Photobucket


NAMASTÉ


"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."



Photobucket



Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.


Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.


Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.


Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.


Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.


Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.

*********

Por todo esto puedo y debo deciros:

Yo soy Drisana, la hija del Sol.

Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.

En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.

Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.

Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.

Es tiempo de regresar al Hogar.

¡Despertar!

Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.

Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:

YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.

YO SOY el/la que YO SOY


Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana


viernes, 11 de diciembre de 2015

¿TU CASA ES YIN O YANG?


¿TU CASA ES YIN O YANG?

Cómo detectar y corregir los desequilibrios energéticos que deterioran tu calidad de vida. Dosifica el Yin y el Yang para descansar mejor, optimizar tu rendimiento intelectual y facilitar las relaciones interpersonales.

El Feng Shui es el antiguo arte chino de armonizar las energías ambientales para dar bienestar a las personas y sincronía con la Naturaleza. En esta disciplina se considera que, si el Qi (energía) que nos rodea no fluye de manera equilibrada, afectará negativamente la psiquis, el espíritu y las condiciones físicas de quienes quedan expuestos largo tiempo a su influencia. Por eso, es importante habitar espacios saludables, es decir, con buen Feng Shui, para poder sentirnos a gusto en ellos, y también para tener una vida más próspera y pleno. Uno de los pilares en los que se fundamenta el Feng Shui es la teoría del Yin-Yang, una conceptualización filosófica que explica los dos principios opuestos observables en todas las cosas y seres vivientes. Si no existieran estos polos, la materia sería un infinito indiferenciable y el devenir de la vida sería imposible. Percibimos lo Yin y lo Yang por contrastes, así como definimos lo rígido en función de lo laxo, o lo frío en relación con lo caliente, y viceversa. Estas energías no son estancas sino mutables: lo Yin se transforma en Yang, y lo Yang contiene la capacidad intrínseca de ser Yin. No debemos dar connotaciones positivas o negativas a estos complementarios, es el desbalance entre ambos lo que resulta nocivo para la vida

EL BALANCE JUSTO PARA CADA HABITACIÓN

Cuando queremos aplicar Feng Shui a un espacio físico lo primero que necesitamos hacer es identificar de modo consiente la relación Yin-Yang predominante. Este balance se reconoce a través de los cincos sentidos, pero también a partir de las sensaciones que transmite el lugar. Cómo detectar y corregir los desequilibrios energéticos que deterioran tu calidad de vida. Dosifica el Yin y el Yang para descansar mejor, optimizar tu rendimiento intelectual y facilitar las relaciones interpersonales. El Feng Shui es el antiguo arte chino de armonizar las energías ambientales para dar bienestar a las personas y sincronía con la Naturaleza. En esta disciplina se considera que, si el Qi (energía) que nos rodea no fluye de manera equilibrada, afectará negativamente la psiquis, el espíritu y las condiciones físicas de quienes quedan expuestos largo tiempo a su influencia. Por eso, es importante habitar espacios saludables, es decir, con buen Feng Shui, para poder sentirnos a gusto en ellos, y también para tener una vida más próspera y pleno. Uno de los pilares en los que se fundamenta el Feng Shui es la teoría del Yin-Yang, una conceptualización filosófica que explica los dos principios opuestos observables en todas las cosas y seres vivientes. Si no existieran estos polos, la materia sería un infinito indiferenciable y el devenir de la vida sería imposible. Percibimos lo Yin y lo Yang por contrastes, así como definimos lo rígido en función de lo laxo, o lo frío en relación con lo caliente, y viceversa.

Estas energías no son estancas sino mutables: lo Yin se transforma en Yang, y lo Yang contiene la capacidad intrínseca de ser Yin. No debemos dar connotaciones positivas o negativas a estos complementarios, es el desbalance entre ambos lo que resulta nocivo para la vida.

De acuerdo con la actividad para la que esté destinado un ambiente será más adecuado que haya cierto predominio de un tipo de energía sobre otra, pero lo que siempre habrá que evitar son los excesos. Así, por ejemplo, los lugares donde se descansa o es necesario relajarse deben ser más Yin, y aquellos donde se hacen actividades más dinámicas (como comer, trabajar o jugar) requieren una energía más Yang.

Los cuartos de la casa que necesitan un leve predominio de ambientación Yin son los dormitorios, los baños, los sectores de meditación u oración y los lavaderos. El recibidor, la cocina, el play-room, deben nutrirse con una tendencia más Yang. Finalmente, hay sectores que necesitan un 50% de Yin y otro 50% de Yang, es el caso del living, el comedor, el escritorio u oficina, jardines y balcones.

