre de 2015

FORMAS DE HACER CRECER NUESTRA LUZ, por Mer Vivar


FORMAS DE HACER CRECER NUESTRA LUZ
por
Mer Vivar

Todos los seres humanos somos portadores de luz pero lo hemos olvidado y por eso vagamos en las sombras.

Hay muchas formas de hacer crecer tu luz, tu conciencia o tu magnetismo y te las enumero a continuación.

Una de las formas más básicas de permitirnos crecer en la luz es cuidar nuestros hábitos alimenticios. Ingerir alimentos de alta vibración nos permite iluminar el receptáculo de nuestra luz (cuerpo) y así podemos aumentar la frecuencia de la vibración y por ende nuestro ser lumínico.

Otra manera es vivir en el presente. Parece algo tan fácil pero es lo más difícil de la vida porque estamos tan habituados a quedarnos enganchados en situaciones del pasado,  placenteras y no tanto, o vivir planificando el futuro, que estar en el presente es muy escaso. Aprender estar en el aquí y el ahora y poner cada uno de nuestros sentidos, nuestra mente y nuestra alma en el hoy es una tarea a realizar si o si para adquirir conciencia.

Si queremos juntar luz lo ideal es no despilfarrarla y eso es otra tarea dificilísima porque vivimos derrochando nuestra energía ¿Cómo? Vivimos distraídos con el afuera y se nos va la vida ocupándonos que lo que pasa en el exterior, que los niños, la casa, al marido, el trabajo, las noticias, la vida social, el aparentar, el mantener la imagen, el chismorreo, los enojos… en fin… Es tanto lo que ocupamos nuestros sentidos allá afuera que gastamos una energía capaz de hacer volar un avión Concord…

Cuida tu energía sexual. El sexo desordenado es la manera más común de perder la luz o la energía… Nadie te dice que no tengas sexo, pero hacer de eso algo sagrado. Si tuvieras conciencia de la gran herramienta para el crecimiento que te fue dado al poder realizar el acto sexual no promoverías el libertinaje sexual. La verdad es que a todos nos enseñaron que el sexo era para reproducirse, para pasarlo bien y nadie nos dijo que era el instrumento sagrado. Infórmate al respecto y recuerda que cada vez que estás íntimamente con alguien estás compartiendo tu luz.

Meditar… Este es quizás instrumento más potente para ir ganando luz. Medita todos los días y siempre, libérate a través de ella de todo lo innecesario para tu crecimiento. Deja atrás. Corta los resentimientos y las cosas nocivas y camina ligero… Elévate por sobre esa humanidad imperfecta que, a veces, impide salir tu luz… Medita, no como quien cumple un deber, sino como un regalo que te haces cada día…

Y otra principal fuente de luz es la naturaleza. Camina descalzo por el pasto, la tierra, la arena… Báñate en un río, lago o en el mar y disfruta del astro rey… Respira profundamente el aire puro y déjate fluir… Déjate acariciar por las hojas de los árboles y embriágate del perfume de las flores… Acaricia a todo ser viviente con la mirada, ya sea una mariposa, un perrito o un gusano que se desliza por una rama… Se consiente de que todos los reinos están entrelazados…

Y por sobre todo invoca a la luz... llámala para que no se aleje de ti...

Me® 

Mer Vivar

http://mer-sanandoelalma.blogspot.com.es/

jueves, 26 de noviembre de 2015

ALMAS… por Brian Weiss


ALMAS… 
por
Brian Weiss

En nuestra vida terrenal, es difícil recordar que somos almas y no simples cuerpos físicos. Constantemente nos distraen las ilusiones y desilusiones de este mundo. Nos enseñan que el dinero, el poder, y el prestigio y las posesiones materiales son de suma importancia y a veces incluso el motor de nuestras vidas. Nos enseñan que para ser felices tenemos que lograr que los demás nos aprecien y nos respeten. Estar solo, nos dicen, es ser desgraciado. 

En realidad somos seres inmortales que nunca se separan energéticamente de los que aman. Tenemos almas gemelas y familias espirituales que son eternas. Los espíritus guardianes nos guían y nos aman siempre. 

Nunca estamos solos. Al morir no nos llevamos las "cosas" que poseemos. Nos llevamos nuestros actos y nuestras obras, los frutos de la sabiduría de nuestro corazón. 

Cuando despertamos a la idea de que todos somos seres espirituales, cambian nuestros valores. Y por fin podemos ser felices y estar en paz.

Brian Weiss