NAMASTÉ



"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."


Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.

Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.

Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.

Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.

Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.

Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.


*********


Por todo esto puedo y debo deciros:


Yo soy Drisana, la hija del Sol.


Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.


En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.


Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.


Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.


Es tiempo de regresar al Hogar.


¡Despertar!


Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.


Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:


YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.


YO SOY el/la que YO SOY



Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana

domingo, 17 de noviembre de 2019

20 maneras para aumentar tu energía espiritual


20 maneras para aumentar tu energía espiritual

1) Conecta con tu propósito.

Me acabo de levantar, recuerdo que anoche me propuse madrugar y aprovechar las primeras horas de la mañana, por poco no lo consigo. Por suerte recordé el último instante antes de caer dormid@, ¿para qué voy a madrugar?, las respuestas conectadas a mi propósito brotaron en mi mente, al deseo de completar mi objetos, a los motivos para impulsarme y ponerme en pie; mi energía se elevó.

Si tu propósito está conectado a tu pasión tienes una poderosa fórmula energética en ti. Cuando haces aquello que te apasiona o entusiasma tu energía fluye y retroalimenta con tus acciones; cuanto más te aproximes a tu pasión más energía experimentarás.

¿Qué te apasiona? ¿Qué te mueve? ¿Para qué elevar tu energía?

2) Enfócate en el resultado a conseguir.

No saber tu rumbo te desgasta. La acción y dirección sin propósito es pérdida de energía. Todo comienza con tener clara la visión del resultado a lograr. Las personas de éxito tienen un hábito en común: orientan su actuar en función de resultados. Siempre tienen una respuesta clara en relación a qué quieren lograr. Esta visión les da el enfoque necesario para concentrar su tiempo y acciones en el logro de sus metas. Cuando te orientas hacia tus metas y sientes que tu día a día te acerca a ellas, tu energía crece. Te sientes en control de tu vida y tu auto-estima se fortalece.

¿Qué quieres lograr? ¿Cuáles son tus metas? ¿Cuál es tu visión?

3) Encuentra tus “yo puedo”.

Siempre puedes. Es posible que no puedas hacer lo que quieres en el momento que lo estás deseando. Pero siempre puedes hacer algo.

Si bien puede que no tengamos la capacidad de cambiar rápidamente en dónde nos encontramos, siempre podemos modificar nuestra dirección. Es sencillo: nuestra dirección es determinada, en primera instancia, por nuestros pensamientos. Lo que pensamos precede a las acciones y éstas a los resultados. Cambia tus pensamientos y poco a poco comenzarás a obtener nuevos resultados. Y esto es algo que siempre podemos hacer: elegir nuevos pensamientos. Con este solo y simple hecho, tienes el poder para iniciar el cambio que quieres ver en tu vida.”

Si no puedes hacer grandes cambios en este momento, ¿qué pequeñas transformaciones sí están en tu poder?.

Variaciones que te permitan ir variando el rumbo para apuntar hacia el destino deseado.

Dirigir tu vida hacia la visión que en el fondo deseas puede requerir gran energía. Pero al igual que mover todo un buque de cientos de toneladas, todo comienza por un pequeño cambio.

No te concentres en tus “yo no puedo”.

Todos los tenemos.

Sin embargo, es en nuestros “yo puedo”, por pequeños que sean, en donde está nuestro poder de redirigir nuestra vida.”

Recuerda: tu enfoque determina tu nivel de energía.

¿En qué te enfocas usualmente? ¿En lo que no puedes o en lo que sí puedes? Conéctate con tus “yo puedo” y estarás alimentando tu energía.

4) Encuentra la fe en ti.

La fe es junto a la pasión, quizá, una de las más poderosas fuerzas a las que el ser humano puede conectarse. Es un recurso interior que te permite ir más allá. Es al conectarte con la fe cuando puedes construir lo que hoy es desconocido. La fe es la gasolina suprema. Conéctate con ella, decide creer en algo más allá de lo visible y sentirás una energía que te acompañará hasta el logro de tu visión.

5) Muévete de forma distinta.

¿Qué fue antes: el huevo o la gallina?.

Lo mismo podemos cuestionarnos sobre la energía y el movimiento. 

Obviamente necesitamos energía para producir movimiento. A la vez, el movimiento por sí mismo es un generador de energía. ¿No te quedas a veces esperando a que surja esa sensación de vitalidad para ponerte en acción?. En la práctica lo que necesitas es ponerte en movimiento, en acción física, para movilizar tu energía y hacerla subir.

Tu nivel de energía está directamente relacionado a la manera como te mueves.

¿Escaseas en energía? Significa que te falta movimiento. No esperes a tenerla para ponerte en acción, ¡hazlo!.

¿Quieres transformar tu energía?. Haz en este instante ese movimiento y exclama “¡¡Sí!!”.

Explora tu cuerpo.