El Feng Shui puede aplicarse a todas las circunstancias, es cuestión de creatividad e intuición. Si en la casa no hay un play-room, y los niños juegan en el dormitorio, el secreto del equilibrio estará en sectorizar la habitación. Colores fuertes en el rincón de los juegos, tonos suaves alrededor de la cama; luces focales y regulables permitirán modular la intensidad de acuerdo al momento.

CÓMO DIAGNOSTICAR EL YIN-YANG DE TU CASA

Para detectar si existe un exceso nocivo de alguna de las dos energías podés recorrer los ambientes de tu casa y prestar atención a algunos parámetros.

* Ambientes con exceso Yin

Estos espacios reúnen al menos tres de las siguientes condiciones:

- Deterioro de la pintura, predominio de colores pálidos y desgastados.
- Humedad en las paredes o pérdidas de agua en griferías.
- Ambientación en colores oscuros (gris, negro, marrón oscuro) o fríos (azul, blanco, metal).
- No hay plantas.
- Hay pocos habitantes o ninguno.
- Temperatura ambiental fría.
- Silencio absoluto.
- Olor a encierro o a humedad.
- Sensación de quietud.

* Ambientes con exceso de Yang

Una casa o ambiente con demasiado Yang reúnen al menos tres de las siguientes condiciones:

- Luz solar o artificial muy intensa.
- Calor excesivo.
- Los colores de la ambientación son brillantes e intensos (rojo, naranja, verde flúor, amarillo fuerte).
- Ruidos estridentes durante varias horas.
- Corrientes de aire entre puertas y ventanas.
- Plantas en excesos y muy tupidas.
- Formas triangulares, muebles de contornos agresivos.
- Olor intenso de desodorantes ambientales.
- Movimiento permanente de personas y objetos.

 CONSEJOS PARA RECUPERAR EL EQUILIBRIO

Cuando en la casa existe un exceso de energía Yang se genera estrés, agresión, competencia desmedida, desgaste mental. Los problemas Yang se refieren generalmente al exceso de algo. Para lograr disminuir la energía Yang de un ambiente se deben introducir Qi Yin con algunas de las estrategias:

- Añadir colores fríos en la decoración, como el azul, negro, plateado, blanco o gris.
- Reducir el ruido ambiente (volumen de música, TV, timbres, voz), e introducir sonidos relajantes (fuentes de agua, carillones que suenan con la brisa o música tranquila).
- Incorporar el elemento agua a la decoración (en bols, copas o peceras). El agua siempre debe estar limpia.
- Colgar cuadros con imágenes de ríos, lagos o que representen atardeceres, especialmente en la orientación sur del living.
- Controlar la cantidad y crecimiento de las plantas.
- Quitar objetos con figuras amenazantes, con puntas pronunciadas, procurar apaisar las formas.
- Utilizar telas de texturas livianas y suaves.
- Colgar cortinas claras en los ventanales para regular el ingreso de la luz y el calor.
- Usar aromas que aportan serenidad: lavanda, jazmín, geranio.


Si, en cambio, existe exceso de energía Yin estamos invitando a la escasez, a la soledad, la depresión, la falta de diálogo y de iniciativa. En general, los problemas que se refieren a la falta de algo son problemas Yin. Para contrarrestar estos efectos, hay que introducir Qi Yang en el ambiente, mediante alguna de las siguientes opciones:

- Usar colores cálidos, en tonos de rojo, naranja, beige, amarillo, verde, dorado, especialmente en detalles como almohadones, adornos, cuadros. Nunca en grandes superficies.
- Poner música alegre, como los ritmos latinos.
- Introducir la energía del fuego mediante cuadros con paisajes que representen el verano, bosques, flores, sol. Se deben ubicar en la orientación norte del living.
- Situar lámparas encendidas en lugares que estén muy sombríos.
- Colgar móviles o campanillas del techo.
- Airear diariamente las habitaciones, dejar que entre el sol.
- Incluir algún objeto piramidal en la decoración, así como piedras de cuarzo.
- No dejar rincones o espacios grandes vacíos, colocar en ellos una lámpara de sal, una planta o un cuadro con flores coloridas, velas u hornillos para aromas.
- Usar aromas a cítricos, pino, eucalipto, maderas.

El Feng Shui tiene mucho de sentido común, así que a la hora de bajar la energía Yang de un dormitorio, por ejemplo, no caigas en el error de generar un Yin tan intenso que sea nocivo. Hoy día algunas modas minimalistas se confunden con un pseudo estilo Feng Shui. ¡Cuidado! Una habitación moderna, dominada por el vacío, el blanco y el negro, o los muebles de metal, provocará falta de diálogo, desamor y melancolía.



Por Patricia Traversa, 

Directora del Centro Oficial de Feng Shui Profesional y autora del libro “Cambie su vida con Feng Shui”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario