Photobucket


NAMASTÉ


"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."



Photobucket



Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.


Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.


Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.


Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.


Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.


Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.

*********

Por todo esto puedo y debo deciros:

Yo soy Drisana, la hija del Sol.

Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.

En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.

Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.

Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.

Es tiempo de regresar al Hogar.

¡Despertar!

Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.

Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:

YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.

YO SOY el/la que YO SOY


Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana


lunes, 21 de septiembre de 2015

AYER SOÑE QUE PODÍA Y HOY PUEDO.... por Facundo Cabral


AYER SOÑE QUE PODÍA Y HOY PUEDO....       
por
Facundo Cabral 


Como los budistas, 
sé que la palabra no es el hecho, 
si digo manzana no es la maravilla 
innombrable que enamora el verano, 
si digo árbol apenas me acerco 
a lo que saben las aves, 
el caballo siempre fue y será lo que es 
sin saber que así lo nombro. 

Sé que la palabra no es el hecho, 
pero sí que un dÌa mi padre 
bajó de la montaña y dijo unas palabras 
al oído de mi madre, 
y la incendió de tal manera 
que hasta aquí he llegado yo, 
continuando el poema que mi padre 
comenzó con algunas palabras.  

Nacemos para encontrarnos 
(la vida es el arte del encuentro) 
encontrarnos para confirmar que 
la humanidad es una sola familia 
y que habitamos un país llamado Tierra. 
Somos hijos del amor, 
por lo tanto nacemos para la felicidad 
(fuera de la felicidad son todos pretextos), 
y debemos ser felices también 
por nuestros hijos, 
porque no hay nada mejor que 
recordar padres felices.  

Hay tantas cosas para gozar 
y nuestro paso por la Tierra es tan corto, 
que sufrir es una pérdida de tiempo.
Además, el universo siempre está 
dispuesto a complacernos, 
por eso estamos rodeados de buenas noticias.. 

Cada mañana es una buena noticia, 
cada niño que nace es una buena noticia, 
cada cantor es una  buena noticia 
porque cada cantor es un soldado menos, 
por eso hay que cuidarse del que no canta 
porque algo esconde.  

Eso lo aprendí de mi madre 
que fue la primera buena noticia que conocí. 
Se llamaba Sara y nunca pudo ser inteligente 
porque cada vez que estaba por aprender algo 
llegaba la felicidad y la distraía, 
nunca usó agenda porque 
sólo hacía lo que amaba, 
y eso se lo recordaba el corazón. 
Se dedicó a vivir y no le quedaba tiempo 
para hacer otra cosa. 
De mi madre también aprendí que nunca es tarde, 
que siempre se puede empezar de nuevo, 
ahora mismo le puedes decir basta 
a la mujer que ya no amas, 
al trabajo que odias, 
a las cosas que te encadenan 
a la tarjeta de crédito, 
a los noticieros que te envenenan 
desde la mañana, 
a los que quieren dirigir tu vida, 
ahora mismo le puedes decir basta 
al miedo que heredaste, 
porque la vida es aquí y ahora mismo.  

Me he transformado en un hombre libre 
(como debe ser), 
es decir que mi vida se ha transformado
en una fiesta que vivo, 
en todo el mundo, 
desde la austeridad del frío patagónico 
a la lujuria del Caribe, 
desde la lúcida locura de Manhattan 
al misterio que enriquece a la India, 
donde la Madre Teresa sabe 
que debemos dar hasta que duela.  

Caminando comprobé que 
nos vamos encontrando con el otro, 
lenta, misteriosa, sensualmente, 
porque lo que teje esta red 
revolucionaria es la poesía. 
Ella nos lleva de la mano y 
debajo de la luna hasta los últimos rincones 
del mundo donde nos espera el compinche, 
uno más, el que continua la línea que será 
un círculo que abarcará el planeta. 

Esta es la revolución fundamental, 
el revolucionarse constantemente 
para armonizar con la vida, 
que es cambio permanente, 
por eso nos vamos encontrando 
fatalmente para iluminar cada rincón.

Que nada te distraiga de ti mismo, 
debes estar atento porque todavía 
no gozaste la más grande alegría 
ni sufriste el más grande dolor.  

Vacía la copa cada noche 
para que Dios te la llene 
de agua nueva en el nuevo día. 

Vive de instante en instante 
porque eso es la vida. 
Me costó 57 años llegar hasta aquí, 
cómo no gozar y respetar este momento?  

Se gana y se pierde, se sube y se baja, 
se nace y se muere. 
Y si la historia es tan simple, 
por qué te preocupas tanto? 
No te sientas aparte y olvidado, 
todos somos la sal de la Tierra. 
En la tranquilidad hay salud, 
como plenitud dentro de uno. 

Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, 
recuerda que tienes que vivir contigo mismo 
por la eternidad, 
borra el pasado para no repetirlo, 
para no abandonar como tu padre, 
para no desanimarte como tu madre, 
para no tratarte como te trataron ellos, 
pero no los culpes 
porque nadie puede enseñar lo que no sabe, 
perdónalos y te liberarás de esas cadenas. 

Si estás atento al presente, 
el pasado no te distraer·, 
entonces serás siempre nuevo.  

Tienes el poder para ser libre 
en este mismo momento, 
el poder está siempre en el presente 
porque toda la vida está en cada instante, 
pero no digas no puedo ni en broma 
porque el inconsciente no tiene 
sentido de humor, 
lo tomará en serio y te lo recordará 
cada vez que lo intentes. 

Si quieres recuperar la salud 
abandona la crítica, 
el resentimiento y la culpa, 
responsables de nuestras enfermedades. 
Perdona a todos y perdónate, 
no hay liberación más grande que el perdón, 
no hay nada como vivir sin enemigos. 
Nada peor para la cabeza y por lo tanto 
para el cuerpo, que el miedo, la culpa, 
el resentimiento y la crítica que te hacen juez 
(agotadora y vana tarea) 
y cómplice de lo que te disgusta. 

Culpar a los demás es no aceptar 
la responsabilidad de nuestra vida, 
es distraerse de ella. 
El bien y el mal viven dentro tuyo, 
alimenta más al bien 
para que sea el vencedor cada vez que 
tengan que enfrentarse. 

Lo que llamamos problemas son lecciones, 
por eso nada de lo que nos sucede es en vano.  

No te quejes, recuerda que naciste desnudo, 
entonces ese pantalón y esa camisa 
que llevas ya son ganancia. 
Cuida el presente porque en Èl 
vivirás el resto de tu vida. 
Libérate de la ansiedad, 
piensa que lo que debe ser será, 
y sucederá naturalmente...


Facundo Cabral 

No hay comentarios:

Publicar un comentario