Juega con tu capacidad de moverte para aumentar tu energía. No esperes a tenerla. A veces está simplemente “estancada” y esperando porque actives tu fisiología para poder fluir y expandirse.

6) Cambia tu expresión facial.

A finales de la década de 1980 se realizó un experimento muy interesante con pacientes maníaco depresivos. Fue muy sencillo: en las paredes de las salas comunes de la clínica en donde se encontraban recluidos los pacientes, colocaron numerosos espejos.

A estas personas les fue dada una simple instrucción: “cada vez que te encuentres frente a tu reflejo, sonríe. No importa si te sientes como para hacerlo. Lo único que tienes que hacer es flexionar los músculos de tu rostro tal y como cuando uno se sonríe”.

Los resultados fueron impactantes. Al cabo de unas semanas, varios de los pacientes ya habían expresado cambios visibles en su estado de ánimo. La depresión parecía disolverse a medida que estas personas incorporaban el hábito de sonreír varias veces al día.

¿Qué pasaba, cómo era posible?.

Los músculos de tu rostro funcionan como torniquetes, facilitando o disminuyendo el paso de la sangre hacia la zona frontal de tu cerebro. }Si tus tensiones, frustraciones o amarguras se ven reflejadas en la rigidez de tu rostro, el flujo sanguíneo y el nivel de oxígeno que le llega a tu cerebro se ve reducido.

Al sonreír, los 32 músculos de tu cara bombean un mayor nivel de oxígeno a los lóbulos centrales. Esto estimula la secreción de endorfinas, hormonas neuronales que inducen estados de placer los cuales comienzan a contrarrestar patrones de depresión, tristeza, apatía, rabia.

Imagina…. ¡prozac gratis e inocuo..!, y con un maravilloso efecto secundario: otros te devolverán sus sonrisas al verte.

Así que la prescripción es simple: ríete más a menudo. Incluso, puedes probar hacer morisquetas para intensificar tus dosis de endorfinas.

7) Respira distinto.

Una de las primeras respuestas fisiológicas que cambia cuando tu emocionalidad se transforma es la respiración.

Por ejemplo, cuando comienzas a estresarte tu respirar se tensa y se hace cada vez menos profundo. Cuando te excitas… bueno, ya sabes.

Cuando necesites inyectarte energía instantánea, emplea el principio de cambiar el cuerpo para influir sobre tu emocionalidad al respirar diferente de manera deliberada.

¿Cómo respiras cuando estás lleno de energía y vitalidad? ¿Cómo respiras cuando estás en tus mejores momentos? Si inhalas y exhalas como cuando te encuentras en esos estados, comenzarás a sentir esa energía.

Recuerda que tu energía proviene de tus células; particularmente de esas minúsculas fábricas de energía celular llamadas mitocondrias. En ellas y junto a la inyección de oxígeno suministrada por tu respiración, la glucosa es transformada en energía.

Más oxígeno en tu organismo a través de una profunda respiración se traduce en una mayor generación de energía.

Tu cerebro también se alimenta de oxígeno y al llenarlo de él, tu capacidad de estar alerta y despierto, aumenta.

Oxigena tu cuerpo -respirando profundamente, ejercitándote o haciendo el amor- y llénate de vitalidad.

No en vano para muchas filosofías y sistemas de vida oriental, la respiración es tu conexión con la energía del universo.

8) Medita.

La meditación es una excelente manera de cuidar y potenciar tu energía. La meditación nos recarga y en muchos casos ayuda a liberarnos de aquello que está bloqueando nuestra energía; existen muchos tipos de meditación.

Una manera de hacerlo es concentrándote en tu respiración como “ancla” para tu mente.

Simplemente cierras tus ojos y colocas tu atención en el proceso y las sensaciones de tu respirar.

Sin buscar el cambio, sino más bien siendo testigo de tu proceso, por unos minutos te concentras suavemente en tu respirar.

Pruébalo.

Cierra tus ojos y respira durante 3 a 5 minutos.

Vamos, regálate estos minutos.

Obséquiate este mini-descanso… y comienza a tomarle el gusto a la meditación.

9) Hazte preguntas que te potencien.

¿Hay algo malo en tu vida?. No lo hagas, no lo pienses, ¡deprisa!, pon una sonrisa y saca la lengua.

¿Qué cosas te inspiran y qué hace vibrar tu alma?. ¿Qué enciende tu pasión?, ¿qué aspectos sí se encuentran bajo tu control?, ¿qué puedes hacer hoy – por pequeña que sea-, para mejorar tu vida?. ¿Cómo vas a aumentar tu capacidad para avanzar hacia tus metas?, ¿a quién amas?, ¿quién te ama?.

Seguro que experimentaste un cambio de energía entre el momento cuando leíste la primera pregunta y las restantes.

Recuerda, es muy simple: tu preguntas frecuentes determinan tu enfoque; aquello con lo que te conectas, impacta tu energía. Diseña tus propias preguntas potenciadoras.

Emplea conscientemente el poder que ellas tienen para dirigir tu mente hacia los pensamientos que te nutren y elevan tu vibración.

10) Conecta con emociones que te inspiren.

Algunas películas nos conmueven. Es cuando se ven expresados magistralmente por la magia de la actuación, la escenografía y la musica, momentos que disparan emociones intensas. Hay películas, libros, biografías e historias que nos muestran el poder de la fe, la determinación, el amor, la esperanza; nos inspiran a través de lo que otros seres humanos que han soñado y vencido.

Recuerda esas escenas emotivas y utilízalas como inspiración para lo que tienes que hacer, superar y lograr.

Pasión, amor, convicción, triunfo, coraje, fe, determinación, compasión, alegría, entusiasmo… cuando nos dejamos tocar por estas emociones no nos queda otra que sentirnos inspirados por la grandeza humana.

Esa misma que reside en ti.

11) Toma alimentos que aporten energía en vez de quitártela.

Cuando ingieres alimentos y se dispara el proceso digestivo, tu cuerpo necesita dedicar gran parte de su energía al procesamiento y transformación de lo ingerido.

Si la comida no es particularmente “amigable” para tu cuerpo esa energía es enorme. Tanto así que te da sueño, te sientes pesado y te provoca no hacer nada durante un buen rato.

Sin entrar en detalles sobre nutrición y alimentación, sí quiero transmitirte lo siguiente: si deseas optimizar tu energía y mantener consistentemente los niveles necesarios de vitalidad para lograr tus objetivos, es importante elegir conscientemente lo que comes.

Sin embargo, hay quienes poco les importa lo que ingieren. Lo que comes no es inocente; tiene un impacto sobre tu bioquímica y en última instancia sobre tu vitalidad.

12) Ejercítate.

El ejercicio favorece el fortalecer tus órganos y a mantener tus sistemas internos en óptimo funcionamiento. Si haces ejercicios adecuadamente, tras hacerlos, te sentirás con más energía.

A veces me he sentido cansado y a punto de retrasar mi sesión. Pero una vez que termino, siento cómo vuelve la energía a mi cuerpo. Prueba qué ejercicios te sirven para despertar tu vitalidad y empléalos como un recurso para mantener tu energía y salud.

13) Descansa con calidad.

Para tener más energía, a veces lo que necesitas es parar un rato. Es lógico: al descansar te recuperas de la energía perdida.

Cuida que tu sueño sea reparador. Si no lo es, busca hacer cambios en tu ambiente que te ayuden a lograrlo.

Puedes hacer más oscuro tu cuarto, comprar unas mejores almohadas o abrir las ventanas para mejorar la ventilación.

Para un sueño reparador, es importante ayudar a que la mente “se duerma” al son de tu cuerpo.

Procura no ver programas de alto impacto visual ni psicológico justo antes de dormirte.

Así como quizá, por la mañana, necesitas de unos minutos para “calentar motores”, asegúrate también un proceso para ir bajando las revoluciones mentales antes de dormir; hay que desconectar del día, lo que podías hacer hoy lo hiciste.

De haber quedado algo pendiente, no lo puedes resolver hasta el día siguiente; suéltalo. Déjalo tranquilo y más bien, conéctate con aquello que puede inducirte emociones placenteras antes de caer en tu mundo onírico. 

Para esto, puedes hacerte estas preguntas cuando ya te encuentres acostado y con las luces apagadas:

¿Qué he disfrutado hoy?. ¿Ha contribuido este día a mis metas?. ¿Qué he aprendido hoy?. ¿Qué he dado hoy?. ¿De qué puedo estar agradecido?. Y dulces sueños…

14) Estimula tus sentidos.

Luz y colores… música… agua… olor a canela… brisa tocando tu piel. 

Estimular tus sentidos incrementa tu energía. Puede ser tan simple como prender una luz; o mejor aun, salir para permitir que el reflejo de la luz solar estimule tus ojos.

Prueba escuchar una música que te inspire o tómate un vaso frío y refrescante de agua o jugo de frutas.

Inspira un aroma estimulante o permítele a tu piel ser estimulada con sensaciones que te ayuden a elevar el nivel de alerta.

En definitiva, cosas tan sencillas para despertar tus sentidos como echarte agua fría en la cara, pueden hacer una gran  diferencia en un momento en el cual sientes que tu energía va en picada.

15) ¡Hidrátate!.

Unos 2 litros de líquido es lo recomendado al día, dependiendo de la persona.

Deepak Chopra sugiere que cargues contigo en todo momento una botella de agua con el objetivo de tomar sorbos cada 20 a 30 minutos durante todo el día.

Tu cuerpo está compuesto en un 70% de agua. No es sorpresa encontrar que depende de este preciado líquido para funcionar en excelentes condiciones.

Cuando tu cerebro dispara la sensación de sed es tarde: tu cuerpo está en proceso de deshidratación.

Y cuando esto sucede, tu energía cae. No esperes a la señal de sed para ingerir agua.

Mas bien desarrolla el hábito de ingerir este líquido continuamente durante el día.

Irás más frecuentemente al baño, pero estarás limpiando tu organismo y manteniendo su nivel de energía.

16) Conéctate a la naturaleza.

Contempla la majestuosidad de la naturaleza, deja que proyecte una magia que penetra en ti, estimulando tus sentidos y llevándote a pensamientos con altas dosis de inspiración.

Las olas rompiendo en la costa; las bandadas de pájaros surcando el atardecer; el rozar de la brisa fresca en tu piel; el aroma de las flores; el canto de los grillos; el hermoso color de las nubes en el atardecer…

¿Cuándo fue la última vez que realmente te conectaste con la naturaleza?. ¿A qué esperas para repetirlo?.

17) Tómate tu tiempo para estar solo.

En ocasiones necesitas recuperar tu centro, ¿verdad?.

Me refiero a regalarte un momento para estar solo, asentando tu mente y emociones. Para reflexionar, dejarte sentir y reconectarte con lo que es más importante. O simplemente, para encontrar respuesta a preguntas acuciantes en la sabiduría del silencio. A realmente estar contigo, no con el televisor, ni tan siquiera con un libro.

Sólo con tus pensamientos y tu sentir. Del silencio florece lo que quieres decir. 

De la calma brota lo que has de hacer. Al estar quieto haces posible el reencuentro con tu ser.

Para.

Guarda silencio.

Céntrate.

Déjate estar, permítete ser.

Es en el silencio cuando mejor puedes escuchar tu intuición; es en ese espacio que puedes reencontrar tu centro, tu norte, tu esencia, tu profundidad, tu poder.

Por 3 minutos deja de leer y permítete estar en silencio. Simplemente… Respira. Siente.

Y desde el silencio vuelve a surgir para actuar tu verdad.

18) Conéctate con la energía de otros.

Hay personas que son como un “desagüe”, mientras otras son como fuentes.

Desagüe son quienes al entrar en contacto contigo te restan energía. Son personas demandantes, negativas, cínicas. ¿Conoces a alguien así?.

Fuente son quienes te aportan nuevas energías. Por lo general positivos y entusiastas quienes, además, muestran un genuino interés por ti. 

Cuando sales de estar en su compañía, te sientes como con las pilas recargadas.

Las personas con quienes te rodeas impactan tu energía.

Cuida de quién te acompañas y particularmente, cuando sientas la necesidad de elevar tu vitalidad, busca a las que son fuente.

Claro está, ellas estarán ahí para ti en la medida en que tú también seas más fuente que desagüe…

19) Logra una meta, cierra un ciclo.

Cada vez que logro una de mis metas siento que mi energía aumenta. Es raro, pero el mero hecho de completarla parece disparar un chorro de endorfinas en el cerebro, incluso a veces me planteo metas ya completadas para recibir esa inyección de energía.

¡Atención, completar metas puede llegar a ser adictivo ;)!.

20) Libérate de algo.

Tu energía puede ser consumida por personas, situaciones o metas no alineadas con tu visión de vida. Metas del tipo “yo debería”, asuntos o conversaciones pendientes, eso que aun no has resuelto pero lo cual continúa saltando a tu memoria. Situaciones que no son como quieres pero has estado tolerando, a costa de tu propio bienestar. Puede ser una memoria, un ciclo que permanece abierto, la idea para la cena de la próxima semana o lo que no te gusta de otro. Todo esto consume energía.
Imagina que tu mente tiene 100 unidades de atención. Estas unidades representan tu capacidad de asignar una parte de tu energía mental para procesar o tan sólo recordar. En la medida en que esas unidades se dispersan al tener muchas cosas en tu cabeza, tu energía mental disminuye. Imagina el siguiente inventario mental:

* 20 unidades de atención asignadas a cosas pendientes.
* 12 unidades retenidas en pensamientos sobre la conversación que aún no has tenido.
* 14 unidades enfocadas en lo que toleras de tu compañero y no llegais a un acuerdo.
* 18 unidades alimentando tu miedo ante el reto que estás por asumir, pensando en lo peor.
* 19 unidades ubicadas en procesos de pensamiento agotadores sobre cosas fuera de tu control.
* 3 unidades fijadas en el pensamiento acerca de cambiar la bombilla del pasillo…

¿Cuanto queda?. Apenas 14 unidades de atención para dedicarle al disfrute de tu vida y el logro de tus metas.

Suelta.
Libérate.

Identifica qué te está restando a tu energía y no te está dando valor. Escríbelo.

Decide.
Actúa.
Bota.
Resuelve.
Negocia.
Olvida.
Acepta…

Al hacerlo recuperarás energía y aumentarás tu capacidad de enfocarla en lo que te permita lograr mayor satisfacción y productividad.



Leo Alcalá /elsoh/sincrodestino/



jueves, 31 de octubre de 2019

SOBRE EL AMOR TOTAL


SOBRE EL AMOR TOTAL

AMOR UNIVERSAL

El Amor Universal lo engloba todo, pero hay distintas maneras de sentirlo, cuando me llena cuerpo, mente, alma y espíritu, siento la necesidad de compartir esa luz de alguna manera.


Esta vez quiero expresar el modo en que yo veo el amor, hay muchos, éste es el mío. 

AMOR/AMISTAD


Es el amor que sientes por tus hij@s, por tus padres, por tus herman@s, los amig@s por todos los que te inspiran ternura y cariño; es el mismo, con diferente intensidad, es un amor que te envuelve en una sensación cálida y cómoda. 

AMOR SEXUAL


La atracción sexual, a veces en el clásico y conocido flechazo, otras ocasiones nace del trato continuo, de cualquier manera, es un choque de energías, y llega la explosión, de una sola noche o de mil, pero con el tiempo llega a su fin, todas esas luces, esas chispas caen y se apagan. 

AMOR DEL CORAZÓN 



Amor de pareja, cuando se acaban las explosiones del amor sexual y queda mucho más que el amor/amistad, cuando sientes que en tu 4º chakra (tu corazón) se acumula luz, blanca a veces, dorada otras, pero cada vez que ves, lees, escuchas o tocas a tu pareja va aumentando la luz junto con ese calorcito en tu pecho, esa tibieza que te llena de felicidad, ése es el amor del corazón, ahí lo sientes, ahí anida. 

AMOR DEL ALMA 


Este amor es más profundo, se siente en todo tu cuerpo físico, sí, pero en la energía que lo llena, se siente en cada una de tus células, una emoción y sentimiento que no se puede explicar, sólo se percibe, en cómo te sientes atraíd@ hacia esa persona, pero algo más profundo que lo sexual, más que el sentimiento cariñoso o que sólo está en el corazón, algo que se siente desde el fondo de tu alma, desde tu energía interna, en todos tus chakras. 


AMOR DEL ESPÍRITU



Éste si es el Amor por excelencia, es el amor que sólo sientes por aquel ser que está unido a ti desde siempre y para siempre, cuya Chispa Divina está imbricada con la tuya, es el amor cuántico, pues no importa que estén juntos o separados físicamente, aunque estén en distintos lugares, tan lejanos, como podrían ser otro planeta u otro sistema estelar, siempre estarán unidos, porque desde el principio lo han estado. No es solamente el ser parte del Todo, ya que todos lo somos, no, esta unión es más cercana, es que en realidad son una sola chispa divina, que se dividió, pero sigue siento una unidad, una sola, UNA, esto se aplicaría a las Almas Gemelas y a las Almas Compañeras. 



AMOR TOTAL



Ahora imagínate sentir todos esos amores por una misma y única persona…
Ése es el maravilloso amor que he encontrado…



Mi deseo ferviente es que tú encuentres este Amor Total, que es inefable, aunque a veces sufras por los obstáculos materiales de esta 3ª Dimensión, algún día no habrá impedimentos ni separación, estarán unidos, podrán amarse plenamente y después empezará de nuevo el ciclo. Disfruta mientras esté a tu alcance de cualquier manera, aunque esté distante físicamente, si su alma está contigo, gózalo, sé feliz porque lo que tienes, pocos lo logran.  

Que todos podamos vivir este maravilloso Amor
.
***


© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller













martes, 29 de octubre de 2019

EL AMOR, por Jeff Foster


EL AMOR, 
por Jeff Foster

Confinar el amor a lo que queda dentro de las fronteras no es amar. 
Confinar el amor es poseer y poseer es destruir. 
Así es como, en nombre del amor, destruimos a los demás 
y dejamos insatisfecho nuestro corazón.

Poseemos a los demás porque tememos perderlos, 
pero en realidad no hay otros, 
sino meras imágenes a las que nos aferramos. 

Pero el amor es la muerte de la imagen 
y, con ella, tu muerte 
y también la mía.

Tú y yo nos disolvemos el uno en el otro 
y nos convertimos en lo que ya somos, 
es decir, todo.

Sólo entonces vemos realmente a quien está frente a nosotros. 
Sólo entonces realmente te veo.

Amar de forma completa e incondicional 
es amar más allá de toda noción de correcto o equivocado, 
de bien o de mal, de esto o de aquello 
y de ti o de mí. 

Amar de verdad es amar sin restricciones,
sin limitación temporal 
y, en última instancia, 
sin miedo.

Amar plenamente es morir.

Quizá entonces, en el amor, 
Dios me verá con sus ojos y todo desaparecerá. 

Entonces sus ojos serán los míos, su boca será la mía, 
y el cuerpo se disolverá en el espacio inmenso 
y abierto que nos engloba a todos. 

Sin ojos, sin orejas, sin lengua, sin nariz y sin garganta. 

Nada. 

Finalmente nada.

Quizás entonces nos atrevamos a llamarlo "amor".



Jeff Foster
Extracto de: Más Allá Del Despertar

miércoles, 23 de octubre de 2019

LAS NUEVE REVELACIONES


LAS NUEVE REVELACIONES

Las nueve revelaciones es una película basada en la novela de James Redfield. La historia que cuenta es emocionante, de aventura y descubrimiento, pero también es una guía que tiene el poder de aclarar tu percepción de por qué está donde está en la vida y para dirigir tus pasos con una nueva energía y optimismo. 

En la película, el azar o el destino dirigen a John a la selva tropical de Perú. Allí unos investigadores acaban de descubrir unos escritos ancestrales que anuncian la llegada de una nueva etapa para el hombre que cambiará la percepción sobre todo lo que le envuelve y le proveerá de una nueva percepción de cara al futuro. 

Estas son las nueve revelaciones:

1. Estamos descubriendo de nuevo de que vivimos en un mundo profundamente misterioso, lleno de coincidencias repentinas y encuentros sincronizados que parecen destinados.

2. Cuanto más despertemos a este misterio, vamos a crear una nueva visión del mundo - redefiniendo el universo como enérgico y sagrado.

3. Vamos a descubrir que todo lo que nos rodea, toda la materia, consiste y proviene de una energía divina que estamos empezando a ver y entender.

4. Desde esta perspectiva, podemos ver que los seres humanos siempre se han sentido inseguros y desconectados de esta fuente sagrada, y han tratado de tomar la energía dominando los uno a los otro. Esta lucha es responsable de todos los conflictos humanos.

5. La única solución es cultivar una reconexión personal con lo divino, una transformación mística que nos llena de energía ilimitada y amor, amplía nuestra percepción de la belleza, y nos eleva hacia una conciencia del Ser Supremo.

6. En esta conciencia, podemos liberar nuestro propio patrón de control, y descubrir una verdad específica, una misión, estamos aquí para compartir, eso ayuda a evolucionar a la humanidad hacia este nuevo nivel de realidad.

7. En la búsqueda de esta misión, podemos descubrir una intuición interior que nos muestra a dónde ir y qué hacer, y si hacemos sólo interpretaciones positivas, trae un flujo de coincidencias que abren las puertas para que nuestra misión se desarrolle.

8. Cuando un número suficiente de nosotros entre en este flujo evolutivo, siempre dando energía al yo superior de todos los que conocemos, vamos a construir una nueva cultura en la que nuestros cuerpos evolucionan a niveles cada vez más altos de energía y percepción.

9. De esta manera, participamos en el largo camino de la evolución, desde el Big Bang hasta la meta final de la vida: para energizar nuestro cuerpo, de generación en generación, hasta que entramos en un cielo que por fin podemos ver.

lunes, 21 de octubre de 2019

PURIFICACIÓN DEL AURA CON LA PRÁCTICA DEL NADI SHODHANA






PURIFICACIÓN DEL AURA CON LA PRÁCTICA DEL NADI SHODHANA

El nadi shodhana es una de las técnicas de respiración, que forma parte de los ejercicios de purificación energética y concentración, preservados por la antigua tradición yoguica bajo el nombre de Pranayama. 
Conocido también como nadi shuddhi o respiración alternada, el nadi shodhana combina secuencias de inhalación y exhalación, sustituyendo regularmente la fosa nasal que se utiliza en el proceso.
De acuerdo con practicantes y maestros del yoga, la ejecución de este ejercicio de respiración alternada, permite limpiar los cuerpos sutiles (aura), además de equilibrar los meridianos energéticos del cuerpo y los nadis principales.
Los nadis son los canales que conducen la energía vital (prana), a través del individuo. Los nadis principales son Sushumná (alineado con la columna vertebral), Ida (representación de lo femenino) y Pingalá (lo masculino). 

Ida y Pingalá se encuentran entrelazados entre sí, con Sushumná en el centro. Esta disposición recuerda el legendario símbolo del Caduceo (dos serpientes enlazadas en una vara), asociado al dios griego Hermes.

La respiración nadi shodhana actúa directamente sobre Ida y Pingalá, balanceando las energías masculinas y femeninas presentes, armonizando los opuestos y facilitando la absorción de prana.

Al ser un ejercicio que requiere realizar actividades cruzadas (aspirar con una fosa nasal y expirar con la otra), el nadi shodhana es considerado una actividad de gimnasia cerebral, que ayuda a trabajar ambos hemisferios cerebrales.

Otros beneficios asociados a esta practica, comprenden:

  • - mayor concentración;
  • - sensación de paz interior;
  • - vitalidad física;
  • - reducción del estrés;
  • - liberación de bloqueos energéticos;
  • - y regulación de la frecuencia cardíaca.

¿CÓMO REALIZAR EL NADI SHODHANA?

Al igual que en otros ejercicios de Pranayama, la práctica del nadi shodhana puede representar un riesgo de hiperventilación, para los ejecutantes no habituales de ésta u otras técnicas de respiración consciente.

Por lo que se recomienda iniciar las actividades bajo la supervisión de un instructor calificado, que diseñará el plan de trabajo según las condiciones y necesidades del estudiante.

Esta técnica de respiración cuenta con varios niveles de dificultad, que deben ser superados por el ejecutante, uno por uno, con el propósito de avanzar en el perfeccionamiento del ejercicio.

En la práctica del nadi shodhana, el nadi Ida (lo femenino/la Luna) está asociado con la fosa nasal izquierda; mientras que Pingalá (lo masculino/ el Sol) se vincula con el conducto nasal derecho.

En el primer nivel de la técnica, el practicante debe seleccionar un lugar en el que no pueda ser molestado, por espacio de unos 10 minutos. Luego procede a sentarse cómodamente (en el suelo o una silla), con la espalda recta.

Respira con normalidad, durante un breve período de tiempo. Después, deja la mano izquierda sobre la rodilla izquierda. Puede dejar esa extremidad, descansando en la zona elegida, o realizar un mudra con ella.

Jnana Mudra


Si se inclina por la opción del mudra, se recomienda el jnana mudra (jñana o gyan mudra), que consiste en unir las puntas de los dedos índice y pulgar (haciendo un círculo), mientras los otros 3 dedos se mantienen extendidos. La palma de la mano apunta hacia arriba.

Mrigi Mudra


Para realizar el ejercicio de nadi shodhana, la mano derecha puede asumir una de las siguientes posiciones: el mrigi mudra o el nasagra mudra.



LOS MUDRAS DEL NADI SHODHANA

En la primera opción (mrigi mudra), se coloca la palma de la mano derecha frente al rostro: el pulgar presiona (suavemente) el conducto nasal derecho, mientras que los dedos meñique y anular cierran la fosa izquierda.

En este gesto manual, los dedos medio e índice se mantienen doblados sobre la base del pulgar. Por otra parte, para la ejecución del nsagra mudra también debe situarse la mano frente a la cara.

Luego, coloca las puntas de los dedos índice y medio sobre el entrecejo (estimulando el Tercer Ojo). Al mismo tiempo, el pulgar cierra la fosa nasal derecha, y los dedos anular y meñique oprimen el conducto nasal izquierdo.

Una vez elegido el mudra que se ejecutará con la mano derecha, se procede a tapar el conducto nasal derecho, mientras se libera el izquierdo. Inspire por la fosa izquierda, ciérrela con los dedos, y expire por la derecha.

Posteriormente, inspire por el conducto nasal derecho, ciérrelo con la ayuda de los dedos y expire por la fosa nasal izquierda. Completar la respiración alternando ambas fosas, comprende un ciclo simple de nadi shodhana.

Cada sesión contiene unos 10 ciclos, desarrollados a lo largo de 10 minutos o menos. La exhalación siempre será más prolongada que la inhalación. Es importante no forzar el proceso (fluya con suavidad).

Tampoco respire por la boca, pues inutilizaría la función del ejercicio. Los dedos sobre la nariz deben reposar en la zona, no presionar con fuerza. Realiza las prácticas en ayunas, o tres horas después de la última comida.




*Si queréis ver una demostración, podéis visitar el video de You Tube que os dejo a continuación. Aunque este está en ingles, sirve perfectamente para que veáis como se realiza esta técnica:






martes, 15 de octubre de 2019

EL HÁBITO DE SENTIRNOS OFENDIDOS... Por Marco Engelke


EL HÁBITO DE SENTIRNOS OFENDIDOS... 
Por Marco Engelke

Las personas se pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida… 
¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren…

Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido.
Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal o cual forma y no lo hizo… Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una,

El hábito se desarma.

El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las “ofensas”.

Cuando nacemos, somos auténticos
Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.

Una de las mayores fuentes de ofensas es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble.

Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías.

Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. ¡Déjalos ser! nadie te pertenece.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir.

1—–Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.

2—–Deja a las personas Ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3—–Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.

4—–Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes oscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5—–La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMÁS VA A EXISTIR.

Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6—– Disfruta de la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7—— Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8—– A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.

9—– Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate (no confundir con desquitarse) con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de consciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida...

-Marco Engelke-

lunes, 14 de octubre de 2019

LA RECETA PARA LA FELICIDAD SEGÚN ARISTÓTELES, por Waldemar Gracia


LA RECETA PARA LA FELICIDAD SEGÚN ARISTÓTELES,
por Waldemar Gracia


Esta es la definición de felicidad según Aristóteles: “La felicidad depende de nosotros mismos”. Así que, ¿qué es la felicidad para Aristóteles?: él decía que la felicidad es el propósito central de la vida humana y una meta. Como resultado de esto Aristóteles dedica más espacio al tema de la felicidad que cualquier otro pensador antes de la era moderna. A través de las virtudes, el punto medio entre el exceso y la carencia, Aristóteles buscaba encauzar los deseos hacia la felicidad.

La filosofía y ética griegas estaban dirigidas a la formación del carácter. Uno de los filósofos que más aportó a este tema fue Aristóteles, cuya definición de virtud buscaba no eliminar los deseos, sino encauzarlos hacia ese fin que es la felicidad. Aristóteles afirma que la felicidad es una actividad de acuerdo a la virtud. El hombre feliz vive bien y obra bien El obrar sigue al ser para la consecución de su finalidad.

La felicidad es lo mejor, y lo más bello y lo más deleitoso. Esto es la virtud, que nos hace capaces de practicar las bellas acciones. Aquí recordaremos el concepto griego de kalokagatía; es decir lo bello-bueno, que se aplica a las acciones rectas. La felicidad pertenece a las cosas venerables y perfectas por ser un principio, pues por causa de ella hacemos todo lo demás. La virtud humana no es la del cuerpo, sino la del alma, así la felicidad será una actividad del alma.

 Aun cuando la manera de vivir la vida sea elegible, en tanto que somos seres naturales tenemos una finalidad. Dicha finalidad es la felicidad a través de la trascendencia.

Existen tres grandes obras sobre ética atribuidas a Aristóteles: la Ética nicomáquea, que consta de diez libros; la Ética eudemia, que consta de siete libros; y la Magna Moralia, de la cual se duda si fue escrita por él o por un recopilador. Sobre esta base Aristóteles, que junto con Sócrates y Platón simboliza la búsqueda filosófica occidental, define el concepto de virtud. La virtud como el justo medio. El filósofo veía las virtudes como rasgos del carácter y tendencias para actuar de una manera particular.

Cada virtud es el punto medio entre el exceso y la carencia. Aplicado en términos prácticos esto significa, por ejemplo, que una persona virtuosa sabrá cuánto puede beber sin que sea demasiado y sin abstenerse completamente.

Para Aristóteles, nos volvemos moderados practicando la moderación y valientes al practicar el coraje, entre otras afirmaciones por el estilo, lo que lleva a que la virtud se convierta en hábito. 

¿Cuáles son las virtudes según Aristóteles?

Coraje: el punto medio entre la cobardía y la imprudencia. La persona valiente es consciente del peligro, pero va de cualquier manera.

Templanza:  la virtud entre el exceso de indulgencia y la insensibilidad. Aristóteles juzgaría a la persona que nunca bebe tan severamente como a la que bebe demasiado.

Generosidad:  la virtud de la caridad, este es el medio dorado entre la mezquindad y dar más de lo que puedes pagar.

Magnificencia:  la virtud de vivir extravagantemente. Descansa entre la mezquindad y la vulgaridad. Aristóteles no ve razón para ser ascético, pero también advierte contra ser llamativo.

Magnanimidad: la virtud relacionada con el orgullo; es el punto medio entre no darse suficiente crédito y tener delirios de grandeza. Es un hecho que también debes actuar en este sentido de autoestima y luchar por la grandeza.

Paciencia:  esta es la virtud que controla tu temperamento. La persona paciente no debe enojarse demasiado, ni dejar de enojarse cuando debería.

Verdad: la virtud de la honestidad. Aristóteles la sitúa entre los vicios de la mentira habitual y el hecho de no tener tacto o jactancia.

Astucia: es el punto medio entre bufonería y grosería; esta es la virtud de tener un buen sentido del humor.

Simpatía: aunque ser amistoso podría no parecer una virtud moral, Aristóteles afirma que la amistad es una parte vital de una vida bien vivida. Esta virtud está en el justo medio entre no ser amable en absoluto y ser demasiado amigable con demasiadas personas.

Vergüenza: el punto medio entre ser demasiado tímido y ser desvergonzado. La persona que tenga la cantidad correcta de vergüenza entenderá cuando haya cometido un error social o moral, pero no tendrá miedo de arriesgarse.

Justicia: la virtud de tratar justamente a los demás. Está a la mitad entre el egoísmo y el desinterés. Esta virtud también se puede aplicar en diferentes situaciones y Aristóteles tiene un capítulo completo dedicado a las diversas formas que puede tomar.

Estas son las 11 virtudes que recomienda Aristóteles para lograr la felicidad; ¿tú cuáles practicas?


Waldemar Gracia